Martes, 19.03.2019 - 18:45 h
Tómate el permiso sin preocupaciones

Qué debes hacer en el trabajo antes de coger la baja por maternidad

Abandonar el trabajo durante tanto tiempo a veces supone un estrés interno por diferentes razones. Por ello debemos preparar nuestra retirada

Es importante preparar el terreno para tu ausencia. / Pexels
Es importante preparar el terreno para tu ausencia. / Pexels

La baja por maternidad en España es de 16 semanas para la madre y 5 para el padre. Abandonar el trabajo durante tanto tiempo, a veces supone un estrés interno por diferentes razones, una de ellas es el miedo a la mala ejecución del trabajo que desempeñas en tu empresa y a la pérdida del mismo durante tu ausencia. Pero hay trucos para preparar esto.

Si estás embarazada o tu mujer espera un bebé o estás a punto de adoptar, sabes que tienes derecho a unos días de baja que se traducen en semanas de adaptación a la nueva familia. Esto supone abandonar tu puesto de trabajo durante un periodo largo de tiempo. Muchas veces, esta situación supone un esfuerzo capitular para que todo quede bien y en buenas manos, para que a la vuelta, todo siga igual que lo dejaste.

Krista Carothers, periodista freelance, ha escrito un artículo para Quartz at Work en el que da unos consejos para preparar tu trabajo de cara a la marcha por maternidad.

Averigua el tiempo que te corresponde

“Esto es obvio, pero incluso antes de que estés liso para comenzar a compartir tus grandes noticias con las personas en el trabajo, busca el manual de su compañía. No responderá todas tus preguntas, pero debería ayudarte a determinar cómo planear este bloque significativo de tiempo libre remunerado”, dice Krista.

Es importante asegurarte de lo que dice la empresa al respecto, ya sea por parto o por adopción. Es importante que te informes bien. Habla con tu jefe del tema para que te ponga al tanto.

Infórmate a través de tu jefe y de recursos humanos

La llegada de un bebé es siempre una gran noticia. Tus compañeros estarán muy contentos con la noticia. Pero será inevitable que una sombra de preocupación laboral se cierna sobre ellos.

Por eso es importante “entrar en la conversación con tu jefe con algunas ideas sobre cómo dividir tu trabajo. Esto puede hacer que tu jefe se sienta cómodo, y, definitivamente, debes informarle de que ya estás trabajando en documentos detallados que muestran lo que haces, cómo lo haces y cuándo debe hacerses; además de información de contacto para todos los que necesiten participar”, recomienda Krista.

En el caso de los hombres, se pueden encontrar con algo de resistencia. Según un estudio realizado por el Boston College Center for Work and Family el 99% de los padres que trabajan sienten que sus jefes no esperan que la paternidad provoque cambios en sus patrones de trabajo. Si este es el caso, no sucumbas a ningún tipo de presión. Esas semanas te pertenecen y pueden ser cruciales para el desarrollo del bebé, además de una gran ayuda para la madre.

Ve detallando todo lo que haces en el trabajo

“Si intentas hacer una lista de tus responsabilidades de una sola vez, no caerás en todas ellas. Pero si mantienes un documento abierto en tu escritorio donde poder tomar notas rápidas durante un par de semanas, capturarás todas las cosas que de lo contrario se te pasarían”, aconseja Krista. También es importante que todo lo que necesita para el desarrollo de su trabajo esté al alcance de cualquiera para cuando llegue el momento de su marcha.

El teletrabajo es una opción para los periodos posteriores o anteriores a la baja. / Pexels
El teletrabajo es una opción para los periodos posteriores o anteriores a la baja. / Pexels

Busca con tu jefe la persona adecuada para asumir tus responsabilidades

“Si tiene clientes de alto valor que dependen de ti, asegúrate de que alguien en la oficina esté preparado para brindarles la atención que requieren. Si puedes elegir, escoge a un compañero de trabajo subalterno que quiera aumentar sus responsabilidades: es una excelente manera de aprender y obtener mayor atención, por lo que esperamos que aprecie la oportunidad”, dice Krista.

Hay que dejar las cosas claras. Todos deben saber que esos clientes son tuyos y que a la vuelta seguirán siéndolo. Y tus instrucciones de trabajo deben ser también lo bastante claras como para una persona que nunca ha desempeñado tus funciones.

Debes reducir el ritmo un mes antes del acontecimiento

“Incluso si tu embarazo (o el de tu cónyuge) ha ido bien durante los primeros meses, a veces las cosas se tuercen al final. Es posible que estés realmente cansada e hinchada, o que tu médico te recomiende que permanezcas en cama durante las últimas semanas, o que tu bebé incluso se presente temprano”, apunta Krista.

Quizás trabajar desde casa a un ritmo inferior es una buena salida para esto.

Hay que planificar la vuelta al trabajo

“Las compañías de vanguardia ofrecen períodos de retroceso, en los que se trabaja a tiempo parcial durante un cierto número de semanas después de que finaliza tu baja por maternidad. Otras compañías permiten que los empleados separen su tiempo de baja a lo largo del año posterior al nacimiento del bebé”, apunta Krista.

Esto puede ser una buena opción para que el bebé tenga siempre a uno de sus padres cerca. Puedes repartir tus semanas entre las primeras siguientes al nacimiento y utilizar el resto cuando tu conyugue acabe su baja.

Eso sí, a partir de aquí, el camino es solo tuyo.Pero si existe la opción de trabajar desde casa unos cuantos días a la semana, no dudes en usarla. Lo agradecerás siempre. Para el bebé es muy importante tenerte cerca en sus primeros meses de vida.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios