Conserva el usufructo de las acciones

Santander coge más garantías a Tinajero y amplía la prenda al 3,5% de Liberbank

El empresario mexicano, ex dueño de Cablecom y los Tiburones Rojos de Veracruz, afronta otro roto patrimonial por la cotización del banco asturiano.

La primera fase del Plan Comercial de Liberbank transformará 41 oficinas urbanas en Santander
 Liberbank es el octavo banco español por valor en bolsa. / EUROPA PRESS

Otra prenda. Banco Santander ha incorporado a su cuenta de garantías de clientes un 3,5% de las acciones del octavo banco español por valor en bolsa: Liberbank. No es que la entidad que preside Ana Botín esté en disposición de hacerse con la entidad que formaron las antiguas cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura, sino que se está viendo obligado a tomar una posición indirecta en el capital porque está dando servicio y financiación a uno de sus clientes VIP:  Ernesto Luis Tinajero Flores.

Es parte de una sofisticada operación con dos derivados financieros ‘over the counter’ (fuera del mercado regulado) consistente en un 'equity swap' (permuta liquidable en acciones o efectivo) y 'prepaid forward' (pago por adelantado por la venta futura de acciones). El primero tiene el objetivo blindar las acciones ante nuevas caídas, mientras que el segundo se crea para conseguir dinero inmediato. Ahora, Santander ha cogido más garantías al mexicano y eleva la prenda sobre las acciones de Liberbank del 2,29% al 3,5% del capital, según el registro de la CNMV. 

Se trata de una modificación del contrato que firmaron en junio de 2019 y supone la mitad del 7,1% del capital que posee Tinajero. El contrato está reglado bajo un Master Agreement del ISDA (International Swaps and Derivatives Association) para que Tinajero consiga algo de efectivo y se proteja de la caída de la acción en bolsa. Fuentes financieras explican a ‘La Información’ que esa caída en la cotización de Liberbank desde la apertura del contrato ha obligado a elevar las garantías a Tinajero. Santander declinó realizar comentarios sobre la operativa con clientes.

Desde el pasado junio, el banco con sede en Boadilla solo tenía inicialmente el 0,76% de Liberbank en manos de Tinajero en una cuenta colateral, inmovilizado como garantía. Ahora esa prenda se ha elevado a las 105 millones de acciones o el 3,5% del capital, aunque Tinajero mantiene el usufructo de los títulos, esto es, cobra los dividendos (derechos económicos) y mantiene su voto (derechos políticos).

No es la única modificación del contrato, que mantiene su duración hasta junio de 2020. Antes de verano, Santander sustituyó el "derecho incondicional" de quedarse con las acciones de Liberbank vencimiento a cambio del "valor nocional de dichas acciones a 5 de junio de 2019" (0,39 euros por acción). Ahora, tras elevar las garantías del 2,29% al 3,5% ha cambiado el contrato 'prepaid forward' como origen de esa liquidación privilegiada (sin ir a juicio o arbitrajes), de modo que se incrementan la posibilidad de que Santander se quede con las acciones.

El origen de este entramado de derivados financieros no es otro de las dificultades que atraviesa Tinajero por la financiación que pidió a Deutsche Bank para poder acudir a la ampliación de capital de Liberbank en 2017. Solicitó 37 millones al banco alemán a doce meses al 0,22%. A finales de 2018 renovó, pero el coste se elevó al 4,35%, según la documentación Aivilo Spain, la patrimonial del mexicano en la que están las acciones de Liberbank. El pasado 16 de noviembre tenía fecha de renovación de esos préstamos con Deutsche Bank, que está sufragando gracias, en parte, al uso que está haciendo de las acciones de Liberbank.

Los problemas en España para Tinajero suponen solo parte de su fortuna, que reside mayoritariamente en México. El empresario azteca hizo fortuna en su país con la venta de la teleco Cablecom y como muchos otros millones se compró un equipo de fútbol: los Tiburones Rojos de Veracruz. Solo mantuvo su propiedad durante un año y luego adquirió el Nexaca. Entre la compra de uno y otro equipo, el magnate invirtió en Liberbank en el marco de la salida a bolsa realizada en 2013. 

En 2017, Tinajero tuvo un roto patrimonial de 82 millones de euros por el desplome de la acción de Liberbank hasta los 0,44 euros, nivel que mantuvo en 2018, según las cuentas de su sociedad Aivilo Spain. Ahora el banco vuelve a cotizar por debajo y el mexicano se enfrenta a un nuevo golpe teórico de unos 20 millones. Su participación del 7,1% tan solo vale 65 millones de euros en bolsa. Sin embargo, gracias a los derivados financieros, el dinero del multimillonario ya no está sufriendo más sorpresas e, incluso, se está viendo beneficio por la caída de la acción con los ‘equity swaps’ contratados con Santander. La estrategia de Tinajero es similar a la que utilizó ACS en Iberdrola en 2012 para liquidar su posición en la eléctrica y reducir la deuda asociada a esa inversión.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING