Toma nota

7 planes románticos para sorprender a tu pareja por San Valentín

Es el momento de reconquistar esa complicidad que tanto os hacía disfrutar estando juntos.

menton

Este año sí, debería ser especial, tómate el tiempo necesario para reflexionar y meditar sobre los importante que es tu pareja en tu vida. Es el momento de reconquistar esa complicidad que tanto os hacía disfrutar estando juntos. El trabajo, el stress y la familia ocupan demasiado tiempo en nuestro día a día; por eso guarda unos días para volver a hacer planes juntos y disfrutar, reír y sentir, pero solos el uno y el otro de nuevo. Os presentamos 7 planes para que soñéis juntos de nuevo. 7 planes donde lo exótico, la música, los paisajes os permitirá vivir de nuevo sensaciones olvidadas.

Menton, la belleza singular de la Costa Azul

A unos pasos del principado de Mónaco y de la frontera italiana, la localidad de Mentón tiene el encanto del resto de la Costa Azul, pero su singular elegancia no se ha visto tan contaminada por el turismo masivo de otras poblaciones cercanas. Su ubicación al pie de las estribaciones de Los Alpes y el mar, azul cristalino de esta parte del Mediterráneo, conforman un clima suave y agradable todo el año. La belleza de sus jardines diseñados por paisajistas británicos que introdujeron especies exóticas compiten con la belleza de los cientos de limoneros que como especie autóctona se erigen en símbolo de la ciudad. Innumerables jardines como el de María Serena, Fontana Rosa, Serre de la Madone, entre tantos otros; hacen de Menton un auténtico Jardín Botánico. Considerado también la ciudad de las flores. Sus palacetes, villas y mansiones hablan de la belleza tranquila de un destino singular.

Cenar en Mirazur, uno de los mejores restaurantes del mundo, por su emplazamiento, su huerto y su gastronomía mirando al mar, es único.

Estambul, el verdadero cuento de las mil y una noches

Estambul es mucho más nuestra de lo que hoy pudiera parecer. Estambul ha sido cuna del Helenismo y la cultura griega, prolongación del imperio romano, hoy sigue siendo el ancla que une Europa y Asia. Existen pocos destinos en el mundo que reúnan la fascinante monumentalidad de esta ciudad en la que conviven vestigios de las culturas de occidente y oriente. Pináculos y minaretes estilizan una ciudad de esencia espiritual que vive en torno al bullicio ir y venir de gentes que abarrotan sus mercados y bazares. Si la basílica de San Pedro en Roma, les impresionó pruebe a visitar Santa Sofía, su grandiosidad es apabullante. Estambul es puro contraste, desde las boutiques de Nisantasi hasta el mercado de Kadikoy y el arte de las galerías de Beyoglu. Un trago en la terraza azotea del Marmara Pera Hotel para despedir el día al atardecer con vistas sobre toda la ciudad no tiene parangón.

Dormir en el Hotel Palace Kempinski, grandiosas vistas al Bósforo.

Florencia. Arte en tu mirada

Hay una postal en Florencia que se graba en la memoria para siempre. Desde la azotea de algún hotel, al caer la tarde la vista sobre la cúpula de Brunelleschi, y las torres medievales que dibujan el perfil de la ciudad. Su intrincado casco histórico es único en el mundo. Sus callejuelas son un museo al aire libre. Miguel Ángel, Leonardo y Tiziano se muestran en la Galería Uffizi. La fachada de mármol de la iglesia de la Santa Croce compite en sencillez y grandiosidad con el conjunto que reúne la catedral, el campanile y la cúpula. El puente de la Santa Trinitá y el Ponte Vechio, son la argamasa que une la ciudad sobre el río Arno. Si la serenidad del David de Miguel Ángel sobrecoge por su serenidad, el bullicio del mercato centrale di san lorenzo anima la visita., Dormir: Hotel Continentale, enfrente del Ponte Vecchio; Cenar: Santa Elisabetta en el hotel Brunelleschi.

