Sábado, 19.10.2019 - 20:13 h
Tensión en Podemos

Errejón se resiste a aceptar la candidatura envenenada que idea Iglesias para Madrid

Las espadas siguen en alto desde Vistalegre 2. Errejón no ve con buenos ojos liderar un proyecto para la Comunidad sin tener todo el poder en campaña.

Errejón considera que la negativa del PSOE a la propuesta de Cs les acerca a la Asamblea de Podemos sobre Cataluña
Errejón no parece dispuesto a que le puedan mover la silla. / EUROPA PRESS

"Ni una tontería". El perfil más autoritario de Iglesias volvió a salir a la luz ante las pegas de Errejón a lanzar ya su candidatura a la Comunidad de Madrid sin controlar las listas. Finalmente, se aprobará un reglamento en el que la dirección asume el modelo de primarias simultáneas para elegir candidato y el conjunto de la lista que defiende Errejón, así como su exigencia de que, en el caso de no existir listas de consenso entre diferentes sensibilidades, la lista vinculada al candidato ganador tenga una mayoría holgada si es la más votada.

La dirección alega además que contempla el deseo de Errejón de que el candidato ganador pueda dirigir su campaña con autonomía y un comité de campaña de su confianza, en colaboración con los órganos de Podemos. Pero el entorno de Errejón sigue sin fiarse. Las espadas están en lo alto y la tensión no desaparece, aunque se suavizan las formas, tan bruscas que provocaron todas las alarmas. Algo se rompió en Vistalegre 2, eso parece ya cristalino.

"En esto ni media tontería; nosotros estamos en política para ganar al PP y para gobernar en la Comunidad de Madrid y los inscritos no van a permitir que nadie se dedique a marear la perdiz ni a tonterías", espetó Iglesias como respuesta a las dudas de Errejón de encabezar el proyecto madrileño.  El secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar también fue duro y calificó de "desafortunadas" y "desconcertantes" las pegas de Errejón porque ahora "toca hablar de Cristina Cifuentes y de la crisis institucional abierta y en curso en la Comunidad de Madrid" y no entrar "en ningún follón interno".

El entorno de Errejón argumenta que "nadie ha hablado con ellos" y que "ni mucho menos este asunto está zanjado". El equipo del diputado pide más independencia a la hora de dirigir la campaña. "Un reglamento no es suficiente para garantizar que Iñigo puede llevar adelante un proyecto ganador. Ahora falta que se respeten las campañas como siempre", alegan las mismas fuentes. Es decir, poder total. 

No obstante, el entorno de Errejón se muestra convencido de que se alcanzará un acuerdo y de que "van a depositar toda la confianza en Errejón como candidato y jefe máximo de la campaña, como en todas".

El propio Iglesias, que al igual que Irene Montero, meten prisa a Errejón (aunque son conscientes de que este quería cocer la candidatura a fuego lento), quiso en su día manos libres para confeccionar sus listas en Vistalegre 2. Ahora opina lo contrario. 

"El ideal es incluir a muchos en esa lista a Ramón Espinar, a Lorena Ruiz-Huerta, que también podría presentarse a las primarias para ser candidata a la Presidencia regional. Con ellos quiero contar con un proyecto para transformar la Comunidad de Madrid", ha añadido el 'número dos' de Podemos, que confía en que se llegará a un acuerdo "por sentido común".

Errejón es consciente de que ser candidato es un regalo envenenado. Por el momento, las encuestas sitúan a Podemos en un cuarto puesto en la Comunidad, aunque aún no se han hecho públicos los candidatos a unas futuras elecciones pese a que Gabilondo es fijo para el PSOE. 

¿Qué ocurre entonces en Podemos para que la prisa haya provocado fisuras en plena tormenta del máster de Cifuentes? Pablo Simón, politólogo que desde Politikon sacó a la luz en su día el libro 'Podemos, la cuadratura del círculo' considera que estamos ante una lucha por el poder interno que viene desde Vistalegre 2. "La jugada es que Errejón asuma el cartel de Madrid, pero sin poder interno. Ese estaría en manos de Espinar, cercano a Pablo. Si no controla las listas, Iñigo es consciente de que le pueden mover la silla". El dilema es claro.

Objetivamente, y pese al tema de la beca que volverá a salir a la luz en campaña, Errejón parece el mejor candidato (Espinar tiene más mochilas) para un Podemos que necesita ganar Madrid. "Pero en el camino, Errejón ganaría mucho peso si gana y se puede inmolar si pierde", destaca.

Carlos RicoPolitólogo y profesor de Comillas ICAI-ICADE, cree que Iñigo es consciente de que "necesita tener margen de maniobra porque la batalla no va a ser fácil. Tras la polémica de los máster le recordarán el asunto de la beca. Por eso no va a querer ser un muñeco en manos de otros. En el fondo lo que subyace es que Pablo e Iñigo tienen proyectos cada vez más antagónicos", apunta el experto. 

La tensión es notable. "Con un padrino así, yo casi, virgencita, que me quede como estoy", ha declarado la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta para echar más leña al fuego. Según la figura del bando anticapitalista, este no es el momento para "mirar hacia adentro y celebrar unas primarias, que no urgen", puesto que ningún otro partido tiene designado su candidato o candidata y lo importante es mantener el foco en el grave problema de la crisis del Gobierno regional. 

Pablo Simón cree que todo es reflejo de las prisas con las que Podemos ha querido construir una organización. "Es en exceso vertical, los conflictos se solucionan con dificultad e Iglesias tiene un único contrapoder que son las confluencias, a las que no controla. Podemos acertó al construir una identidad de partido, pero cree que la política son guerras de guerrillas y no, es una carrera a muy largo plazo".  ¿Aceptará finalmente Errejón el regalo envenenado o impondrá sus condiciones? El tiempo dirá, pero las heridas de Vistalegre 2 no parecen tan cerradas como se presuponía.​

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios