Boom inmobiliario en la colonia

Gibraltar desafía a España e impulsa viviendas de lujo en aguas en conflicto

El Gobierno del Peñón aportará una ayuda financiera para el proyecto urbanístico privado de 120.000 metros cuadrados. Se prevén realizar rellenos de tierra en una zona que la colonia considera como propia.

Gibraltar reta al Gobierno impulsando viviendas de lujo en aguas de España
Gibraltar reta al Gobierno impulsando viviendas de lujo en aguas de España
LI

Nuevo proyecto urbanístico en Gibraltar ganando terreno a aguas del Estrecho. Se trata de una urbanización bautizada como 'Victoria Keys' (Cayos Victoria) de 120.000 metros cuadrados en total que se quiere levantar en la zona occidental del Peñón, en la parte del puerto. La urbanización fue proyectada en 2019 pero la pandemia detuvo los planes. Ahora, una vez que la situación sanitaria mejora, un grupo de inversores privados va a impulsar la construcción de este complejo con ayuda financiera del Gobierno local en forma de crédito participativo. El Ejecutivo español reconoce oficiosamente esas aguas como británicas pero discrepa con que sean destinadas a realizar rellenos de tierra.

Gibraltar quiere crecer y lo quiere hacer a través de rellenos de tierra en el mar. Unas aguas que pertenecen al puerto y que deberían ser destinadas a tal efecto. Se podría decir, por tanto, que es una zona marítima en disputa entre el Gobierno británico y el español. El Ministerio de Exteriores que dirige Arancha González Laya considera que las aguas que rodean al Peñón son de soberanía española ya que, según se recoge en el Tratado de Utrecht, nuestro país sólo cedió a los gibraltareños la ciudad, el castillo, el puerto, la defensa y las fortalezas. Reino Unido, por su parte, entiende que las aguas fueron cedidas en 1713 y que serían suyas. Dicho tratado habla del "puerto" pero el puerto actual, tal y como se conoce a día de hoy, es de un tamaño muy superior ya que se ha ido expandiendo con el paso de los años. 

El conflicto diplomático por las aguas que rodean al Peñón, por tanto, es real y ya ha provocado más de un encontronazo entre ambos países. De hecho el Gobierno de Pedro Sánchez ya afirmó en su día que emplearía los "medios legales" a su alcance para impedir este tipo de construcciones ganando terreno al mar. España siempre ha protestado por estos proyectos urbanísticos proyectados sobre las aguas del Estrecho.

Aspecto del Victoria Keys, con el Peñón al fondo
Aspecto del Victoria Keys, con el Peñón al fondo
LI

El complejo 'Victoria Keys' se levantará con tierra procedente de la parte este de la ladera del Peñón, donde se encuentra actualmente una montaña de escombros, y contará con la cooperación económica del Gobierno de Fabian Picardo. El primer ministro afirmó hace unos días en el Parlamento gibraltareño que el préstamo inicial, que podría rondar los 50 millones de euros, aún no se ha otorgado y que en estos momentos se está negociando con los promotores de la urbanización la estructura a implementar para levantar los bloques de viviendas de lujo. También habrá zonas para uso comercial y un gran paseo público ajardinado para peatones y ciclistas.

El objetivo de Gibraltar es alojar en estos pisos a nuevos trabajadores de empresas emergentes en la colonia británica o altos patrimonios que decidan invertir en el Peñón. El Gobierno está dispuesto a invertir un total de 300 millones de libras en forma de préstamos para que los promotores privados culminen esta urbanización. A cambio, el Ejecutivo recibirá un 20% del capital social de la compañía que va a levantar la promoción, Harbour Developments Limited. Los arquitectos encargados del proyecto es el despacho McLundie.

El 'Victoria Keys' no es el único proyecto urbanístico actualmente en construcción sobre aguas que rodean al Peñón. El Hassan Centenary Terraces es otro complejo de grandes bloques de pisos con la diferencia de que se trata de viviendas de protección oficial. En concreto, se han proyectado más de 1.500 viviendas en la zona oriental de la Roca, un territorio marítimo que no fue cedido a la colonia en Utrecht. Esta edificación sigue su curso paralelo.

Hay que recordar que en julio de 2013 las autoridades del Peñón lanzaron al agua setenta bloques de hormigón para intentar construir un arrecife artificial. La acción provocó las protestas de las cofradías de pescadores de La Línea de la Concepción y Algeciras e, incluso, la Fundación Denaes logró reflotar uno de esos bloques llevándoselo a un lugar de España que no han querido desvelar. Una de las personas que viajó hasta Gibraltar para sacar la gran piedra del mar fue Santiago Abascal, presidente de Vox.

Mostrar comentarios