Miércoles, 13.12.2017 - 02:30 h

'MasterChef Celebrity 2' ya tiene ganador (que no se supo hasta las 2 de la madrugada)

Ganador de 'MasterChef Celebrity 2'
Aquí está el ganador de 'MasterChef Celebrity 2'

Saúl Craviotto se ha alzado con el trofeo de la segunda edición de MasterChef Celebrity. El bicampeón olímpico ha ganado en una maratoniana final que ha terminado a las 2.11 de la madrugada. 

En efecto, el colofón del show sólo ha sido apto para los espectadores más trasnochadores. Y muchos se han quejado en redes sociales. No entienden que TVE no concilie horarios a estas alturas. Menos aún sin publicidad.

Ganador y finalista de 'MasterChef Celebrity 2'
Ganador y finalista de 'MasterChef Celebrity 2'

Un final tan tardío que es consecuencia directa de la estrategia de las cadenas de televisión de España de estirar artificialmente sus programas hasta las tantas de la madrugada para que estos espacios sean más competitivos en media de cuota de pantalla.

Con esta táctica, las cadenas de televisión consiguen amplificar la cuota de pantalla de su programa estrella al alargar la emisión de su contenido a franjas donde hay menos competencia en otras cadenas. El share, al ser el porcentaje de seguidores que están viendo un programa de televisión con respecto al total que tiene encendido el televisor, sube en el tramo final. A partir de las 12 de la noche hay menos rivales y, por tanto, la audiencia que queda despierta se congrega en menos oferta.

Saúl Craviotto gana MasterChef Celebrity
Cara de ganar 'MasterChef Celebrity'

Una dictadura del share en la que TVE ya no debería participar, pues esta estrategia supondrá un problema al medio plazo, ya que así se expulsa a gran parte de los espectadores de la oferta televisiva en emisión tradicional y, al mismo tiempo, la larga duración de los programas complica su visionado 'a la carta' en las nuevas plataformas, que ya empiezan a ser puerta de acceso principal a los contenidos televisivos.

Silvia Abril contrapunto de interés televisivo en la final

Por suerte, a pesar de la larga duración, la final de MasterChef ha sido trepidante. El programa consigue, en sus tres horas, narrar una historia épica a través de la cocina y la superación de sus concursantes. Con sus músicas rimbonantes, con los apuntes de los comentarios de los propios participantes, con el subidón del reencuentro con las familias de los dos finalistas y los aspirantes expulsados... Todo ante la incorruptible mirada de un jurado que el público ya siente como de la familia y de Eva González, como cómplice hilo conductor. Ella lo mismo presenta, que lo mismo explica la receta, que lo mismo sube al palco para sonsacar información a los familiares. O, lo que es lo mismo, González dinamiza el show para dotarlo de chicha extra.

Concursantes MasterChef
Concursantes de MasterChef atentos ante el duelo final.

Pero lo que convierte en especial a MasterChef Celebrity es su casting, que ha roto prejuicios para la posible participación de otros personajes populares en otro tipo de talent shows de estas características. Ya nadie es infravalorado por jugar en un formato de entretenimiento de televisión. En MasterChef pasan desde deportistas como el propio Craviotto o reputados intérpretes como Pepón Nieto o Anabel Alonso.

Un casting que, en esta edición, ha aguantado su capacidad de empatía con el espectador hasta el último minuto. El instinto televisivo -en comedia y emoción- de Silvia Abril y José Corbacho, junto con la competitividad entre fogones de Patricia Montero y Saúl Craviotto han conseguido una gala de despedida con el equilibrio perfecto entre  tensión y el necesario respiro cómico. En ese respiro cómico han ayudado mucho los caretos y dardos irónicos constantes de Abril, finalista de la edición. "Me siento tan poderosa que ahora, si pudiera, haría llover", sentenció con su rapidez de reflejos al pasar al duelo final.

Silvia Abril, MasterChef Celebrity
Cocina de autor.

De hecho, el papel de Abril ha sido un contrapunto genial a la intensidad de una noche que el inteligente guion de MasterChef promueve tensa y heroica. Esta es la manera de atrapar la atención del público durante las 3 horas de un formato que, en realidad, sólo debería durar 60 minutos. Gajes de la actual inversión televisiva en España, aunque este MasterChef Celebrity hubiera brillado también con una duración menor.

Porque Masterchef es un excelente programa que ha demostrado que la divulgación culinaria no está reñida con el espectáculo de la farándula. Aunque, al final, haya ganado el menos farandulero, Saúl Craviotto que, sin embargo, cuenta con un tirón ideal para vender libros y más libros de sus recetas en estas inminentes Navidades.

Ahora en portada

Comentarios