Jueves, 14.11.2019 - 15:35 h
Por delitos de cohecho y revelación de secretos

Imputados Corrochano y el exconsejero delegado del BBVA por el caso Villarejo

Entre los investigados destaca Ángel Cano (exconsejero delegado) e Inés Díaz, que sustituyó a Corrochano como jefa de seguridad de la entidad.

francisco gonzález
FG dejó la presidencia de honor de BBVA salpicado por el escándalo. / EFE. 

Los encargos de espionaje que efectuó el BBVA al comisario jubilado José Manuel Villarejo se han cobrado sus primeras 'víctimas' dentro de la entidad. El magistrado de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón ha citado en calidad de investigados a un total de nueve personas por su relación con estas labores de espionaje que encargó la entidad al entramado empresarial del policía. Entre ellos destaca el excomisario y exjefe de seguridad del banco, Julio Corrochano; su sucesora Inés Díaz y el exconsejero delegado del banco Ángel Cano, según informan fuentes jurídicas que precisan que a todos ellos se les atribuyen los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos.

Los interrogatorios tendrán lugar los días jueves y viernes de esta semana y los inaugura el director de Red de Banca comercial BBVA España Ignacio Pérez Caballero. Le seguirá Ángel Cano; el exdirector general de finanzas de BBVA Bancomer Javier Malagón Navas; Antonio José Bejar González y el exdirectivo de contabilidad de la entidad Ricardo Gómez. Ya el viernes desfilarán ante la Audiencia Nacional Inés Díaz Ochagavia; el jefe de equipo del banco Nazario Campo Campuzano; Rafael Redondo (socio de Villarejo en el entramado empresarial) y finalmente Julio Corrochano.

El nombre del también excomisario de policía ha salido a relucir en numerosas ocasiones a lo largo de la instrucción de la causa por ser el nexo de unión entre algunos encargos de espionaje al principal acusado del procedimiento. De hecho, los correos electrónicos aportados a la causa revelan cómo estas labores se realizaban al más alto nivel. Tanto es así que las peticiones de información de datos de clientes de la entidad bancaria se efectuaban por parte de un inspector de policía (ya jubilado) que estaría vinculado al entramado empresarial de Villarejo y fueron recepcionados por un directivo del área de seguridad del banco, que dependía directamente del propio Corrochano.

Este directivo de seguridad subordinado del ahora investigado actuó junto con otra empleada de la entidad como 'topo' al servicio de los requerimientos efectuados por el inspector de Policía C.R que dijo que solicitaba toda esta documentación por encargo del exjefe de la UCAO Enrique García Castaño, alias 'El Gordo'. Así fue como consiguieron obtener datos relativos a una quincena de transferencias, ingresos en efectivo y otras 15 y transferencias internacionales de la cuenta del despacho Balder IP Law. Precisamente el bufete estaba bajo la lupa de Cenyt, el entramado empresarial de Villarejo, por encargo de varios miembros de otro bufete, Herrero y Asociados, que recurrieron a los servicios de espionaje del principal acusado en 'Tándem' ante la sospecha de que les estaban haciendo competencia desleal.

De hecho, el hallazgo de estos correos incorporados a la causa llevó al titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 a requerir al banco que identificara los empleados relacionados con esta filtración de datos privados de clientes de la entidad y cuyas encomiendas vendrían a coincidir con todas las anotaciones que guardaba Villarejo en sus domicilios y que fueron incautados por los agentes tras su detención en noviembre de 2017. Entre dicho material destaca un documento (pdf) denominado 'Balder BBVA' con fecha de 4 de noviembre de 2013 en el que figuran varios movimientos atribuidos a una cuenta de esta empresa, además de otros documentos (word) de ese mismo mes denominados 'Gestiones Big' y 'Big2', apodo con el cual se referían a García Castaño.

Encargo del BBVA de más de diez millones

Sin embargo, las citaciones que ahora acuerda el instructor se hacen en el marco de la pieza secreta bautizada como 'Trampa' en la que se investiga la encomienda que efectuó la entidad bajo la presidencia de Francisco González de cara a frenar el intento de asalto de Sacyr a la entidad en los años 2004 y 2005. De hecho, la filtración en prensa de este asunto provocó una crisis interna dentro de la cúpula del banco que acabó con la dimisión de Francisco González como presidente de honor del banco el pasado mes de marzo a escasas horas de que se celebrara la junta de accionistas de la entidad. No obstante, su retirada de primera línea de fuego no ha disipado presión de cara a que, al margen de la vía penal, la entidad aborde una investigación interna exhaustiva para dilucidar este encargo.

El magistrado al frente del caso 'Tándem' preguntará a los ahora investigados por los pormenores de este encargo que le costó a la entidad que preside Carlos Torres más de diez millones de euros. Además, entre los citados a declarar se encuentran Rafael Redondo, socio de Villarejo en el entramado empresarial desde donde gestionaban estas labores. Se da la circunstancia de que Redondo también declarará la semana que viene ante el juez en el marco de otra pieza, la relativa al encargo que Ángel Pérez-Maura hizo a Villarejo para que frenara su extradición a Guatemala. En el marco de esta pieza declararán entre los días 8 y 12 un total de siete personas, entre ellas el exembajador de Guatemala en Estados Unidos Julio Ligorría y el propio Villarejo. Tanto el magistrado como los fiscales Anticorrupción del caso se trasladarán a la prisión de Estremera para interrogarle en el centro penitenciario por motivos de salud del policía retirado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios