Platos de altura por 60 euros

Así es La Sucursal de Valencia un año después de su gran 'reinauguración'

El renovado restaurante de la familia Andrés ofrece una selección de los mejores productos de la huerta valenciana y del mar.

La Sucursal Valencia
La Sucursal vie una segunda etapa tras superar la crisis

Valencia conoció unos años de esplendor en los que el dinero corría como si no tuviera dueño. En ese tiempo, era más frecuente viajar hasta la capital de Turia para cerrar negocios que hacia Barcelona o Madrid. Se proyectaban nuevos espacios y se levantaba la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Por sus calles corrían los coches de Fórmula 1 o de su puerto partían los veleros de la Copa América.  Y los restaurantes gastronómicos conocían su mejor momento. El empuje de la ciudad parecía imparable. Pero entonces llegó la crisis, de forma inesperada y las estructuras económicas se resquebrajaron y los restaurantes de más nivel se vieron afectados.

La Sucursal que gestiona la familia Andrés, uno de los mejores restaurantes de la ciudad, también pasó por momentos difíciles. El pinchazo de la burbuja y el trasiego de jefes de cocina rebajó su proyección. Superada la crisis, el grupo abandona su antigua sede en el IVAM para instalarse hace ya un año en el último piso del edificio Veles y Vent, levantado para servir de sede a algún equipo de la Copa América. De forma progresiva como se hacen las cosas, abrieron primero La Marítima, una arrocería muy solvente, después Malabar, un restaurante de especializado en carne (para otros steak house), y finalmente, hace un año, La Sucursal.

En este nuevo emplazamiento La Sucursal luce impresionantes vistas sobre el puerto, la Malvarosa y la línea de la ciudad. La cocina se integra en la sala, de modo que cocina y comensales se encuentran en el mismo espacio. Los actores o cocineros en la cocina y el público o comensales en la sala son parte de una misma obra. En esta nueva etapa, Miriam la hermana pequeña de la saga, se ha hecho cargo de los fogones, para asentar con firmeza los principios que han regido siempre en su carta. El mejor producto posible de la huerta valenciana y el mar, que mantiene toda su fuerza e importancia en la nueva propuesta.

La Sucursal Valencia
La familia Andrés gestiona varios restaurantes en Valencia

Su propuesta de cocina eminentemente creativa pero con medida, técnica pero mundana, se articula en varios menús. Un menú sobresaliente en el que no se puede obviar ningún plato. Todos ellos rayan a un nivel muy alto, desde los aperitivos hasta acabar los principales. Sorprendentes aperitivos entre los que destacar un mar y montaña absolutamente original: una piel de pollo crujiente con quisquilla y salicornia, excelente. Tomate en tempura relleno de chorizo y kimchi, es de una proyección en boca bestial. Una navaja en vinagreta de manzana fresca puro frescor; y u brioche de brandada de bacalao, yema y papada, de matrícula.

En los principales es donde se remarca y enfatiza la labor de selección del mejor producto. Una langosta aderezada con naranja notable, una ventresca de atún de Balfegó jugosa y sabrosa, impecable. La espardeña con infusión de algas fue el plato más “normal” si puede utilizarse esta expresión en una cocina de tanta altura y hondura en la que la pequeña de los Andrés revitaliza el producto y extrae matices insospechados por contrastes y trabajo de los fondos. El suquet thai del pescado del día es elegante y refinado. Y el arroz meloso de sepia simplemente magistral. Todo ello y postre por 60 euros, hacen de esta propuesta una de las mejores en Valencia.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios