Domingo, 24.03.2019 - 04:45 h
Preocupada por la desaceleración del comercio mundial

Calviño alerta de la moderación del crecimiento y afea al PP bajar impuestos

La ministra de Economía asegura que los socios comunitarios han enviado al Gobierno mensajes "muy positivos" sobre el borrador de Presupuestos.

La ministra de Economía Nadia Calviño, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Senado. EFE/ Zipi
La ministra de Economía Nadia Calviño, durante la sesión de control al Gobierno en el Pleno del Senado. EFE/ Zipi

La ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, reprocha al anterior Gobierno de Mariano Rajoy la reforma fiscal de 2015 que rebajó algunos impuestos como IRPF, IVA o Sociedades, entre otros. Para Calviño, que ha concedido una entrevista a La Voz de Galicia, la decisión que tomó el equipo liderado por Cristóbal Montoro fue equivocada debido a que redujo sensiblemente una importante fuente de ingresos. En concreto, cifra el coste de la misma en 12.000 millones de euros en dos años. "Sin esa reforma, nuestro déficit y deuda podrían ser menores", afirma, recordando también que España tiene unos ingresos sobre PIB del 38%, siete puntos por debajo de la media de la UE. "Es muy cuestionable tomar esa decisión en un momento de déficit público por encima del 5% y una deuda pública próxima al 100%", añade.

Este reproche de la ministra de Economía al anterior equipo económico del Gobierno se produce en plena negociación presupuestaria del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Otro dardo dirigido hacia sus predecesores se refiere a la relación distante que mantenían Montoro y Guindos. Así se expresa Calviño: "Una característica de este Gobierno es la excelente relación que tenemos las ministras de Economía y de Hacienda. No sé si esto ha sido así en el pasado, pero ahora nuestros equipos trabajan de forma muy integrada, y nosotras estamos en contacto permanentemente para estar perfectamente coordinadas, ya sea en negociaciones en España o en el ámbito internacional".

La ministra alude en la misma entrevista al desaparecido (de momento) impuesto a la banca, asegurando que las entidades financieras realizarán si se aprueban los Presupuestos de 2019 "una aportación mayor a los ingresos públicos por el impuesto de sociedades". Sobre el impuesto a las transacciones financieras, Calviño matiza que esta tasa no gravará las operaciones habituales de los ciudadanos: sacar dinero del cajero o hacer una domiciliación. Hablamos de operaciones de compraventa de acciones, con un ámbito de aplicación muy bien definido; un impuesto que ya existe en países como Francia, con buen resultado de recaudación y sin impacto negativo en la gran mayoría de la población".

Los Presupuestos de 2019 y la subida impositiva

Calviño defiende con firmeza la reforma fiscal que anunció el jueves su compañera de Consejo de Ministros, María Jesús Montero: "Lo que estamos haciendo es tratar de hacer un sistema fiscal más progresivo, que paguen más quienes más tienen. Ese elemento se había perdido, y estamos articulando que el sistema impositivo en el futuro sea así; que sirva para ajustar las cuentas públicas pero también en términos de justicia social".

Sobre la revalorización de las pensiones de acuerdo al IPC, Calviño matiza que se trata, de momento, de un acuerdo temporal: "Se subirán este año y el año". Añade que "lo deseable" es que siempre se haga así y que el Gobierno del que forma parte seguirá trabajando para conseguirlo.

Este lunes el Ejecutivo socialista remitirá a la Comisión Europea el borrador presupuestario. Calviño espera una respuesta positiva desde Bruselas: "Las reacciones de nuestros socios e instituciones comunitarias son muy positivas porque esa agenda de crecimiento inclusivo es coincidente con la que se apoya desde Bruselas y desde otros organismos internacionales". Asegura también que las negociaciones dependerán "de cómo sea el marco conjunto de los Presupuestos, cómo se ajuste el déficit, cómo se articulen los gastos e ingresos" y añade que "la normativa comunitaria da margen a los Estados para definir sus prioridades políticas".

¿Síntomas de preocupación?

Calviño repasa en la entrevista con La Voz de Galicia cuáles son los datos que más le preocupan. "Yo por definición tengo que estar atenta a cualquier riesgo alrededor, a cualquier signo preocupante", afirma, avisando no obstante que, "en este momento, la coyuntura es positiva" y que "la economía española presenta un crecimiento robusto". Alerta que existen "riesgos a la baja, claro, en el ámbito internacional, relacionados con mercados emergentes, la normalización de la política monetaria, el Brexit, las tensiones comerciales... Pero la moderación del crecimiento es algo previsto, y acorde con el ciclo económico".

Esa "moderación del crecimiento" de la que habla Calviño no es, en este momento, preocupante para el Gobierno: "Tanto el consumo como la inversión siguen creciendo a tasas importantes en lo que va de año [...] Se mantiene la confianza de las empresas, se ha moderado algo la de los consumidores, pero no hay un cambio de tendencia. Tras tantos años de crisis, ha habido un efecto rebote del consumo y la inversión, que se irá agotando, pero que de momento sigue creciendo: en el segundo trimestre, la inversión en bienes de equipo creció un 10,8%", asegura.

Sobre las exportaciones y la dependencia española de ellas, la ministra de Economía afirma estar muy pendiente de la "desaceleración del comercio mundial". Y en referencia al turismo valora positivamente las cifras récord en los primeros ocho meses de año y avanza que el gasto por turista aumenta un 10%. "Hay que avanzar en turismo de más calidad, con más ingresos, y no solo por número de visitas", concluye.

Por último, sobre la situación del empleo, Calviño sentencia que "es una de nuestras grandes preocupaciones". "A pesar del fuerte crecimiento de estos años, no se han solventado algunos importantes desequilibrios. El paro sigue siendo muy elevado, al igual que la deuda pública, y el nivel de desigualdad no se ha reducido lo deseable. El objetivo es reducir esas brechas, de género, salariales, incluso geográficas... Hay que abordarlas ahora con un crecimiento robusto. Porque si llega una nueva crisis en el futuro hay que tener una sociedad más cohesionada y resistente", afirma.

La ministra avanza que el Gobierno llevará a cabo "ajustes estructurales en el sector público" para reducir "la alta deuda pública" que "es uno de los desequilibrios más importantes de la economía española".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios