El Ibex 35, el que más potencial tiene

Bankinter ve fatiga en las bolsas y nuevos riesgos: proteccionismo y tecnológicas

El equipo de análisis del banco recalca que "estratégicamente nuestra visión no cambia, aunque tácticamente preferimos ser algo menos agresivos". 

Bankinter reduce a la mitad su comisión para pequeñas operaciones en Bolsa

El Departamento de Análisis de Bankinter ha realizado su habitual informe de 'Estrategia de Inversión y Perspectivas' para el segundo trimestre de 2018. El optimismo continúa imperando pero llaman a la cautela al alertar que la expansión continúa pero más despacio y ven indicios de fatiga en las bolsas, recalcando que todavía no estamos al final del ciclo económico expansivo. 

El escenario económico sigue siendo positivo, aunque se ha producido una modesta pérdida de inercia. El Departamento de Análisis del banco destaca que la situación actual es excelente a juzgar por los niveles de empleo y ni los indicadores intermedios (PMIs), ni los más adelantados (índices de confianza) ofrecen indicios de un posible deterioro. Sin embargo, "el sentido común nos dice algo que ni los indicadores adelantados muestran: que la economía se encuentra en una fase tan expansiva que no debería tardar en perder algo de inercia".

Los expertos del banco, de todas maneras, arrojan algo de luz y optimismo al destacar que "eso no debería llevarnos a pensar ni que el ciclo se agota, ni mucho menos que enfrentamos un cambio de ciclo… pero sí puede poner las cosas menos fáciles para que las bolsas avancen con ligereza". Por ello, probablemente lo hagan muy despacio y les cueste subir. 

La afirmación la sostienen en dos nuevos factores de riesgo: un proteccionismo que ha mutado de amenaza a realidad tangible (de alcance limitado) y una mayor vulnerabilidad del sector tecnológico, que ha sido uno de los principales factores de empuje para las bolsas en los últimos trimestres.

El Departamento de Análisis de Bankinter ha recalcado que el ciclo se consolida y es necesario normalizar niveles de exposición al riesgo, a pesar de que sigan siendo optimistas con el ciclo económico. "En absoluto nos hemos vuelto pesimistas con respecto a las bolsas. Seguimos defendiendo que el actual ciclo económico expansivo global será extenso y que las bolsas continúan siendo el activo más atractivo. Sin embargo, bajamos ligeramente nuestros niveles de exposición recomendados para todos los perfiles de riesgo, proporcionalmente más a los más agresivos: defensivo 15% (-5%); conservador 25% (-5%); moderado 45% (-5%); dinámico 60% (-10%); agresivo 75% (-10%)". 

El movimiento debe interpretarse como una acción preventiva para proteger patrimonio ante ciertos síntomas de agotamiento en las bolsas que veníamos siguiendo de cerca desde febrero, pero que no se manifestaron lo suficiente hasta marzo. "Una vez consolidado el proceso de recuperación rápida de crecimiento económico y resultados empresariales, tiene sentido asumir unos niveles de exposición tendentes a la normalización". 

De cara al segundo trimestre del año, desde Bankinter esperan un regreso de la volatilidad, inusualmente baja desde abril de 2017, unas bolsas soportadas por fundamentales pero algo más vulnerables a corto plazo, una resistencia superior a la esperada de los bonos a caer de precio, un petróleo menos barato (más probablemente en 65/70 dólares que en 50/60 dólares), el oro tendiendo a apreciarse (en torno a los 1.350 dólares por onza) ante un dólar débil (amenazando los 1,25 euros) y un yen que se resistirá a depreciarse. Será un trimestre "anómalo de transición entre lo que podríamos denominar la consolidación final del ciclo económico y de mercados y la normalización. "Esto dará como resultado una situación algo confusa para las bolsas, a pesar de lo cual continuarán siendo el activo más atractivo por potencial y por momentum del ciclo".

Los expertos del banco van más allá y dan objetivos para los principales índices bursátiles, evidenciando el recorrido al alza que todavía les quedan a los índices y que deja al Ibex 35 como uno de los que más potencial tiene. En el caso del índice español fijan como objetivo los 11.622 puntos, o lo que es lo mismo, un potencial del 21%. En línea con el objetivo del S&P 500 (3.142 puntos) mientras que otros índices tienen menos margen de subida: el EuroStoxx 50 avanzaría un 18%, hasta los 3.966 puntos mientras que el Nikkei 225 solo lo haría un 9% y alcanzaría la cota de los 22.998 puntos. Por último, recalcan que "estratégicamente nuestra visión no cambia, aunque tácticamente preferimos ser algo menos agresivos".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios