Domingo, 16.12.2018 - 14:31 h
El voto extremo representa el 5%

La sociedad sigue en el centro 40 años después, pero el pastel ahora es de cuatro

El 86% de los votantes del Cs; el 69% de los PSOE; el 52% de los del PP y el 40% de los de Podemos se sitúan en un espacio clave para ganar comicios.

Foto Pablo Iglesias y Albert Rivera en el día de la Constitución
El 40% de los votantes de Podemos y el 86% de los de Ciudadanos se sitúan en posiciones ideológicas de centro. / Efe

La irrupción en el tablero político de Podemos y Ciudadanos y el cambio del sistema de partidos no han supuesto una transformación ideológica de la sociedad española que tras 40 años de democracia sigue manifestándose moderada y con un alto porcentaje de votantes que se ubica en el centro. Este contexto sociológico evidencia que cualquier giro extremista o hacia experimentos populistas o xenófobos, que algunos temen que surjan por la crisis migratoria, tendría una difícil aceptación y, desde luego, sería inviable electoralmente.

El último sondeo de Metroscopia, realizado en julio y ya con Pablo Casado al frente del Partido Popular, dejaba patente que seis de cada diez ciudadanos se ubican en posiciones moderadas, situadas entre el centro izquierda y el centro derecha (en el 4-5-6 dentro de una escala del 0-10), un porcentaje que no ha cambiado apenas en cuatro décadas pese a los numerosos vaivenes políticos.

La encuesta evidencia que ningún partido ganaría hoy sin el espacio del centro, un pastel por el que hasta hace muy poco competían dos partidos -y que garantizaba la victoria electoral- y que ahora se tienen que repartir entre cuatro. Mientras, la lucha por los extremos ideológicos apenas supondría réditos y sí posiblemente la pérdida de electorado de centro.

Una de las primeras tareas que se ha fijado el nuevo Partido Popular que ya  lidera Casado ha sido la de volver a conquistar a los que considera sus votantes desencantados, que parecen preferir ahora masivamente a Ciudadanos, según las encuestas. Estos electores, que en buena medida se consideran ajenos a las etiquetas de izquierda y derecha, prefieren a la 'formación naranja' por la corrupción que ha cercado al Partido Popular y, en la última etapa, por la escasa contundencia del Gobierno de Mariano Rajoy. Su voto, decisivo, es mayoritariamente crítico y, posiblemente, en algún momento también votaron a un Partido Socialista que accedió al poder, y se lo quitaron cuando no supo responder en cuestiones como la crisis económica.

La estrategia que plantea la nueva dirección del Partido Popular para recuperar ese voto pasa por volver a los orígenes de formación y perder los complejos, huyendo de lo políticamente correcto, lo que muchos interpretan con un giro a la derecha, algo que posiblemente choque con la realidad electoral en España.

Según recoge en el análisis ¿Cómo se perciben idelógicamente los españoles?, elaborado por José Pablo Ferrándiz, Doctor en Sociología e Investigador Principal de Metroscopia, apenas un 2% de los votantes de Ciudadanos se posiciona en los puntos más a la derecha de la escala ideológica (8,9 y 10) y mayoritariamente -el 86%- lo hacen en posiciones centradas (4,5 o 6). Mientras, estas posiciones son asumidas por poco más de la mitad de los electores del PP, el 69% de los PSOE e incluso llegan a ser cuatro de cada diez entre los de Podemos.

Según destaca el estudio, la formación que quiera ganar unos comicios, en un contexto en el que la mayoría absoluta parece inviable, debe considerar al menos dos factores: cuanto más se aleje del centro, menos votos recabará, ya que apenas un porcentaje del 5% se define en los puntos más extremos de la tabla (0 y 10). Por otra parte, los españoles señalan el deseo de cambios y avances, pero siempre dentro de parámetros de moderación.

Ahora en Portada 

Comentarios