Fez. Viaje a un mundo de aromas y sensaciones de otro tiempo.

La imperial de Fez es la ciudad que más y mejor conserva su esencia y su pasado. Viajar a Fez, es hacerlo a otro tiempo, es bucear en el pasado, es sumergirse en un oasis de sensaciones que se mantienen ancladas en otro tiempo. Sus calles se impregnan de aromas a menta, a hornos de leña donde se cuece el pan, al humo mentolado de sus sishas y a especias. Una ciudad rodeada de colinas donde el olivo se yergue como prueba de su fertilidad. Casas encaladas de blanco, madrazas y mezquitas de serenidad contagiosa, mausoleos y orgullosos palacetes; contrastan con los colores, el bullicio y el olor que actúa como barrera de entrada de las tintorerías. Disfruta del atardecer en la terraza del Palais Jamai, mientras apuras un té y escuchas el sonido relajante de sus fuentes, mientras el muecín llama a la oración. Pasea sin rumbo por la medina, sus estrechas callejuelas casi laberínticas. No tiene perdida, para salir tome siempre la calle que vaya hacia abajo.


Dormir: Riad Fes hotel. Cenar: Masion Blanche; Riad9.

Viena. Donde la música empapa tus sentidos

El concierto de año nuevo es el más famoso de todos, pero no el único. En el famoso auditorio del Golden Hall del Wiener Musikverein se dan conciertos todo el año. Para hacerlo más especial, acuda en coche de caballos. Otra opción es el Wiener Konzerthaus, música más actual, pero con el mismo encanto. Pasear por el Danubio y descubrir el antiguo barrio judío. Maravillarse con los palacios barrocos y las galerías de anticuarios del Palais Fertel que guardan verdaderas joyas. Si tiene la oportunidad visite y asista a una exhibición de doma en la Escuela Española Austríaca. Visite los mercados de Naschmarkt en activo desde el siglo XVI, el de Brunnenmarkt, más bullicioso y animado o el Yppenmarkt, en un barrio con tiendas modernas y bares de todos los colores.
Dormir: Hotel Sacher. Cenar: En el mismo hotel y en Steirereck.

Lech-Zürs. Pasión en la nieve.

Sin movernos de Austria y aprovechando la temporada de nieve, Lech lo tiene todo. Ha sido elegido el pueblo más bonito de Europa, la mejor estación de esquí, y la que mejor gastronomía ofrece. Un pueblo donde todo está pensando y estudiado; es una de las postales de esquí más bellas del mundo. Un campanario sobresale por encima de los tejados de sus casas de estilo tirolés. Más de ciento veinte kilómetros de pistas y casi doscientos para esquiar fuera del dominio entre frondosos bosques, telesillas calefactables y reducidas colas en los remontes, le hacen el destino ideal para disfrutar de unos días de esquí. La prestigiosa guía Gault Milau, recomienda 14 restaurantes gourmets, la mayoría en hoteles de 4 y 5*.

Dormir: Aurelio hotel. Cenar: Fux Restaurant & Bar

Carmel. Playa, arte y vino en un paisaje de cuento

Un salto al otro lado del mundo. California es tierra de surf, música, gente guapa y agradable. Carmel un pequeño pueblo situado al sur de San Francisco, parece surgido de un cuento de Disney. Pasea a primera hora por su hermosa playa, desayuna en Em Le’s. En Pebble Beach Market puede comprar los productos que más le gusten para hacer un picnic en Point Lobos y relájese observando el paisaje de acantilados y rompientes, y los lobos marinos, tranquilos e inmutables. Por la tarde recorra las innumerables galerías de arte. Realice catas de vino que le ofrecen en sus populares bodegas. Busque mesa en alguna terraza romántica para cenar.
Dormir: Vagabond inn; Cenar: Il Forniao, L’escargot, Portabella, Le St Tropez.

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios