Según Steve Adcock, retirado antes de los 35 años

"Este es el mayor error que tienen las personas sobre la jubilación anticipada"

Adock y Courtney son una pareja estadounidense que se retiraron temprano y que llevan años dando consejos, charlas, vídeos o publicando libros sobre el movimiento FIRE.  

Los gastos reales de la jubilación acostumbran a ser mayores que los planificados previamente.
"Este es el mayor error que tienen las personas sobre la jubilación anticipada"
©[Westersoe de Getty Images Signature] a través de Canva.com.

Steve Adock y su mujer Courtney son una pareja afincada en Arizona. El próximo año llegarán a las 40 primaveras. Él tiene estudios en tecnología y ella es ingeniera. Esto es un breve, brevísimo, resumen de una vida que podría ser totalmente ordinaria... si no fuera porque ambos llevan jubilados más de un lustro. Pertenecen al conocido como movimiento FIRE (Financial Independence and Early Retirement; algo así como 'independencia financiera y jubilación temprana'), un estilo de vida que en Estados Unidos se ha vuelto particularmente popular entre los millennials y que desde la última década no ha dejado de ganar adeptos gracias a blogs, podcasts, libros, foros de Internet, etc. 

El movimiento FIRE consiste básicamente en encontrar fórmulas de aumentar los ingresos y/o reducir gastos y maximizar lo posible las tasas de ahorro. El objetivo es acumular activos hasta que los ingresos pasivos proporcionen el suficiente dinero para poder dejar el trabajo. Algunos optan por una vida austera durante años, otros por inversiones o por tener varios trabajos. 

Pero volviendo a Adock y Courtney... la pareja lleva ya tiempo dando charlas, haciendo vídeos o hablando para medios como la CNBC, donde ofrecen sus consejos y detallan su modo de vida tras la jubilación y las técnicas de ahorro que siguen llevando a cabo. Él cuenta como una de la pregunta más repetida durante todos estos años ha sido si todavía se considera un trabajador, alguien que, por decirlo de algún modo, se mantenga activo en el mercado laboral. 

Las oportunidades seguirán ahí

Y es en este punto cuando Adock habla de uno de los errores y miedos más comunes que impide a la gente unirse al movimiento FIRE y por lo tanto, jubilarse anticipadamente: el temor a no poder conseguir otro trabajo si cambian de opinión después de unos años. "Uno de los conceptos erróneos más grandes sobre la jubilación anticipada es que nunca más podrá volver a trabajar o que nunca podrá volver a hacer nada por dinero", dice y añade: "Eso simplemente no es cierto. De hecho, si se retira antes es probable que encuentre oportunidades para generar ingresos si lo desea". 

Eso sí, Adock admite que lo que no podrán hacer la mayoría de los jubilados anticipados es "recuperar su mismo trabajo", pero que será totalmente viable encontrar empleo en otra parte, ya que, explica, las habilidades que tenía seguirán siendo comercializables. En su caso, ha llegado a recaudar unos 14.000 euros en el último año, gracias a sus libros electrónicos (sobre el movimiento FIRE), su canal de Youtube, así como otros trabajos ocasionales. 

¿Esto es posible en España? 

Ahora bien, la pregunta del millón y que lleva tiempo rondando en varios foros o vídeos de Internet es si el movimiento FIRE se puede replicar en España. Recordemos que la idea de este modo de vida es jubilarse a los 40, 50 o, incluso 30, como el caso de Adock y Courtney, tras haber conseguido unas tasas de ahorro de entre el 50 y el 75 por ciento. Lo cierto es que a día de hoy es (casi) imposible llevarlo a cabo en España, ya que, entre otros motivos, la diferencia salarial es evidente. 

Lo que sí es posible, y es de lo que habla precisamente Adock, es de seguir activo una vez te hayas jubilado (entre los 60 y 65 años, eso sí). Y es que existe la posibilidad de trabajar como autónomo y cobrar la pensión 

Jubilación activa 

En la jubilación activa los trabajadores autónomos cuentan con una ventaja a diferencia de los asalariados: pueden llegar a cobrar el 100% de la pensión. Esta modalidad solo se permite en el trabajo por cuenta propia, aunque se deben cumplir con el requisito de tener al menos un trabajador contratado por cuenta ajena. La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo introdujo esta posibilidad.

Durante ese período de compatibilización de la pensión con el trabajo por cuenta propia, el pensionista no tendrá derecho a los complementos para pensiones inferiores a la mínima. Aunque el beneficiario sí tendrá la consideración de pensionista a todos los efectos. Finalizado ese período al cesar la actividad por cuenta propia, se restablecerá el percibo íntegro de la pensión de jubilación. Es decir, se pasará a cobrar de nuevo el 100% de la pensión a la que se tiene derecho.

De acuerdo a la Ley General de la Seguridad Social, mientras se realice un trabajo, compatible con la pensión, los empresarios y los trabajadores cotizarán al Régimen General únicamente por incapacidad temporal y por contingencias profesionales. No obstante, quedarán sujetos a una cotización especial de solidaridad del 8% sobre la base de cotización por contingencias comunes, no computable a efectos de prestaciones, que se distribuirá entre ellos, corriendo a cargo del empresario el 6% y del trabajador el 2%.

Mostrar comentarios