Vivienda

Consejos para negociar una bajada de precio al comprar una vivienda

Existen una serie de estrategias para intentar negociar una rebaja en el precio del inmueble antes de comprarlo.

Con estos consejos podrás conseguir una rebaja en la vivienda
Con estos consejos podrás conseguir una rebaja en la vivienda / Alex Heras

Ya tienes la casa elegida, el dinero ahorrado e, incluso, has estado dándole vueltas y decidiendo la distribución de los muebles. Sin embargo, hay un detalle que no te acaba de convencer: el precio de la vivienda. 

Al comprar una casa debemos pasar por un proceso del que la mayoría de intenta huir y es la negociación del precio. Casi nunca las dos partes estarán contentas en un primer momento, por eso, si eres el comprador es conveniente seguir estos consejos para conseguir una rebaja en el precio de la vivienda.

1. Sacar a relucir los defectos de la vivienda

Aunque la casa sea perfecta para ti, seguro que encuentras algún defecto por donde conseguir una rebaja en el precio de la casa. El suelo, las ventanas viejas, una puerta que no abre del todo, el barrio… Existen muchas posibilidades y el vendedor de la casa será el primero en saber sus debilidades.

La clave consiste en hacer ver al dueño de la vivienda que tras la compra de esta tendremos que realizar alguna reforma. Pese a esto, no es recomendable achacar daños en la vivienda sino que nuestro interlocutor vea que estamos interesados en la vivienda y que estamos dispuestos a comprarla pero necesitaríamos una rebaja para dejarla perfecta.

2. No mostrarse muy entusiasmado por el piso

Como comprador, evita demostrar que estás muy interesado por la vivienda. Si pides una rebaja mostrando gran entusiasmo, la otra parte no cederá, ya que entenderá que solo es un farol y que el inmueble te interesa tanto que lo acabarás adquiriendo sea cual sea el precio final. 

Es conveniente revisar comentar con tu interlocutor que ya has visto otros pisos, que existen opciones interesantes por la zona y, si le corre prisa venderlo, seguramente dé su brazo a torcer.

3. Estudiar las posibilidades

Antes de aceptar un precio en la oferta de la vivienda, deberemos estudiar cómo está el panorama inmobiliario. Para poder establecer comparaciones es necesario fijarse en construcciones con las mismas características que el piso ofertado y, a partir de ahí, nos haremos una idea de lo que podemos y debemos pagar por el inmueble.

Si realmente se encuentran otras viviendas similares con precios más bajos es importante hacérselo saber al vendedor, porque se trata de una herramienta de presión importante para conseguir una rebaja en la propiedad hasta alcanzar un precio más adecuado al mercado.

4. Ante todo, educación y seriedad

Debemos ser serios a la hora de negociar un precio. No hay que subirse a las nubes y ofrecer algo demasiado barato, ya que el vendedor no tomará en serio nuestra oferta. Tampoco es productivo mostrarse desesperado o dar pena para modificar el precio, ya que hay más compradores y si el dueño de la vivienda no se fía de nosotros pasará a los siguientes.

Hay que mostrarse flexibles, ya que se trata de una negociación y no de un regateo y, sobre todo, respetuosos por la persona que tenemos enfrente y con la vivienda que nos oferta.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios