Ventajas y desventajas de la declaración de la Renta conjunta

Si los dos trabajamos, ¿es mejor hacer la Renta en conjunto o por separado?

Aunque se cumplan las condiciones para presentar la declaración de la Renta conjuntamente, no siempre merece la pena.

¿Es mejor la declaración de la Renta conjunta o individual?
¿Es mejor la declaración de la Renta conjunta o individual?
©[Wavebreakmedia de Getty Images] a través de Canva.com.

Con la campaña de la Renta 2020-2021 comenzada, muchas parejas se harán la misma pregunta: ¿es más rentable hacer la declaración de forma conjunta o por separado? Lo primero que hay que saber es que se trata de una opción voluntaria pero que no está al alcance de todo el mundo. Para poder acceder a ella resulta imprescindible que exista vínculo matrimonial. Es decir, la renta conjunta no se puede hacer sin estar casados. En ella se pueden incluir a los hijos menores que vivan o dependan de los padres y los que estén incapacitados.

Si no existe vinculo matrimonial o si hay una separación legar, en otras palabras, parejas de hecho y personas divorciadas podrán formar unidad familiar con sus hijos, pero solo el padre o la madre podrán hacerlo. En una pareja de hecho las dos partes nunca pueden tributar de forma conjunta.

Lo cierto, es que, aunque se cumplan las condiciones, no siempre merece la pena presentarla conjuntamente. De hecho, si los dos integrantes de la pareja trabajan fuera de casa casi en la mayoría de las veces compensará presentar dos individuales. El motivo, tal y como argumentó Paula Gallego, portavoz de TaxScouts, en el consultorio realizado por La Información y Finect, es que el IRPF es un impuesto progresivo que funciona por tramos, por lo que, si se hace conjunta, al ser una masa de ingresos más grandes se tributaría por tramos más altos.

Declaración conjunta y tramos del IRPF

Para la declaración de este año, aunque en enero se aprobó un nuevo tramo estatal, se sigue tributando bajo las mismas condiciones de pasados ejercicios. Así, hasta los 12.450 euros, el porcentaje de tributación es del 19%. Para la parte que se sitúe entre los 12.450 euros y los 20.200 del 24%; del 30% para la que comprenda entre los 20.200 euros y los 35.200; del 37%, entre los 35.200 y los 60.000 euros; y para aquella que sobrepasen los 60.000 euros del 45%.

Como es lógico, si se suman los ingresos de dos personas en una declaración conjunta es más fácil que se termine tributando en un tramo de IRPF más elevado. Por eso, como fórmula de compensación, existe una reducción para este tipo de casos. En concreto esta cuantía es de 3.400 euros para unidades familiares compuestas por ambos cónyuges e hijos, en caso de haberlos; y de 2.150 euros para unidades familiares formadas por el padre o la madre y todos los hijos que convivan con uno u otro. Esta última es la reducción que correspondería a familias monoparentales o parejas de hecho con hijos en los que solo uno de los miembros puede hacer la declaración como unidad familiar con los niños.

Además, otro motivo por el que suele compensar hacerla por separado es la reducción para quienes tengan una hipoteca de antes de 2013. En el caso de la deducción por adquisición de vivienda es posible desgravar un 15% de la hipoteca y seguros ligados al préstamo sobre un máximo de 9.040 euros tanto en tributación individual como conjunta. En la práctica, esto supone que si la declaración se presenta en pareja la desgravación máxima entre los dos es de 1.356 euros, mientras que si se hace por separado cada uno se puede desgravar 1.356 euros.

Eso sí, si los dos miembros cuentan con un salario, pero las rentas de uno de los cónyuges son limitadas si que puede compensar optar por la declaración conjunta, ya que se podría sacar partido de la reducción de 3.400 euros. Por eso, antes de tomar la decisión sobre si optar por una modalidad u otra lo más recomendable es aprovechar las herramientas de uso gratuito de Hacienda con las que se pueden hacer pruebas y pasar de la declaración conjunta a la individual fácilmente para ver el resultado en ambos casos. Además, si se tienen dudas o no se está seguro de si se están aprovechando todas las deducciones que se tienen al alcance, muchas veces compensa realizar la declaración con la ayuda de un profesional.

Mostrar comentarios