Lunes, 27.01.2020 - 01:31 h
Los padres son el colchón económico

¿Cómo lo hacen los universitarios de Erasmus para llegar a fin de mes?

La cuantía de la beca depende del nivel de vida del país de destino. El problema viene cuando la beca no llega a tiempo para cubrir tus gastos.

El Gobierno reduce un 16,5% la partida para las becas Erasmus y Séneca
El Gobierno reduce un 16,5% la partida para las becas Erasmus y Séneca

Estudiar durante un cuatrimestre o un curso entero en el extranjero no es accesible a todos los bolsillos. Irse de Erasmus implica pagar un alojamiento, comida, desplazamiento, seguro y los inevitables viajes y vida social que esta experiencia conllevan. Pero, ¿quién paga todo esto?

Llega el segundo año de carrera y miles de universitarios empiezan a valorar posibles destinos para su beca Erasmus, esa experiencia única con la que algunos llevan soñando desde hace años. Pero cuando llega el momento de la verdad, cuando hay que rellenar la lista de destinos prioritarios, se dan de bruces con la realidad: el que soñaba con ir a la City ve que no puede permitírselo, el que siempre ha querido volar temporalmente del nido por un año hace números y comprueba que el 'trabajillo' de verano no le da más que para pagarse un cuatrimestre en el extranjero.

Que no cunda el pánico. La beca Erasmus dota a los universitarios que deciden formarse temporalmente en Europa con una cuantía que depende de país elegido. La solución a todos sus problemas parece estar resuelta. Podrán irse el tiempo que quieran, no necesitarán pasar por el incómodo momento de pedir dinero al 'Banco de España' de los jóvenes (los padres), podrán permitirse vivir en los países del norte y no hará falta pasar el extranjero trabajando de cualquier cosa. Pues no.

Diana
Diana Fresno.

La beca Erasmus llega, pero tarde. “Es como hacer una inversión y esperar a que luego te llegue un poquito," dice Diana Fresno, que hace ya un par de años puso rumbo a Sheffield (Inglaterra). Ella, como otros muchos, solo pudo quedarse un cuatrimestre ya que la beca no cubre el año entero.

Si uno elige Reino Unido tiene que tener en cuenta que, sea lo que sea que acabe percibiendo, no cubrirá la totalidad de los gastos.

Cristina Suárez
Cristina Suárez.

Cristina Suárez eligió Kingston Upon Thames, un municipio de Londres, y, aunque tenía dinero ahorrado, sus padres tuvieron que ingresarle cierta cantidad hasta que llegara la beca. “A partir de enero empecé a trabajar en la universidad porque la beca no te la dan mes a mes, sino de golpe, y tienes que buscarte la vida”, comenta Cristina, que también pudo beneficiarse de la beca que da el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MEC) a universitarios con necesidades especiales o rentas bajas. Esta cuantía se añade a la beca Erasmus y suele rondar los 100 euros al mes, pero depende de cada caso.

Cristina Alba
Cristina Alba.

Solo un poco más al norte, en la ciudad de Robin Hood, Nottingham, Cristina Alba encontró un trabajo de camarera en un bar para poder pagarse los gastos extras. “Como no quería pedir más dinero extra a mi padre me busqué un trabajo. La suerte allí es que hay mucho y pagan muy bien, pero la verdad es que me lo pagaban en B”. Y confiesa: “Por mucho trabajo que tuviera, si mi padre no me lo paga no hubiera podido ir porque la beca no me daba ni para cubrir dos meses de alojamiento.”

Esa es la realidad que todos comparten. “Yo tuve que recurrir a la ayuda de mis padres, lo que supone una sobrecarga para la economía familiar", comenta Diana, que ahorró para ir con un colchón económico ante la incertidumbre de cuándo le llegaría esa cuantía.

Elegir país dependiendo del nivel de vida

Esta ayuda depende del nivel de vida del país destino por lo que se han establecido 3 grupos:

Si se viaja a Dinamarca, Finalandia, Irlanda, Islandia, Liechtenstein, Luxemburgo, Noruega, Reino Unido o Suecia, se percibirán 300 euros al mes.

En el grupo dos de esta categoría están los países del programa con coste de vida medio e incluye Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta, Países Bajo y Portugal. En este caso de recibiría 250 euros. España se incluye también en este grupo.

Por último estarían los países con los coste de vida más bajo, un grupo formado principalmente por países del este como Macedonia, Bulgaria, Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Hungría, Letonia, Polonia, República Checa, Rumanía y Turquía. A los universitarios que elijan alguno de estos países les corresponderían 200 euros al mes.

Carlos Pecharromán
Carlos Pecharromán.

Por esta misma razón, y por buenas referencias de amigos, Carlos Pecharromán puso rumbo a Cluj-Napoca (en la región de Transilvania en Rumanía). “Es de los pocos sitios en los que, con la cantidad de dinero que te dan, puedes vivir sin necesidad de dinero extra. Lo que te dan cubre todo, yo pagaba 38 euros al mes de alojamiento y comía casi siempre fuera de casa. Pero lo cierto es que también me tocaba hacer autostop y vivir a base de pasta en casa”. Pese a eso, Carlos tuvo que pedir dinero a sus padres porque su beca llegó solo dos semanas antes de que volviese a España. “Si te vas, son conscientes de que en algún momento te tienen que transferir dinero, pero les di toda la beca cuando me llegó para devolverles el favor”, aclara.

¿Cuándo llega la beca?

Sorpresa. Nunca se sabe. En teoría, el 80% de la ayuda europea que proporciona el Servicio Español Para la Internacionalización de la Educación (SEPIE) debe cobrarse aproximadamente al llegar a tu destino y el restante 20% una vez regreses de tu ciudad origen. La realidad suele ser al revés.

“Deberían dar cierta cantidad al mes para que puedas vivir. Si no tienes dinero ahorrado, ¿cómo lo vas a hacer?”, se queja Diana, que recibió su cuantía una vez regresó a España.

Cristina Alba fue de las primeras en recibir la beca, en noviembre, pero esto no fue de gran ayuda ya que los pagos más importantes como el alojamiento tenían que hacerse al principio y para enero ya había gastado todo. “Tendrían que darla mes a mes. Está muy mal gestionado".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING