Movimientos en el sector

Fiat, Renault, Nissan... Los fabricantes buscan pareja estable para capear la crisis

Los expertos apuntan a que el proceso de concentración en la industria de la automoción seguirá y solo le ponen pegas si llegan los 'too big to fail' 

Fiat 500X
Un gigante del auto para plantar cara a Volkswagen

"El sector de la automoción se encuentra ante la transformación más importante de su historia. Es una oportunidad para fabricantes y empresas de componentes del automóvil". Es la visión expresada a este diario por un ejecutivo de la industria auxiliar de automoción a raíz de la que puede ser la fusión del año. La propuesta de la italoestadounidense Fiat Chrysler a la francesa Renault para asociarse y formar el tercer mayor fabricante a nivel mundial es solo un ejemplo de cómo las firmas emblemáticas de la automoción buscan ganar músculo y posicionarse para los cambios que ya se están produciendo: la transición hacia vehículos menos contaminantes o los nuevos hábitos de consumo son solo un ejemplo de ello. 

El sector está atravesando por un periodo de incertidumbre que se inició con la crisis del diésel en 2015, cuando se descubrió que el grupo alemán Volkswagen manipuló las emisiones de gases en sus motores diesel para superar las revisiones (fue el conocido como 'dieselgate') y ha continuado con la guerra comercial iniciada por la Administración estadounidense, recuerda en La Información Juan J. Fernández-Figares, director de Análisis de Link Securities. No en vano, Washington ha decidido dar una prórroga de seis meses al sector europeo antes de subirle los aranceles en unos 8.400 millones de euros.

En 2018 las principales firmas europeas se hundieron más del 10% en bolsa. De mayo del año pasado al mismo mes de este año la situación no mejora demasiado. Así, si miramos la evolución del Stoxx Europe 600 Automobiles & Parts y del Euro Stoxx Total Market Automobiles & Parts, índices que agrupan a los principales fabricantes y a la industria de componentes, el primero se hunde un 22,24%, mientras que el segundo lo hace un 23,9% en ese periodo. 

En estos momentos el sector cotiza en bolsa con multiplicadores muy bajos, dadas las dudas que todo este cambio de escenario está generando en los inversores. Es por ello que operaciones para crear compañías de mayor tamaño y más eficientes operativamente serán bien recibidas en principio por los inversores, apuntan los expertos consultados. Como muestra, el subidón superior al 10% que registraron tanto Fiat como Renault el lunes, tras hacerse públicas las conversaciones. 

el dato

El Estado francés, dispuesto a perder peso, no empleos

El Gobierno francés deja claro que cualquier acuerdo entre Renault y Fiat debe proteger los empleos, incluso aunque implique rebajar la participación del Estado francés en la nueva empresa, según apuntó el ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, en una entrevista a la televisión gala. Actualmente un 15% de Renault está en manos del Estado galo, su principal accionista.

Dicho esto, el automóvil se enfrenta a un cambio relevante tanto en la demanda, donde los ciudadanos apuestan cada vez más por el vehículo compartido, como en la oferta, con la cada vez mayor oposición a los combustibles fósiles, una normativa cada vez más restrictiva a nivel medioambiental en Europa, sin ir más lejos, y con el desarrollo del vehículo de conducción autómata.

Para hacer frente a estos cambios las compañías deben llevar a acabo fuerte inversiones, no sólo en I+D, sino también en mejoras operativas para solventar el estrechamiento de márgenes que están sufriendo. Es por ello que desde Link Securities no descartan que continúe el proceso de concentración en el mismo, que tampoco es nuevo si tenemos en cuenta que Fiat se fusionó recientemente con Chrysler, o que Renault ha sellado una alianza con los fabricantes japoneses Nissan y Mitsubishi, "siendo quizás la operación entre Renault y Fiat Chrysler la más llamativa", apuntan. El presidente de Nissan, Hiroto Saikawa, se ha mostrado "abierto al diálogo" sobre opciones para reforzar la alianza entre la italoestadounidense y la gala.

Con la guerra comercial hemos topado

El sector de la automoción es muy sensible a la actualidad del mercado del acero, tanto para bien como para mal, por lo que según Darío García, analista de XTB, el incremento de los aranceles sobre esta materia prima que han generado las tensiones comerciales entre Estados Unidos y Japón, así como el alza de las tasas a las importaciones o los aumentos en inversión para afrontar el cambio de ciclo de los vehículos eléctricos son todo un reto y las grandes marcas o conglomerados de marcas "buscan alianzas para evitar fracasar".

Es un símil a las fusiones y/o adquisiciones en el sector bancario, tanto que llegará el momento que grandes acuerdos generarán nuevas sociedades “too big to fail” y prácticamente susceptibles de que incluso los países aboguen por rescates futuros para evitar que estas compañías desaparezcan.

Básicamente estas alianzas buscan reducir los costes operativos y aprovecharse de las sinergias que estos fabricantes pueden tener entre ellos -solo en el caso de Fiat y Renault esas sinergias superarían los 5.000 millones de euros-. Además, tanto la italoestadounidense como la gala buscan hacer frente al otro gran grupo de automoción y líder mundial en el mercado: Volkswagen.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios