Tres factores a tener en cuenta

Productos vinculados a préstamos: ¿valen la pena para rebajar el interés?

Los bancos ofrecen estos productos para presuntamente rebajar el interés del préstamo...  ¿pero realmente es así?

El TIN y la TAE determinan el coste final de un préstamo.
Así funcionan los productos vinculados a préstamos-
©[stevanovicigor de Getty Images] a través de Canva.com.

La moda de poder pedir préstamos sin cambiar de banco es cada vez más frecuente. Estas ofertas nos permiten obtener financiación sin tener que abrir una cuenta en la entidad en la que solicitamos el crédito. Eso sí, también es común que los bancos, para fomentar que estas personas se conviertan en clientes, ofrezcan rebajas en el interés del crédito a cambio de contratar otros productos vinculados, como un seguro o una tarjeta de crédito, nos explica el comparador financiero HelpMyCash.com. Pero, ¿vale la pena contratar estos productos vinculados a cambio de la rebaja en el préstamo?

3 factores a tener en cuenta para tomar la decisión

Para decidir si nos interesa o no hay que analizar tres variables. La primera es el coste de la vinculación. Estos productos o servicios vinculados podrán ser gratuitos (como domiciliar la nómina) o tener un coste adicional (como contratar un seguro). Además, también es importante revisar durante cuánto tiempo debemos tener contratados estos productos, si el primer año o toda la vida del crédito.

El segundo factor es cuánta rebaja podemos conseguir a cambio de contratar ese producto, nos explica HelpMyCash.com. Por norma general mientras más caro sea el producto a contratar, más rebaja obtendremos.

El tercer factor es si nos interesa contratar dicho producto por sus características. Además de la parte económica, debemos valorar si es interesante para nosotros. Por ejemplo, si nos piden contratar un plan de pensiones con una aportación periódica, debemos saber que ese dinero (aunque es nuestro) no podremos recuperarlo hasta jubilarnos y que se trata de un producto de inversión, por lo que es recomendable analizar a fondo si queremos un producto así o no.

Para calcular qué opción es la más barata, es recomendable realizar una simulación del coste total del crédito al consumo sin la rebaja y compararlo con otra simulación del coste total del préstamo con la rebaja y sumando el coste de los productos vinculados durante toda la vida del crédito. De esta manera, podremos ver en términos totales cuál será la opción más conveniente para nosotros.

Una alternativa a las vinculaciones son los préstamos baratos sin ataduras de ningún tipo. Por ejemplo, el Crédito Proyecto de Cofidis nos permite financiarnos desde el 5,07% TAE sin cambiar de banco y sin contratar otros productos vinculados.

Mostrar comentarios