Domingo, 08.12.2019 - 14:33 h
Sociedad civil independiente

El pujante sector privado de Cuba narra sus inquietudes a los reyes de España

En el encuentro, que se celebró en la Embajada de España en La Habana, Felipe y Letizia conocieron las impresiones y preocupaciones de intelectuales.

El Rey en Cuba. / EFE
El pujante sector privado de Cuba narra sus inquietudes a los reyes de España. / EFE

Los reyes de España charlaron este miércoles con representantes de la sociedad civil independiente cubana que les explicaron su visión del país y sus proyectos, y a quienes Felipe VI trasladó el compromiso de su país con este sector como uno de los pilares para el desarrollo de la isla.

En el encuentro, que se celebró en la Embajada de España en La Habana, Felipe y Letizia conocieron de primera mano las impresiones y preocupaciones de intelectuales, periodistas independientes y emprendedores del pujante sector privado del país, los conocidos como "cuentapropistas".

El escritor Leonardo Padura, premio Princesa de Asturias de las Letras en 2015; el actor Jorge Perugorría; propietarios de "paladares" (restaurantes privados) de éxito como "La Guarida" o "Atelier" y jóvenes diseñadoras de marcas habaneras como Clandestina o Dador asistieron a la reunión.

"Les hemos contado cómo ha ido Cuba en los últimos años para la gente que trabaja al margen del Estado, un panorama de lo que es Cuba hoy fuera de la oficialidad", dijo a Efe el periodista independiente Julio Batista, ganador en 2018 del Premio de Periodismo Rey de España. Batista relató que el mensaje que más recalcó el monarca fue el deseo de España de acompañar al país caribeño en un proceso de normalización de relaciones tanto hacia el exterior como "hacia adentro" y en particular hacia "la sociedad privada".

Los reyes se interesaron también por el ejercicio del periodismo independiente en Cuba, un país donde todos los medios de comunicación son estatales pero en el que en los últimos años, al calor de internet, son cada vez más los medios digitales que apuestan por ofrecer una visión diferente a la del oficialismo y "mostrar Cuba realmente como es, con sus luces y sombras".

Los periodistas contaron sus complicaciones para ejercer la profesión por falta de un marco jurídico y su "apuesta por un periodismo de calidad fuera de los medios oficiales pese a los problemas que ello implica para nosotros", señaló el informador cubano. "Han sido muy simpáticos, muy curiosos, tenían muchas preguntas", declaró a Efe, por su parte, la española Leire Fernández, de Clandestina, quien destacó que todos los asistentes estaban muy contentos de haber tenido este espacio en la apretada visita de Estado a Cuba de los reyes.

También reveló que Felipe VI se interesó por la recién aprobada Constitución cubana y por saber si la nueva Carta Magna "refleja las inquietudes y necesidades del sector privado". Desde los "paladares", por ejemplo, pidieron al monarca que se fomentaran los intercambios con cocineros españoles para potenciar la gastronomía en la isla. Con esta reunión se buscaba fomentar el contacto de los reyes con "la realidad cubana en toda su extensión" más allá de las autoridades del país, según subrayó en una entrevista con Efe antes del viaje el embajador español en La Habana, Juan Fernández Trigo.

"Tratar también con aquellas personas que no están en el mundo oficial pero que con su trabajo no solo están ayudando sino construyendo el futuro de Cuba, en donde la iniciativa privada tendrá un mayor protagonismo", precisó. El número de "cuentapropistas" cubanos ha mantenido un crecimiento estable desde la apertura del sector hace casi una década y ha pasado de incluir a poco más 157.000 personas en 2010 hasta agrupar a más de 600.000, el 13 % de la fuerza laboral de la isla, según datos de julio. En total más de 1,4 millones de personas en Cuba pertenecen actualmente al sector privado, cifra que incluye a los titulares de licencias para el trabajo por cuenta propia y sus contratados.

La ampliación del trabajo privado fue una de las reformas clave impulsadas por el que fuera presidente cubano Raúl Castro, con el objetivo de actualizar el modelo socialista de la isla y reducir las abultadas plantillas del sector estatal, que al cierre de 2018 empleaba a poco más de 3 millones de personas. Debido a que las licencias de cuentapropista abarcan un número limitado de actividades, casi todas relacionadas con los servicios y el turismo, el sector se ha visto este año fuertemente golpeado por el endurecimiento del embargo de EE.UU., que entre otras cosas ha restringido las condiciones para visitar Cuba y ha prohibido los viajes en crucero.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING