También denominada tasa de reemplazo

Jubilación: ¿qué es la tasa de sustitución de las pensiones y cómo se calcula?

Es un indicador que determina el porcentaje que la pensión representa respecto a los ingresos anteriores comparando el poder adquisitivo durante la vida laboral del trabajador y una vez jubilado.

El cálculo de la pensión de jubilación viene determinado por varios factores.
El cálculo de la pensión de jubilación viene determinado por varios factores.
Canva.

La pensión pública que se obtendrá en el momento de la jubilación es una de las cuestiones que más preocupan a los trabajadores, especialmente a aquellos cercanos a la edad. Contar con 15 años de cotización, dos de ellos en los últimos 15 años antes de jubilarse, da derecho al trabajador a recibir la prestación pública de jubilación, pero el importe no siempre es suficiente para mantener el nivel de vida. Al jubilarse los ingresos siempre se reducen, pero hay que tener en cuenta que muchos gastos también. 

Para salir de dudas y poder planificar la etapa de la jubilación se utiliza la tasa de sustitución o de reemplazo que calcula el poder adquisitivo que permite la pensión pública que se percibe en comparación con el nivel de vida que se mantenía con los últimos salarios. En concreto, esta tasa compara los últimos salarios del trabajador con la pensión que pasa a percibir y determina el porcentaje que la jubilación representa respecto a los ingresos anteriores

Para obtener el porcentaje se divide la pensión entre el último sueldo recibido y se multiplica por 100. Por ejemplo, un trabajador cuyo último sueldo fue de 2.000 euros y al jubilarse pasa a percibir una pensión de 1.700 euros, la tasa de reemplazo será del 85%. Este porcentaje, además, determina, que el trabajador tendrá una pérdida de poder adquisitivo del 15%

El porcentaje resultante permite al trabajador hacerse una idea de cuánto cobrará y qué poder adquisitivo perderá para poder compensar su situación cuando llegue la jubilación. Hay que tener en cuenta que esta tasa no contempla que el jubilado pueda tener otros ingresos, por ejemplo de planes de pensiones u otros productos de ahorro. De hecho esos productos de ahorro pueden compensar la pérdida de ingresos respecto a su salario. 

Estos productos se hacen cada vez más fundamentales ante la situación de incertidumbre por el sistema de pensiones, cuya viabilidad está en entredicho. La jubilación de la denominada generación 'baby boom' revertirá la pirámide poblacional con cada vez más jubilados y menos trabajadores, cuyas cotizaciones, además, son menores. 

Comparación respecto a otros países

Por otra parte, la tasa de sustitución también permite comparar los sistemas de pensiones de diferentes países para medir su eficacia. Para muchos trabajadores la pensión pública supone la principal fuente de ingresos. En España, la tasa de media de reemplazo es del 72,3% según datos de 2018 que recoge la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos). Ese porcentaje significa que de media los trabajadores pierden poco menos del 30% del poder adquisitivo. 

El nivel de vida que permiten las pensiones en el país es alto comparado con otros países. En la lista que recoge la OCDE, España ocupa el séptimo puesto, mientras que los europeos India, Italia, Luxemburgo, Austria, Dinamarca y Portugal se encuentra por encima. Eso sí, muchos países muestran una tasa diferente para hombres y para mujeres, generalemente en detrimento del sexo femenino, no ocurre así en España que registra la misma tasa en ambos casos.

La media de los países de la Unión Europea está muy por debajo de la española, 52% en el caso de los hombres y 51,75 en el de las mujeres. Esto significa una pérdida de poder adquisitivo en torno al 48%. La media de la OCDE también se reduce, al 49% y 48,2%, respectivamente. Además, entre los países con menor tasa de reemplazo destaca Reino Unido, el segundo por debajo y con una tasa ligeramente inferior al 22%, o Rumanía, Irlanda, Lituania y Polonia, todas por debajo del 30%. 

Mostrar comentarios