Semana Santa 2018

¿Cómo ahorrar gasolina si sales de viaje esta Semana Santa?

Tener el coche a punto, mantener una velocidad constante y no abusar del aire acondicionado son claves para reducir el consumo de combustible.

En los atascos aumenta el consumo de combustible, pero con una buena planificación se pueden evitar.
En los atascos aumenta el consumo de combustible, pero con una buena planificación se pueden evitar. / Designed by fanjianhua / Freepik

Algunos de estos trucos para ahorrar gasolina en un viaje largo son comunes y los hemos escuchado muchas veces, pero sigue costando ponerlos en práctica a pesar de que está demostrado que ayudan a economizar combustible. Si el objetivo para estas vacaciones es reducir el coste el viaje, resulta imprescindible cumplir con estas claves: 

Antes de salir de viaje:

1.- Planificar bien la ruta para elegir las carreteras menos congestionadas o el horario de menos tráfico. Solo el hecho de estar parado durante diez minutos en un atasco con el vehículo en marcha aumenta el consumo de carburante en un 14%.

2.- Comprobar el estado del vehículo. Unos neumáticos con el dibujo desgastados, además de ponernos en riesgo, aumentan el consumo, y si tienen una presión incorrecta también aumentará un 4% el gasto de combustible. Ocurre lo mismo si están los filtros de aceite deteriorados. Por seguridad y por ahorro, antes de viajar hay que cercionarse de que el vehículo está en buen estado.

3.- Evitar conducir un coche muy cargado de equipaje. Todos acabamos metiendo más maletas de las que necesitamos, pero es más seguro y económico dejar en tierra las cosas que no son necesarias y si es posible, viajar sin llenar el maletero ni usar la baca.

Una vez en ruta:

1.-Conducir a una velocidad reducida y constante. Un coche a 110 kilómetros/hora gasta un 30% menos que a 140 kilómetros/hora. Si, además, se mantiene una velocidad lo más uniforme posible, evitando aceleraciones o frenazos bruscos, se ahorrarán unos cuantos euros en el presupuesto final de viaje.

2.- El uso del aire acondicionado puede aumentar el gasto de combustible entre un 10% al mínimo y un 25 % si se utiliza al máximo de su potencia, así que en zonas urbanas es mejor circular con las ventanillas bajadas. No así en carretera, ya que con las ventanillas abiertas la aerodinámica del coche empeora y se consumirá más gasolina para avanzar a la misma velocidad que con las ventanillas subidas debida al rozamiento.

3.- Apagar el motor si se va a estar parado más de un minuto. En estos casos, se consume menos arrancándolo de nuevo que con el motor en marcha.

4.- Conducir con marchas largas para mantener el motor del vehículo a un número bajo de revoluciones. La clave es no exceder las 3.000 revoluciones por minuto.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios