Castigo en bolsa

La venta de ladrillo deja a Liberbank y Unicaja al borde del 'saldo' en bolsa

La entidad malagueña se mueve a un nivel de 0,26 veces su patrimonio, mientras que la asturiana cotiza a 0,33 veces sus fondos propios.

Unicaja y Liberbank negocian los detalles d su fusión con el BCE
La venta de ladrillo deja a Liberbank y Unicaja al borde del 'saldo' en bolsa / LI

La venta de activos inmobiliarios y créditos dudosos, en un año que está siendo especialmente difícil para las entidades en términos de rentabilidad por el menor tirón de la economía y el nivel de tipos históricamente bajos en la zona euro, lleva a Unicaja y Liberbank a poner el cartel de 'segundas rebajas' en bolsa. Las dos entidades, protagonistas de un intento de fusión que pinchó el pasado mes de mayo, cotizan muy por debajo del valor de sus activos y son, además, las dos que más han visto deteriorarse esta ratio, el precio sobre valor en libros (price to book value), en lo que llevamos de ejercicio. 

Se entiende que una empresa está 'barata' en bolsa -los inversores pagan por ella más de lo que esta vale en su documentación financiera- cuando su precio sobre el valor contable está por debajo de uno. Este es el caso de todas las entidades españolas salvo Bankinter, que sí estaría cotizando ligeramente por encima del valor de sus activos (en 1,03 veces). Los dos grandes bancos también estarían 'baratos' (0,58 veces), si bien en su caso es el impacto de su internacionalización lo que más les ha pesado, con la crisis en los emergentes (Turquía, México, Brasil y, más recientemente, el giro político en Argentina), pero también el Brexit en el caso del Santander. 

En concreto, la entidad malagueña se mueve a un nivel de 0,26 veces su patrimonio, cuando a finales del año pasado lo hacía a 0,52 veces. Mientras que Liberbank cotiza a 0,33 veces sus fondos propios, cuando al arranque del ejercicio lo hacía a 0,50 veces. ¿Qué ha cambiado en todo este tiempo? Por un lado, el sector en general se ha visto obligado a levantar las alfombras para sanearse y esto les ha llevado a sacar de su balance cerca de 130.000 millones de euros de créditos impagados desde finales de 2013 (cuando la morosidad tocó su máximo histórico en el 13,61%). 

Por otro, la política de tipos de interés históricamente bajos en la zona euro ha lastrado la rentabilidad de la banca y le ha obligado a desprenderse de inmuebles y préstamos constituidos en torno a ladrillo para tratar de capear el temporal. Solo a finales del mes pasado, el grupo presidido por Manuel Azuaga anunció la venta de 949 millones de euros en créditos dudosos y activos inmobiliarios en el marco de su Plan de Gestión de Activos. 

En medio de este proceso, Unicaja, que vio incrementarse un 11,4% su beneficio neto en el primer semestre del año en términos interanuales, ha querido dejar claro que no le urgen las fusiones y que buscará la operación que más le convenga. Fusiones al margen, la firma andaluza registra un castigo en bolsa superior al 41% en lo que llevamos de año. De hecho, la pasada semana su cotización marcó un nuevo mínimo histórico en los 0,618 euros por título. Lo hizo al cierre de un miércoles 'negro' para los mercados de todo el mundo (el Dow Jones se hundió un 3% por el temor a una recesión, al haberse invertido la curva de tipos por primera vez desde la crisis financiera.

Mejora de recomendaciones

Fue la misma jornada en la que el banco de inversión estadounidense Jefferies mejoró su recomendación sobre la antigua caja a "comprar" y le dio un potencial del 93%, al elevar su precio objetivo hasta los 1,2 euros. La misma recomendación merecen sus títulos para otro gigante norteamericano de la inversión, Goldman Sachs, que con todo rebaja su valoración de la entidad andaluza hasta 1,44 euros (un 121% por encima de su cotización actual). 

En lo que respecta a Liberbank, su consejero delegado, Manuel Menéndez, también quiso dejar claro que se mantienen abiertos a cualquier proceso de consolidación que se presente y pueda genera valor al accionista. Lo hizo tras anunciar la entidad asturiana una reducción del 14% en su beneficio neto de 73 millones de euros hasta junio sobre todo por las menores operaciones financieras y el impacto negativo de otros resultados de explotación.

Liberbank, que tiene aún pendiente de venta algo menos de 3.000 millones de euros de ladrillo en sus balances, también registra un varapalo considerable en bolsa; si bien, el castigo es inferior al de Unicaja. Liberbank retrocede un 26% en lo que va de año al nivel de los 0,32 euros por acción; por debajo de lo que se dejan también Bankia o Caixabank (en torno al 32%). 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios