La hoja de ruta de Letterone

Dia 'convierte' a ritmo récord y precio de saldo a las franquicias en tiendas propias

La crisis financiera de la compañía, la falta de stock para vender y el temor a una quiebra redujo un 14,5% sus tiendas en régimen de franquicia.

Karl-Heinz Holland es consejero delegado de Dia.
Karl-Heinz Holland es consejero delegado de Dia. / L. I.

Si los empleados y accionistas de Dia han sufrido de lo lindo en este 2019, los empresarios franquiciados con la cadena de alimentación han alcanzado niveles de dolor a otro nivel. Cientos de ellos no han aguantado más y se han visto obligados a bajar la persiana o rescindir sus contratos. Así, el número de tiendas propias del Grupo Dia a nivel mundial superó a las franquicias por primera vez en tres años, según los datos de la compañía controlada por Letterone, el holding de Mijaíl Fridman.

La incertidumbre y asfixia financiera que sufrió Dia hasta junio provocó una situación insostenible y el desplome de sus ventas hasta un 15% en el mes de junio, aunque entre julio y agosto, según la empresa, la situación se estabilizó. A 30 de junio de este año, Dia operaba un total de 6.809 tiendas (3.619 propias y 3.190 en régimen de franquicia), un 8,5% menos que al cierre de 2018 cuando tenía activas 7.438 establecimientos.

Lo llamativo, sin embargo, es la “desfranquiciación” que se está produciendo en el grupo. El número de establecimientos franquiciados se redujo siete veces más rápido (-14,8% vs -2%) que los centros propios operados por la cadena que dirige Karl-Heinz Holland. Dia perdió antes de verano 555 franquicias y 74 tiendas propias. En total, 629 establecimientos del grupo dejaron de estar operativos, lo que explica, en parte, el desplome de ventas.

Conversiones, el plan secreto de Letterone

El pulso entre Letterone, que controla el 70% del grupo, la anterior directiva y los bancos acreedores aceleraron el deterioro de Dia. La cadena de distribución ha registrado un primer semestre de pesadilla debido a la reestructuración, la falta de stock y la caída de ingresos, que bajaron un 7% en la primera mitad de de 2019, hasta 3.444 millones. Las pérdidas netas de 418,6 millones de euros entre enero y junio, más de catorce veces (1.314%) frente a los 29 millones del mismo periodo de 2018. 

Dia reconoce en su cuenta de resultados el “fuerte proceso de reconversión de franquicias dirigido a mejorar la calidad de nuestra red” que ha convertido 222 tiendas de terceros en propias, un 3,2% del total de la red. Este cambio supone multiplicar casi por tres el ritmo de transformación de franquicias respecto al primer trimestre de 2019, cuando Dia calificó de “extraordinario” el proceso tras convertir 83.

La nueva dirección que encabeza el ejecutivo alemán Holland ha centrado sus esfuerzos en analizar las partes rentables de Dia de las que generan pérdidas. “Este cambio se debe a la nueva política del Grupo Dia de buscar franquiciados altamente cualificados que puedan ofrecer a nuestros clientes una mejor experiencia de compra. Esta política continuará durante 2019, lo cual se verá reflejado en importantes cifras de trasferencia de tiendas franquiciadas a tiendas propias en el segundo semestre de 2019”, apunta Dia.

En el área de los franquiciados, el grupo ha negociado con aquellos franquiciados “descontentos” o que no alcanzaban la rentabilidad esperada para liquidar sus contratos, según explicaron fuentes próximas a la empresa, bien mediante el pago en efectivo, cancelación de deudas o cobros por el stock no vendido, es decir, a precio de saldo. Las cuentas de Dia en el primer semestre revelan pagos de hasta 4,2 millones de euros por esta cuestión y provisiones próximas a 10 millones para atender a futuros litigios en España y Brasil.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios