Martes, 20.08.2019 - 08:35 h
Alivio para el Ibex 35 y la CEOE

Sánchez evita una subida de impuestos 'en la sombra' y la emplaza a septiembre

El Gobierno no aprobará las nuevas tasas (diésel, banca, Sociedades, tecnológicas y medioambiental) hasta la vuelta de las vacaciones de verano.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante los medios después del
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparece ante los medios en Moncloa / EP

Los impuestos no se subirán hasta la vuelta del verano. Así lo confirman a La Información fuentes del Gobierno de Pedro Sánchez, asegurando que la reforma fiscal se aplaza un mes, como mínimo. No habrá, por tanto, novedades tributarias 'en la sombra', mientras media España se encuentra de vacaciones durante el mes de agosto. El presidente, en colaboración con el Ministerio de Hacienda, ha decidido que sea en septiembre cuando se planteen las cinco nuevas tasas impositivas que ya han anunciado.

Existe, precisamente, cierta inquietud entre empresarios de firmas del Ibex 35 y, especialmente, en la CEOE por la incertidumbre que están generando en ambientes económicos los planes fiscales del Gobierno. Sánchez y la ministra María Jesús Montero han anunciado que subirán el Impuesto sobre Sociedades, crearán una nueva tasa a la banca, elevarán la fiscalidad del diésel, implantarán un recargo a las tecnológicas y endurecerán los peajes medioambientales. Pero no ha habido concreción detallada y eso genera intranquilidad.

Es más, en el Ibex y en la patronal aseguran que van a estar muy pendientes de las decisiones en materia económica que pueda tomar el Gobierno socialista en este mes de agosto. Quedan dos consejos de ministros más en el mes central de las vacaciones, el 24 y el 31, y en la élite económica no se descartaban hasta la semana pasada, antes de marcharse a descansar unos días, sorpresas de última hora relacionadas con la nueva política fiscal que va a afectar de lleno a las principales empresas del país.

Sin embargo, el Gobierno considera que las nuevas subidas de impuestos no se pueden aplicar en pleno verano, de ahí la decisión de postergar un mes cualquier decisión de calado. "Los impuestos van en el paquete medidas de septiembre", indican desde el Ejecutivo de Sánchez, remarcando que las novedosas tasas se conocerán en el último trimestre del año coincidiendo, precisamente, con la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos.

De los detalles que ha ofrecido el Gobierno sobre estos nuevos impuestos destacan los referentes al de Sociedades. Se sabe -así lo anunció la ministra Montero- que afectará a los grupos consolidados que facturen más de 8 millones anuales. Respecto a la tasa a las tecnológicas, la conocida como 'tasa Google', el Gobierno afirmó que se aprobaría "en los próximos días". Este nuevo impuesto, sin embargo, irá también para la vuelta del verano. La tasa a la banca, por su parte, está previsto que entre en vigor a lo largo de 2019. El Gobierno ha insistido en que todas estas medidas no afectarán a las clases medias y bajas.

Septiembre será, por tanto, un mes de profundo calado económico para el Gobierno y para el Congreso. Hacienda volverá a llevar el techo de gasto y la senda de déficit al Parlamento para conocer si los grupos que apoyaron la moción de censura permiten salvar la primera gran derrota económica de Sánchez o si el Gobierno tiene que configurar sus Presupuestos Generales de 2019 con las cifras más restrictivas que aprobó el equipo de Cristóbal Montoro.

Sánchez insistió el pasado viernes en su última rueda de prensa antes del parón estival que la economía es uno de sus pilares de su Gobierno. La prioridad del área económica del Ejecutivo es, según transmiten sus responsables, priorizar el crecimiento económico y la creación de empleo. Trabajo calcula que el año se puede cerrar con 455.000 nuevos puestos, manteniendo las cifras que dejó Rajoy. 

El presidente volverá de sus vacaciones con el objetivo de continuar aplicando cambios relevantes en la política económica que dejó Rajoy. Es consciente, por ejemplo, de que no puede derogar la Reforma Laboral, pero va a intentar desmontar algunos artículos, como el 42, el relativo a la subcontratación, así como aprobar una mayor regulación de la ultraactividad, dar mayor poder a la negociación colectiva y conseguir una auténtica igualdad salarial entre hombres y mujeres. Estas serán, junto a los impuestos, las decisiones más importantes que tomará a la vuelta de agosto.

 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios