Lunes, 19.08.2019 - 16:14 h
A través de Aguileña de Inversiones S.A.

El dron de un vecino y un pleno exprés: así se gestó la 'ecomulta' a Sergio Ramos

Alcobendas ha acordado en pleno que una sociedad vinculada al futbolista debe pagar 250.000 euros por haber talado 80 encinas en La Moraleja.

Estado actual de la parcela que ha recibido la multa por talar toda la vegetación, en La Moraleja.
Estado actual de la parcela que ha recibido la multa por talar toda la vegetación, en La Moraleja. / Google Maps

La sociedad Aguileña de Inversiones S.A. -que tiene en su matriz accionarial una de las principales sociedades de Sergio Ramos, Sermos 32 S.L.- ha recibido este viernes una multa de 250.000 euros consensuada en pleno extraordinario en el Ayuntamiento de la localidad madrileña de Alcobendas. ¿El motivo? La tala de 80 encinas centenarias de una parcela en la urbanización La Moraleja, donde el laureado futbolista construye una vivienda. Pero, ¿cómo se gestó esta sanción que la firma de Ramos podría recurrir?

El origen de todo fue la denuncia de un vecino que en 2017, alarmado por la tala masiva de árboles de su nuevo compañero de linde, sobrevoló con un dron la parcela de Ramos y captó cómo estaba siendo el terreno literalmente limpiado. La Información ha podido hacerse con las imágenes del antes y el después de la propiedad, que constatan que la merma de la superficie arbolada es más que evidente. Una noticia que adelantó La Tribuna de La Moraleja.

Parcela previa a la tala de árboles en La Moraleja, Alcobendas
Imagen de la parcela antes de la tala de árboles en La Moraleja. / Google Maps

Conviene recordar que La Moraleja era, en su origen, bosque con apellido real. Según detallan desde la Entidad de Conservación de La Moraleja, a principios del siglo XVIII esta elitista urbanización del norte de Madrid era un coto de caza que formaba parte de los aledaños de El Pardo como patrimonio real. Los primeros datos que se conocen de la finca, ya con este nombre, se remontan al reinado de Carlos III, cuando se incorpora a la Corona el 22 de noviembre de 1777 con el nombre de Real Sitio de La Moraleja. De hecho, Carlos III incluye entre sus cuarteles de caza en distintos escritos a la Dehesa llamada de La Moraleja, situada en el término municipal de Hortaleza.

La Moraleja forma hoy, junto a las urbanizaciones adyacentes de El Soto y El Encinar de los Reyes, una continuidad de trama urbana entre las últimas expansiones al Norte del casco urbano de Madrid, como Sanchinarro y Valdebebas y los desarrollados al Sur de Alcobendas como Arroyo de La Vega. Por no hablar, de los polémicos ámbitos de La Carrascosa A y B.  Este antiguo bosque, hoy urbanización, abarca 950 hectáreas arboladas a diez minutos de Madrid. Como dicen sus habitantes, "La Moraleja sin sus árboles centenarios es un desarrollo de lujo más. Se despoja de historia a este sitio". Esto explica la indignación de los vecinos por la tala en la parcela de Ramos, que además está en una de las calles históricas de la finca, donde aún viven muchos de los pioneros de la urbanización, los propietarios que entraron a vivir aquí en los años cuarenta. 

Un expediente del PP culminado por el PSOE

El consistorio ha celebrado un pleno extraordinario cuyo único tema ha sido aprobar la sanción puesta por los técnicos de medio ambiente a la empresa. Una vez puesta la multa, la empresa sancionada puede reducir la cuantía de la sanción si paga en las próximas semanas. Además, la empresa también deberá reponer el arbolado poniendo a disposición del Ayuntamiento los árboles para su plantación en las zonas verdes que los servicios municipales determinen al respecto.

Que el pleno se celebrase este viernes no es casualidad. En julio terminaba el plazo para imponer la multa y el cambio de Gobierno (antes el consistorio estaba liderado por el 'popular' Ignacio García de Vinuesa y ahora por el socialista Ramón Sánchez Acera) no facilitaba el proceso. El problema arranca en 2017 cuando comenzaron las talas en la parcela. La Junta de Gobierno Local, en su sesión del 29 de enero de 2019, acordó el inicio del procedimiento sancionador a esta empresa. El caso es que la nueva ejecutiva ha decidido dar mazazo al asunto antes del verano y ha convocado este pleno exprés, que contraviniendo lo que suele ser habitual en esta ciudad del norte de Madrid, no se ha sido seguir por el canal municipal de Youtube. 

El consistorio ha dejado claro que "se trata de una infracción muy grave de la Ley 8/2005 de Protección y Fomento del Arbolado Urbano de la Comunidad de Madrid que ha conllevado la apertura de un expediente sancionador". Además, será la Comunidad de Madrid quien podrá abrir un proceso penal contra la propiedad por un delito medioambiental. Ramos tiene que mover sus fichas con calma, ya que en el consistorio de Alcobendas gobierna el partido de Albert Rivera, junto con el PSOE (se turnarán cada dos años). Y precisamente fue la vicealcaldesa Begoña Villacís, de la formación naranja, la que le ha dado el visto bueno a Los Berrocales, en el sureste de Madrid, donde Ramos tiene mucho dinero en juego (y una deuda de 24 millones de euros).

Dos casas en propiedad y una alquilada

Lo que resulta curioso de esta historia es que Ramos no se está construyendo una casa, sino dos en La Moraleja: la ya mencionada y una segunda -situada a escasos 500 metros- que adquirió, a través de Sermos 32 S.L. en un proceso de subasta pública, procedente de una ejecución hipotecaria a un famoso rejoneador. En este segundo caso, Ramos pagó 1,5 millones por una parcela tasada en tres. Un chollo para la zona, que revela su olfato para los negocios imobiliarios con el que está diseñando su plan B. 

Ramos vive en una tercera propiedad en La Moraleja, que tiene alquilada. Esta casa está tan cerca de Valdebebas como las anteriores y fue ocupada también en régimen de alquiler por Cristiano Ronaldo, mientras se construía su propiedad en La Finca, Pozuelo de Alarcón, que aún conserva. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios