Volatilidad extrema en sus títulos

Cuenta atrás para Dia: Fridman mide los tiempos para lanzar una opa 'low cost'

El magnate ruso posee un 29% de la compañía a través de su vehículo Letterone: el 15% lo controla a vía acciones y el 14% por instrumentos financieros

Fridman
Fridman posee actualmente el 29% de la distribuidora

El 'vía crucis' de Dia prosigue en los mercados. A la estruendosa caída de la sesión del lunes, de un 42,2%, le ha seguido otra del 8,8%, para sumar en lo que va de año un desplome del 75%. Con ello, el camino para que el ruso Mijail Fridman, a través de su brazo inversor LetterOne, pueda asaltar Dia queda cada vez más allanado. La pregunta es, ¿a qué espera?

Los pasos que ha ido dando el magnate ruso han sido lentos pero seguros, como reconocen fuentes de mercado. En primer lugar, ha consolidado su posición en el capital de la firma a través de distintas compras directas e indirectas. La primera se cerró en julio de 2017, para posteriormente volver a comprar en enero de este año y afianzarse hasta el 25% en el capital. El último movimiento se cerrará el 19 de octubre, y con ello LetterOne controlará un 29% de las acciones de Dia.

A medida que ha ganado una posición importante en el capital, Fridman también se ha afianzado en el Consejo y en la dirección de Dia. Con los últimos movimientos comunicados a la CNMV, el hombre de confianza del magnate ruso, Stephan DuCharme, será el nuevo presidente provisional y su puesto en el Comité de Auditoría será reemplazado por otro hombre de LetterOne. Con ello, Fridman ya tiene bajo su sombra el puesto de presidente y hasta el 25% del Consejo.

Una vez Fridman ya ha conseguido todo lo anterior queda el paso más importante: planear el cierre de la operación. En este punto, el tiempo corre a favor del magnate ruso para abaratar con fuerza la operación. Los expertos ven más probable que Fridman opte por la cautela a la hora de tomar el control total sobre el grupo de alimentación. Así, Ana Gómez de Renta 4 descarta que el magnate ruso vaya a tratar de hacerse con la totalidad de la compañía antes de fin de año. Una posición que comparten los analistas de inversión consultados por La Informacion.

En opinión de Gómez y dado que la estrategia de Letterone ha sido entrar de forma escalonada en Dia, no es de prever que el magnate vaya a lanzar su oferta antes de enero. La razón es que con la actual Ley de Opas, una vez que la participación de un accionista alcance el 30% deberá lanzar una oferta por el 100% y ésta deberá hacerse al precio mínimo más alto al que dicho accionista haya tomado una participación en los últimos 12 meses. Mientras, que una vez finalizados los doce meses solo debería pagar la media ponderada del precio de la acción los últimos seis.

La diferencia entre un precio y el otro es abismal, por lo que da todavía más fuerza a la teoría que ahora manejan los analistas. El precio al que LetterOne compró acciones en enero fue de 4,4 euros, mientras que el precio ponderado allá por enero podría rondar entre los 1,2 y 1,4 euros. Los cálculos responden a la ponderación con los datos que están disponible -desde la fecha de inicio, en torno al 19 de julio-, y una cotización que se puede mover entre los 1 y 1,2 euros que estiman los analistas, entre ellos Banco Santander y GVC Gaesco.

Máxima incertidumbre acerca del valor

Los expertos coinciden en un mismo punto respecto a Dia: la incertidumbre todavía es muy alta en la compañía, ya que debe desvelar algunos puntos críticos que se han modificado en sus cuentas. El equipo de renta variable de Banco Santander reconoce la información todavía es “escasa” para hacer una valoración real de la situación de la firma. Una posición que comparte Rafael Bonardell, analista de GVC Gaesco, que espera que "en los próximos días la compañía de más luz a lo sucedido dado que hasta el momento no han comentado nada más allá de lo publicado en el Hecho Relevante."

La relativa poca información se une a los importantes cambios que pueden llevar sobre la estructura financiera los cambios anunciados por la compañía. "Nos preocupaba el mensaje de que se harían "ciertos ajustes" en las cuentas de 2017", explican desde Banco Santander. Ahora al accionista solo le queda la incertidumbre, mientras sale a la luz más información. “Para aquellos inversores que estén invertidos, aconsejamos esperar ante posibles operaciones corporativas”, explica Bonardech. Mientras que los analistas de Santander son más explícitos: “Demasiado tarde para vender, demasiado pronto para comprar”.

Ahora en Portada 

Comentarios