Según los actuales cánones de belleza

7 trucos que debes usar para poder vestir de forma impecable y a la moda

Moda más desenfadada, de un estilo descuidado calculado, impone seguir ciertos criterios, reglas y trucos para no parecer un mamarracho.

Un buen armario de camisas es imprescindible para vestir bien.
Un buen armario de camisas es imprescindible para vestir bien. / Pixabay

Antiguamente existían una reglas básicas que todo hombre que quisiera vestir correctamente debía observar: Camisas Oxford, almidonadas y planchadas, pantalones de pinzas y zapatos de cordones pulidos y brillantes. Actualmente los cánones de la moda han variado sustancialmente. Alguien que vistiera así no sólo estaría desfasado, sino que parecería recién salido de un museo. Moda más desenfadada, de un estilo descuidado calculado, impone seguir ciertos criterios, reglas y trucos para no parecer un mamarracho. Estos son los 7 trucos que debe seguir para vestir impecable y a la moda.

Americanas, las prendas polivalentes

A partir de los treinta, las ocasiones en las que ha de vestir de un modo más ‘académico’ se multiplican. Incluso los momentos de ocio, que van asociados a un poder adquisitivo mayor, requieren de una vestimenta más apropiada, formal y ‘vestida’. Las americanas son la prenda fetiche, el arma polivalente que combina tanto con pantalones informales, tipo militares, vaqueros y ‘explorer’, como con camisetas y playeras. Invierta en cuatro o cinco americanas en diferentes tonos, para mantener la etiqueta allá donde vaya y cualquiera que sea el plan.

Ropa interior de calidad

Sí, es cierto que la ropa interior no se ve, por eso se llama así. Pero al final se presentan más oportunidades de lucirla de las que uno piensa (gimnasio...) pero ya no es sólo por el que dirán, sino porque una ropa interior de calidad, le hace sentirse más cómodo e incluso que la ropa le caiga mejor. Las camisetas y los calzones deben de ser de algodón de calidad. Con el tiempo en lugar de deteriorarse se irán adaptando mejor a su cuerpo. Reúna unas cuantas camisetas y calzones, lávelas en frío y nunca las pase por la secadora.

Los trajes en el armario

Si el trabajo le exige vestir de traje y corbata, debe tener al menos cuatro para los cinco días de la semana. Cada vez que use uno, deje que descanse al menos tres días entre puesta y puesta. Use perchas anchas y sólidas para colgar el traje, así descansará mejor y se mantendrán los hombros en toda su amplitud, que es la zona que da forma y entidad al traje y le asegura larga vida. Los trajes de calidad están hecho de tejido resistentes que no necesitan ser llevados a la tintorería con frecuencia. Deles un pequeño baño de vapor mientras se ducha con agua caliente, para eliminar las arrugas.

Las camisas bien planchadas

Las camisas ya no se almidonan porque entre otras cosas, estropea las fibras del algodón. Plánchelas ligeramente mientras estén húmedas. Lo más importante es planchar bien el cuello, que mientras las viste, mantengan los cuellos hacia adentro, en su posición natural. Para ello planche el cuello hacia dentro, si no lo hace así, la plancha debilitará las costuras del cuello y acabará deformando el cuello.

La corbata, enrollada y colgada

Las corbatas deben ser de seda. Para mantenerlas impecables, cada vez que se la quite, desenrolle el nudo, nunca los deje atados, daña el tejido y produce arrugas que no podrá eliminar. Para guardarla, primero enrróllela y luego cuélguela en un corbatero.

Los zapatos son la clave

Puede que sean el elemento esencial de una buena vestimenta. Puede ir casi con cualquier prenda, que combinados con unos buenos zapatos, siempre lucirá sobresaliente. Nada más quitarse los zapatos guárdelos con una horma de madera. No sólo mantienen su forma y elimina las arrugas, sino que una de sus funciones principales es la de absorber la humedad causada por el sudor del piel. Los cepillos de pelo blando de caballo, son los mejores para lustrar. Debe de usar uno para cada función, uno para eliminar el polvo y suciedad, otro para dar crema y otro para sacar brillo. Después pase un paño para acabar de sacar el máximo brillo.

Larga vida a sus prendas

No sólo se trata de ir adquiriendo nuevas prendas que rejuvenezcan nuestro armario, sino que las piezas que ya tenemos, luzcan siempre como nuevas, ligeras, con volumen y sedosas. Para ello, cuando las prendas de algodón, las de punto y de hilo estén todavía ligeramente húmedas, deles un toque de vapor a baja temperatura

Ahora en Portada 

Comentarios