S&P y Nasdaq baten récords

¿Es el momento ya de plegar velas con Wall Street en máximos históricos?

Los analistas, que coinciden en que las valoraciones son cada vez más ajustadas, no ven signos evidentes de un cambio de tendencia a corto plazo

¿Momento de plegar velas con Wall Street en máximos?
¿Momento de plegar velas en Wall Street? / Pixabay

El cierre de semana en la renta variable no ha podido ser mejor en Estados Unidos. Después de una jornada no exenta de dudas en las bolsas, pero impulsados por los resultados empresariales -con el sector tecnológico al frente- y por un dato preliminar de PIB del primer trimestre mejor de lo previsto en la primera economía global, el S&P 500 y el Nasdaq lograron despedir el viernes en máximos históricos, en 2.939,83 puntos y 8.146, respectivamente.

Con los principales índices de Wall Street viento en popa, unas cuentas del primer trimestre que están superando las perspectivas del consenso del mercado y el mes de mayo a la vuelta de la esquina, habrá inversores que se pregunten si la 'fiesta' en el primer mercado del mundo está tocando a su fin y es hora de hacer valer el lema que tradicionalmente se aplica al quinto mes del año en las bolsas: “sell in May and go away” ("vende en mayo y vete"), con el ánimo de recoger beneficios y afrontar el verano con menor riesgo en la cartera. Es decir, si llegados a este punto es buen momento para plegar velas.

Las fuentes del mercado consultadas insisten en que las valoraciones son cada vez más ajustadas (hay quienes hablan incluso de sobrevaloración), sin embargo la mayoría no parece ver signos claros de que vaya a producirse un cambio de tendencia en el corto plazo. La apuesta por el primer mercado del mundo es clara, más aún si se compara con la renta variable europea, que sin embargo también acumula un jugoso rally desde comienzos de año y que va desde el 18,63% que se dispara el Mib de Milán, al 17,73% del Cac 40 parisino, el 16,63% que se anota el Dax de Frankfurt, el 11,31% de revalorización del Ibex 35 o el 10,4% del Ftse londinense.

Asumiendo que gran parte de las expectativas positivas podrían estar ya cotizándose (sobre todo en lo referente al acuerdo comercial entre EEUU y China), los analistas de MacroYield ven aún margen para un impulso adicional en las cotizaciones. Ésta dependerá en gran medida de las condiciones que contenga el pacto comercial entre Washington y Pekín, pero también de la intensidad de los estímulos del programa de infraestructuras estadounidense y, sobre todo, de que por fin haya señales de estabilización de la economía en Europa.

En parte, los mercados ya estarían cotizando que las dos potencias se pondrán de acuerdo, por lo que las bolsas podrían ser especialmente exigentes "con la capacidad que muestre el acuerdo de generar certidumbre y confianza", matizan. Un aspecto que sería muy bien tenido en cuenta sería que se eliminaran desde un principio al menos parte de los aranceles que se encuentran en vigor, porque EEUU amenaza con mantenerlos durante un tiempo para asegurarse del cumplimiento por parte de China de todo lo pactado.

el dato

El 80% de las empresas bate expectativas

Una de las claves de los máximos alcanzados por Wall Street ha sido el hecho de que el 80% de las empresas estadounidenses que han presentado los resultados del primer trimestre han batido las expectativas de beneficio del consenso del mercado, tal y como explica Felipe López Gálvez, analista de Self Bank.

Otro factor que los próximos días podría dar apoyo a la renta variable es el programa de inversiones de infraestructuras del presidente Donald Trump. El próximo martes, los líderes demócratas se reunirán con él para discutir sus propuestas de estímulo. La demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha mostrado "muy optimista" sobre la posibilidad de que el mandatario vaya más allá con dicho programa. El elevado endeudamiento de la primera potencia del mundo (que ha alcanzado a comienzos de este año el récord de 22 billones de dólares o 19,71 billones de euros) y el esfuerzo fiscal que ha supuesto la última reforma tributaria hacían temer que el programa no tuviera demasiado calado.

Por otra parte y pese a que sí existen algunos indicadores que muestran una ralentización de la economía estadounidense (la agencia S&P pone como ejemplo la "debilidad de la economía privada", sobre todo en lo que respecta al gasto de inversión no residencial) y a esas valoraciones más ajustadas, los gestores de Rentamarkets apuestan por los fondos de renta variable norteamericana y citan otros tres motivos para tenerlos en cartera: su alto peso dentro de los mercados mundiales con aproximadamente 60% del indice MSCI World, su gran diversificación sectorial y en especial su exposición al sector tecnológico (poco representado en renta variable europea) y la posibilidad de estar expuestos en divisa al dólar estadounidense.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING