Lunes, 30.03.2020 - 00:04 h
"Moderado no parece"

Zapatero y Sánchez, enfrentados (otra vez) con Felipe González por Venezuela

El secretario general del PSOE y el anterior presidente socialista coinciden en la negativa a recibir al líder opositor Juan Guaidó en la Moncloa.

Felipe González y José María Aznar
Zapatero y Sánchez, enfrentados con Felipe González por la crisis venezolana /  Europa Press

La crisis de Venezuela ha reabierto viejas heridas en la cúpula socialista. La posición del expresidente Felipe González, quien ha calificado al líder opositor Juan Guaidó como "único representante legitimado democráticamente" del país sudamericano, fue valorada este viernes por el exjefe del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, cuya actitud ante el conflicto se ha caracterizado tradicionalmente por un papel conciliador respecto al régimen de Nicolás Maduro. "Moderada no parece", dijo Zapatero este viernes en la 'Cadena Ser'. En medio de este 'tira y afloja' se sitúa Pedro Sánchez, quien se negó a recibir a Guaidó en La Moncloa, apenas unas horas después de que la 'número dos' de Maduro se reuniese con el ministro Ábalos en un encuentro que ha desatado la polémica.

El último desencuentro entre los históricos valedores del PSOE se ha producido, precisamente, a raíz de la reunión entre el titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y la vicepresidenta del Gobierno venezolano, Delcy Rodríguez, quien desde junio de 2018 forma parte de la 'lista negra' de Bruselas y tiene vetada la libre circulación por el territorio de la UE. En este contexto, su reunión con Ábalos, durante una escala de la 'número dos' de Maduro en el aeropuerto de Barajas, ha atraído todos los focos en plena 'gira' de Guaidó por Europa.

González, quien siempre ha censurado al presidente venezolano, emitió un comunicado en el que se pronunciaba con dureza contra Nicolás Maduro, sobre el que afirmaba que "sólo hay que creerlo cuando dice que nunca más convocará elecciones para perderlas". Por contra, Zapatero, quien en repetidas ocasiones ha actuado como mediador en esta crisis, ha respaldado la decisión del presidente del Gobierno de no recibir a Guaidó en La Moncloa en la línea de su petición a la imparcialidad de la comunidad internacional, a quien ha solicitado que "no sea parte de una parte porque eso nos ha llevado en muchos sitios al desastre".

Zapatero admitía así sus dudas ante el trato que, desde el extranjero, se le ha dado al conflicto en Venezuela: "Buena parte de las aproximaciones que se hacen a Venezuela son equivocadas". Del mismo modo y a su juicio, el expresidente insiste en la necesidad de "reconocer a las dos partes porque las dos existen más allá de los títulos y la legitimidad". En esta línea, Zapatero remarcó: "En Naciones Unidas quien está representando a Venezuela es el Gobierno de Maduro y resulta que la ONU es la institución internacional que teóricamente tiene la legitimidad de lo que significa la comunidad internacional".

Ayuso echa más leña al fuego de Venezuela

Entre recelos y contrarréplicas, el último anuncio de Isabel Díaz Ayuso supone más leña para el fuego de Venezuela. La presidenta de Madrid concederá este sábado a Guaidó la Medalla Internacional de la Comunidad, un título con el que aún no se había galardonado a nadie desde su creación en 2017. Ayuso aseguró que el acto va a ser "muy importante" también para "todos aquellos que huyen de los populismos, que en Iberoamérica están dividiendo a la sociedad y la están empobreciendo".

Frente al optimismo de Ayuso, las palabras de Zapatero rebajan la efusividad por el líder opositor, a quien asegura "respetar", pero al que califica de "un actor político, lo reconozca como presidente o no", si bien "no cabe duda de que el chavismo es una fuerza que ha ganado elecciones y que tiene apoyo social". La imparcialidad a la que alude el expresidente no ha sido entendida como tal en el círculo de Guaidó.

El dirigente opositor venezolano Julio Borges, responsable de relaciones internacionales del equipo del líder de la oposición, respondió a las últimas declaraciones del expresidente, a quien tachó de "enemigo de Venezuela". "Los venezolanos le consideramos cómplice de (Nicolás) Maduro y corresponsable de la crisis humanitaria que vive el pueblo", afirmó, acusando a Zapatero de "privilegiar negocios corruptos e intereses infames" con el "régimen" que "oprime" al pueblo de Venezuela.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING