Jueves, 16.08.2018 - 00:10 h
Creciente preocupación en el Gobierno

Sánchez plantea al PNV elecciones en seis meses pero los vascos piden más tiempo

Dirigentes del PP plantean recurrir 'in extremis' a empresarios vascos para convencer a los nacionalistas y que no apoyen la votación del viernes.

Fotografía Mariano Rajoy
Mariano Rajoy / EFE

Pedro Sánchez ha propuesto al PNV celebrar elecciones generales en noviembre a cambio de su apoyo a la moción de censura que se debate este jueves y que se vota mañana viernes. El secretario general de los socialistas ha mantenido una discreta negociación con el presidente del partido con sede en Sabin Etxea y ahora será el Euzkadi Buru Batzar (EBB), el máximo órgano de dirección de la formación, quien decidirá este mismo jueves qué votan sus cinco diputados en el Congreso. Mientras, el Gobierno de Rajoy se encuentra en estado de 'shock', con la iniciativa perdida y pendiendo de un hilo.

Las conversaciones entre PSOE y PNV las han protagonizado directamente Sánchez y Andoni Ortúzar. El plan que ha ofrecido el líder de los socialistas a los nacionalistas consta de apenas dos puntos, según confirman fuentes conocedoras de los contactos: elecciones en seis meses y respeto absoluto a los pactos presupuestarios que han firmado con el Gobierno de Rajoy. La formación jeltzale, sin embargo, no quiere que las elecciones se celebren en noviembre y su apuesta es retrasar los comicios más tiempo y llevarlos a 2019, como mínimo. En las próximas horas se concretará el resultado de este tira y afloja.

El PNV se encuentra en este momento dividido en dos bloques sobre qué deben hacer sus cinco diputados en Madrid, según explican fuentes cercanas a la formación nacionalista. Por un lado, el sector oficialista afin a la actual dirección apuesta por la abstención. Pero, por otro lado, el grupo del entorno de históricos dirigentes duros, como Xabier Arzalluz y Joseba Egibar, es partidario de poner fin al Gobierno de Rajoy. Ninguno de ellos quiere a Ciudadanos, un partido enemigo del autogobierno.

Nervios en el Gobierno 

El Gobierno de Rajoy se juega el todo o nada en las próximas 36 horas. La moción de censura presentada por Pedro Sánchez ha puesto contra las cuerdas a un presidente que se ha aislado en las últimas horas en La Moncloa para preparar un debate trascendental para su futuro. Hay una alarma evidente tanto en Presidencia como en los ministerios, en los grupos parlamentarios del PP en Congreso y Senado, y, por supuesto, entre los barones porque el equipo de Rajoy podría acabar la semana haciendo las maletas de sus dependencias. Descartado el 'sí' de Ciudadanos a esta moción son conscientes de que se encuentran en manos del PNV. 

Ante la imposibilidad de que Rajoy tome la iniciativa (se encuentra atado de pies y manos por el PSOE), la mejor opción pasaría por recurrir a empresarios que tengan posibilidades de cambiar la situación. Así lo piensan dirigentes del PP consultados por La Información, quienes consideran que ha llegado hora de descolgar el teléfono y tantear al llamado 'Ibex 35 del País Vasco' para que haga de puente con el partido que preside Andoni Ortúzar. Citan los nombres de las principales empresas establecidas en el País Vasco y con importantes intereses en la comunidad, como BBVA, Iberdrola, Repsol (Petronor) o Siemens Gamesa, y plantean la necesidad de acudir a sus primeros ejecutivos para que medien con los 'peneuvistas'.

¿Problema? Que la relación de Rajoy y su Gobierno con estas firmas es mala o pésima. En lo que se refiere a Antoni Brufau, el presidente ha mantenido varios tiras y afloja con él, pero la mano derecha del presidente de Repsol es citado como un hombre clave. Josu Jon Imaz, consejero delegado, mantiene una estrecha relación con el partido que presidió, el PNV, de ahí que los ojos en algún sector del PP estén puestos en él. La relación con Iberdrola merece una mención especial. No en vano, Ignacio Sánchez Galán ha mantenido varios pulsos con ministros de Rajoy como Cristóbal Montoro y, especialmente, con Álvaro Nadal. El frente empresaria es, pues, complejo.

El empresariado vasco prefiere al PSOE

Fuentes empresariales vascas aseguran que el 'establishment' no quiere posicionarse ni por PP ni por PSOE, pero admiten que al PNV siempre le ha ido mejor con los socialistas en La Moncloa. Admiten contactos de los 'capos' empresariales con Sabin Etxea en relación a la moción de censura de Sánchez y, en general, el ambiente es de división. 

Por un lado, un sector del empresariado vasco considera que con Pedro Sánchez en la Presidencia se abrirá paso a un periodo de inestabilidad que, sumado a la situación de Italia, perjudicará a la economía española y, por extensión, a la vasca. Citan también un inminente informe sobre la economía de Grecia que podría provocar una crisis general en el sur de Europa, una situación que claramente perjudicaría a las finanzas de un territorio volcando al exterior.

Pero también hay otro grupo que ven en la moción de censura de Sánchez un oportunidad para continuar avanzando en el autogobierno. Lo interpretan "en clave vasca" y aseguran que los socialistas son los aliados históricos del PNV. En cambio, para los jeltzales el PP siempre ha sido enemigo de avanzar en la autonomía. Consideran también a Cs su amenaza, un partido enemigo declarado del concierto vasco. Sobre la mesa hay temas, como el acercamiento de presos de ETA, que sería más sencillo abordar con un Ejecutivo socialista.

Sánchez plantea al PNV elecciones en seis meses pero los vascos piden más tiempo

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios