Viernes, 22.03.2019 - 22:24 h
El futuro de Andalucía, en juego

Andalucía acude a las urnas bajo la losa de una década perdida para su economía

La región está aprovechando la reactivación menos que el resto de España: crece menos y aún no ha recuperado el PIB per cápita de antes de la crisis.

La década pérdida de la economía andaluza

Año 2018. Andalucía es junto a Canarias la única comunidad autónoma que aún no ha recuperado los niveles de renta per cápita anteriores a la crisis. En 2008, el año que marcó el inicio del descenso a los infiernos de la economía española, el PIB por habitante andaluz era de 18.625 euros; una década más tarde, después de tres años consecutivos con la economía nacional creciendo por encima del 3%, se sitúa en 18.470 euros. Es más, en 2008 este indicador estaba en el 76,7% de la media nacional y ahora supone tan solo el 73,9%, es decir, que Andalucía está hoy más lejos de la media nacional que antes de la crisis.

La percepción no mejora si se pone el punto de corte en la era de Susana Díaz. El año en el que la actual presidenta regional y candidata socialista a la Junta de Andalucía relevó a José Antonio Griñán (2013) la renta per cápita andaluza estaba en el 74,4% de media nacional, desde entonces ha perdido una décima por cada año de gobierno de Díaz, según el INE.

Este domingo seis millones y medio de andaluces están llamados a las urnas para elegir al Gobierno que regirá los destinos de Andalucía los próximos cuatro años. Lo harán, una vez más, bajo el estigma de residir en la comunidad autónoma con la tasa de paro más alta de España, con la certeza estadística de que Andalucía está aprovechando la recuperación menos que otros lugares del país - crece menos que la media nacional - y con la losa de haber atravesado una década perdida para la prosperidad y el empleo.

Los candidatos a la Junta llaman a la participación masiva
Los candidatos llaman a la participación masiva. / EP

Un rimbombante titular del ABC Sevilla señalaba hace apenas dos meses que Andalucía seguía en el furgón de cola de la UE en términos de prosperidad después haber recibido más de 100.000 millones en fondos europeos en los últimos 30 años. El asunto venía a colación por el retorno de Andalucía al 'club de las regiones europeas más pobres', aquellas cuya renta per cápita se sitúa por debajo del 75% de la media europea.

La comunidad autónoma vivió su momento de mayor prosperidad entre 2000 y 2005 cuando cogió la ola del 'boom económico' de la España de inicios de siglo e incrementó su peso en el PIB nacional del 13,4% a casi el 14%. La llegada de la crisis también castigó más a Andalucía que a otras regiones pero su peso nunca cayó por debajo de ese 13,4%....hasta el año pasado en que se situó en el 13,3%. Conclusión: en lo que va de siglo y pese al flujo de fondos europeos e inversiones domésticas el peso de Andalucía en la economía española no sólo no se ha incrementado sino que se ha reducido. 

Otro dato ilustrativo: desde que comenzó la recuperación, la economía española ha crecido un 13,5%; la andaluza, dos puntos menos.

La autonomía con más parados de España

Principios de 2008. A lomos de la burbuja inmobiliaria, la tasa de paro de Andalucía baja por primera vez en la historia de la barrera del 15%. Menos de un año después está ya en el 21% y a los dos años ya supera el 28%. Y lo peor estaba por venir. Susana Díaz 'aterrizó' en una región en la que una de cada tres personas con intención de trabajar no podían hacerlo, el 36%. Cinco años después esa tasa está en el 22,85% y el número de andaluces que queriendo trabajar no pueden hacerlo roza los 900.000 tras haber caído en alrededor de medio millón con la recuperación.

La comparación con lo que sucede en el conjunto de España, sin embargo, vuelve a situar a Andalucía en una peor posición comparativa. Desde 2013 el paro en Andalucía ha caído un 39%, mientras que en el conjunto de España lo ha hecho en un 47%. Resulta que la recuperación ha reducido más el paro en otros territorios que en Andalucía, la comunidad autónoma que sufre la tasa de desempleo más alta del país.

Andalucía tiene hoy 200.000 ocupados menos de los que tenía hace diez años, un fenómeno en el que no se diferencia mucho del resto del país que todavía no ha recuperado los niveles de empleo previos al estallido de la crisis, pero que tiene un sesgo algo más negativo porque mientras en el conjunto de España el porcentaje de personas en edad de trabajar que realmente está buscando un empleo se ha reducido en Andalucía se ha mantenido, lo que hace que la reducción del paro haya sido menor.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios