Martes, 16.07.2019 - 23:06 h
Último intento para desbloquear la investidura

Sánchez 'cuela' guiños a Iglesias y Rivera en su plan de Gobierno para la legislatura

Reforma laboral, factor de sostenibilidad, guarderías gratis, medidas sobre vivienda, los aforamientos... El PSOE adapta su documento programático.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dos dedos / EFE
Sánchez 'cuela' guiños a Iglesias y Rivera en su plan de Gobierno para la legislatura. / EFE

Pedro Sánchez ha planteado un 'programa de Gobierno' novedoso para intentar desbloquear la investidura. En el documento titulado 'España avanza' el PSOE se ha esforzado en introducir medidas con un objetivo: intentar reblandecer a Unidas Podemos, especialmente, y a Ciudadanos. "Va a ser difícil pero lo vamos a intentar hasta el final", insistían este lunes fuentes del equipo de colaboradores del candidato socialista. Son, en suma, guiños que Ferraz ha querido realizar a Pablo Iglesias y a Albert Rivera antes de la tercera ronda negociadora que arranca este martes.

El documento contiene "muchas novedades", remarcaban fuentes socialistas. "La estructura, el mensaje y los cinco desafíos de la legislatura" son el 'gancho' que el PSOE lanza a UP y a Cs. Se refieren a la apuesta que busca poner en marcha un Gobierno "social, feminista, ecologista, europeista y progresista". Estas son algunas de esas medidas que buscan el voto favorable de los 42 diputados morados y de, lo que es más difícil, 57 parlamentarios naranjas. Las mismas fuentes aseguran que este 'paper', de 41 páginas, llevaba "mucho tiempo" trabajándose para presentarlo justo cuando se está jugando la investidura.

Pensiones, SMI y reforma laboral

La intensidad de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) fue uno de los asuntos más peliagudos que el Gobierno de Sánchez y los negociadores de Podemos tuvieron que sustanciar para cerrar el acuerdo bilateral que intentó sacar adelante -luego no fue posible por la falta de apoyo parlamentario suficiente- el proyecto de Presupuestos de 2019. Mientras el PSOE abogaba por una subida significativa pero 'digerible', Podemos negoció hasta el último momento para elevarlo de una tacada hasta los 1.000 euros tal y como se había pactado en el Acuerdo Interconfederal entre CEOE, UGT y CCOO solo unos meses antes. El tira y afloja se resolvió con el conocido Salario Mínimo de 900 euros tras acordar un incremento histórico del 22% en el suelo salarial legal que deben respetar todos los empleadores del país.

Unos cuantos meses después, y constatado según la visión del PSOE que el incremento del SMI no solo "no ha tenido los efectos negativos sobre el empleo que algunos vaticinaban" sino que "más bien, parece haber estimulado la demanda interna contribuyendo al crecimiento económico", los socialistas parecen haber aparcado las cautelas sobre el asunto demostradas en la negociación con Podemos y han dejado negro sobre blanco su compromiso de llevarlo más allá incluso de los 1.000 euros en la próxima legislatura hasta alcanzar el umbral del 60% del salario medio que la Carta Social Europea establece como su nivel óptimo.

Éste es uno de los guiños a Podemos que se incluye en dicha propuesta de Gobierno de Sánchez. Es una de las 125 medidas incluidas en su hoja de ruta para un eventual acuerdo de legislatura. Pero hay más. El PSOE también ha abandonado su postura más templada en torno a qué hacer con el controvertido factor de sostenibilidad, introducido por el Gobierno Zapatero en su reforma de pensiones de 2011 y modificado más tarde por el Gobierno del PP en 2013, que, básicamente, establece el ajuste automático de las prestaciones que reciben los jubilados en función de la evolución de la esperanza de vida en el país. El sistema no sólo supone un mecanismo automático de ajuste de las prestaciones de esos que gustan en Bruselas y en los organismos internacionales sino también un factor de reducción de las prestaciones... y eso no le gustaba a Podemos.

El 'programa' del PSOE aclara que en la próxima legislatura el factor de sostenibilidad se eliminará, sin ambages, las pensiones se revalorizarán con el IPC real y aún se elevarán más las pensiones mínimas y no contributivas. Al menos en ese documento no se aprecian los asteriscos que sí ha puesto hasta ahora el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, en relación a encontrar un sistema de revalorización de las pensiones que tenga como referencia el IPC pero que también contemple otros indicadores o a reformar pero no eliminar del todo el actual 'factor de sostenibilidad'.

Otra medida 'guadianesca' que entra y sale del relato socialista en función de las circunstancias o del área de Gobierno a la que se quiera prestar atención es la 'reversión de las medidas más lesivas de la reforma laboral de 2012'. Podemos ha venido exigiendo la derogación sin miramientos de la reforma laboral de 2012 a la que atribuye la cara más amarga del mercado laboral, la de la precariedad, los contratos temporales y los empleos involuntarios de jornada partida. El Gobierno ha ido templando gaitas durante estos meses e incluso terminó por echarse atrás en el último momento en su intención de revertir los cuatro aspectos identificados como clave por los sindicatos por decreto, en el marco de los 'viernes sociales' que precedieron a las elecciones. Ahora, vuelve a retomar el asunto, si bien aparca el concepto derogación y habla de modificar los aspectos más controvertidos de la norma, más en línea con posicionamientos más moderados como el de Ciudadanos. 

En el terreno laboral Sánchez también lanza una Ley de Ordenación de la Formación Profesional, con el objetivo de regular la FP Dual e incorporar en todos los títulos un módulo de digitalización. Es una medida muy similar a la que defiende Cs, que planta una Estrategia Nacional para la Formación Profesional que duplique las plazas de dicha FP Dual.

Vivienda, aforamientos, eutanasia y guarderías gratis

En materia de vivienda hay importantes novedades en la hoja de ruta de Sánchez, en consonancia con las propuestas de Unidas Podemos y que, en realidad, fueron las que torpedearon el decreto que perdió el Gobierno socialista en la pasada legislatura. Ahora el PSOE acepta "continuar facilitando el acceso a la vivienda a un precio asequible, vamos a ampliar progresivamente el presupuesto actual". Propone también "ampliar la oferta de vivienda asequible" en colaboración con la Sareb y construir más pisos que los 20.000 que ya hay en marcha. También lanza un gran parque de alquiler público y un "Plan Estatal de Rehabilitación de Viviendas".

En relación con los aforamientos, una de las principales banderas de Cs, los socialistas recogen ahora una propuesta que va más allá. Así, mientras en su programa del 28-A planteaban "suprimir los aforamientos salvo en el ejercicio de la actividad política propia del cargo y promover que las Comunidades Autónomas supriman los aforamientos en los Estatutos de Autonomía", en esta ocasión son más contundentes. Proponen que "en aras de una sociedad más igualitaria, a través de la reforma constitucional, suprimiremos los aforamientos políticos entendidos como un privilegio para la persona que ejerce un cargo público".

Sánchez quiere ahora aprobar una Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia. Lo hace tras el caso de María José Carrasco y da un paso más en el planteamiento que llevaba en las elecciones del 28-A donde era más genérico. Asimismo, el PSOE promete ahora la universalización y la gratuidad de la educación infantil para niños y niñas menores de 3 años. Es decir, guarderías gratis para todos, otra de las banderas de Rivera.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios