Domingo, 08.12.2019 - 15:25 h
Una negociación exprés tras el 10-N

El pacto Sánchez-Iglesias pone en jaque a los mercados en pleno parón económico

La coalición PSOE-Podemos priorizará la economía y subirá impuestos a ricos y empresas. El pacto fue rechazado en verano por el poder económico.

El acuerdo abre la puerta a evitar las terceras elecciones. /Podemos
El acuerdo abre la puerta a evitar las terceras elecciones. /Podemos

El Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos supone todo un órdago a los mercados y a los poderes económicos. La gran empresa y las patronales ya rechazaron en verano este mismo acuerdo por el peligro que podría suponer para la economía en plena desaceleración de la misma. El pacto, por tanto, supone una 'declaración de guerra' a un Ibex 35 a quien el futuro vicepresidente Pablo Iglesias no ha parado de criticar durante la campaña electoral. Quienes sí celebran el entendimiento son los sindicatos.

El momento económico es delicado. España ya pisa de lleno la fase de desaceleración y la mayoría de los indicadores apuntan a que la próxima recesión está a la vuelta de la esquina. Sobre todo, las malas señales que llegan del mercado laboral desde los meses de verano, tal y como reveló la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, la peor para este periodo desde el año 2012. Por eso los 'popes' económicos venían deslizando en las últimas horas que su opción preferida era una colaboración 'patriótica' de PP y Cs. Podemos no era su opción.

En consecuencia de esta delicada situación, los principales organismos nacionales e internacionales han rebajado sus previsiones para la economía española tanto para este año como para 2020. La última en hacerlo ha sido la Comisión Europea, que ha dejado el avance previsto del PIB en 2019 en el 1,9%, cuatro décimas menos de lo proyectado en el mes de julio y por debajo de las estimaciones del Gobierno en funciones (2,1%).

Las prioridades del acuerdo de Gobierno alcanzado entre el PSOE y Unidas serán combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar un trabajo digno, avanzar en la justicia fiscal, fortalecer el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia (financiación autonómica) y todo ello bajo el respeto al principio superior del equilibrio presupuestario, imprescindible para ganarse la credibilidad de los mercados y de las autoridades europeas. Sánchez e Iglesias han dejado así marcados los principales vectores por los que se moverá la política económica de la coalición de gobierno en los próximos meses, en los que la citada desaceleración económica y sus efectos se convertirán en uno de los principales desafíos del nuevo Ejecutivo.

Firma del acuerdo entre Sánchez e Iglesias
Firma del acuerdo entre Sánchez e Iglesias / EFE

Conscientes de ello, PSOE y Podemos han situado el objetivo de "consolidar el crecimiento y la creación de empleo" como el primer punto del decálogo de Gobierno rubricado este martes por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con el compromiso de "combatir la precariedad del mercado laboral y garantizar trabajo digno, estable y de calidad". En la cuenta de cuestiones por resolver todo apunta a que figurará, por tanto, como prioritaria la reversión de los aspectos más lesivos de la reforma laboral que el Ejecutivo de Sánchez no pudo abordar finalmente en la minilegislatura de ocho meses que precedió este 'rally electoral' jalonado por las generales del 28-A y el 11-N.

El dato

El Ibex recibe al Gobierno a la baja

El Ibex 35, el máximo índice español, comenzaba la sesión por encima de los 9.400 puntos y leves subidas con respecto a las cifras de apertura, informa Lucía Gómez. A lo largo de la mañana, y tras conocerse el acuerdo alcanzado por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, el parqué español apenas se ha movido, con leves caídas de unas centésimas. En cambio, a medida que se iba acercando la hora en que se anunciaba el acuerdo públicamente y durante el mismo, el selectivo ha seguido bajando, llegando a perder el margen en el que se había establecido esta mañana. Pocos minutos después el índice se ha dado la vuelta y ha entrado en terreno negativo, marcando distancias con el resto de bolsas europeas que siguen en positivo.

Las empresas que más están cayendo en el parqué son aquellas que tienen capital público, como Aena, y las compañías críticas con las medidas de Podemos, como Inditex. En el mercado de la deuda, la rentabilidad del bono español a diez años ha comenzado a subir y ha alcanzado el 0,44%, lo que sube levemente la prima de riesgo española hasta alcanzar los 68 puntos básicos.

Sánchez tendrá, al menos, dos vicepresidencias. Algunas fuentes hablan de una tercera para otro miembro del PSOE. Pablo Iglesias tendrá galones en este Gobierno de coalición, algo que hasta ahora había sido rechazado por el líder del PSOE. Llegó a decir que no podría dormir tranquilo con Iglesias en su Consejo de Ministros. Y también habló de profundas discrepancias en relación a la solución de la crisis catalana. 'Donde dije digo digo Diego'. Iglesias convivirá en la vicepresidencia con Nadia Calviño, que tendrá el poder económico. Se aventuran tensiones en esta convivencia. Sánchez ha afirmado que se buscarán los perfiles más idóneos para los diferentes ministerios. Sánchez 

Sánchez ha asegurado durante la firma del acuerdo con Iglesias (ha hablado de un pacto de legislatura, para los próximos cuatro años) que la situación exigía un acuerdo urgente. Iglesias, por su parte, ha hablado de un Gobierno para afrontar la crisis territorial de Cataluña y la desigualdad. Atrás quedan reproches cruzados durante varios meses y una negociación fracasada que terminó en repetición electoral. Es la primera coalición de la izquierda española desde la Segunda República.

Las cuentas en las que trabajan Sánchez e Iglesias para lograr una investidura son las siguientes: a favor de la investidura del candidato del PSOE votaría PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV y el PRC. Sumarían 166 síes. Para conseguir esa investidura haría falta la abstención de ERC, Ciudadanos, JxCat, EH Bildu, Coalición Canaria, BNG y Teruel ExistePP, Vox, la CUP y Navarra Suma votarían en contra. Sumarían 144 noes, insuficientes para tumbar el acuerdo.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING