Lunes, 15.07.2019 - 23:01 h
El sector ha repartido 25.000 millones desde 2015.

El BdE busca poner coto a la 'fiesta' del dividendo de la banca para subir el capital

El supervisor incide en que los dividendos han restado casi dos puntos porcentuales de solvencia al sector en los últimos cuatro ejercicios.

Ana Botín
El BdE busca poner coto a la 'fiesta' del dividendo de la banca española. / Efe

El Banco de España está decidido a que la banca deje de estar a la cola de Europa en términos de solvencia. Por ello, quiere poner coto a la 'fiesta' de dividendos que han repartido las entidades entre sus accionistas durante los últimos cuatro años, que asciende a 25.000 millones de euros, un importe que se traduce en casi dos puntos porcentuales menos de capital para el conjunto del sector bancario.

La institución que preside Pablo Hernández de Cos hace esta sugerencia en la última edición de su Informe de Estabilidad Financiera (IEF), correspondiente a la primavera del ejercicio 2019. En el documento, el supervisor subraya que la caída hasta el 12,2% del capital CET1 -el de mayor calidad- de los bancos en el último año contrasta con el alza de los dividendos distribuidos por el sector en este mismo periodo.

En concreto, el Banco de España incide en que si las entidades siguen destinando la mitad de su beneficio neto a retribuir a sus accionistas no serán capaces de generar el capital suficiente para atender un repentino incremento de la demanda de créditos o para afrontar la necesidad de realizar nuevas provisiones sin que su solvencia se vea comprometida de manera notoria.

"Con una ratio 'pay-out' en el entorno del 50% del beneficio neto para el conjunto del sector, la generación orgánica de capital no parece ser la suficiente para que las entidades pudieran dar una respuesta rápida a un aumento de la demanda de crédito, o hacer frente a la necesidad de absorción de pérdidas en caso de la materialización de alguno de los riesgos señalados en este IEF, sin una erosión adicional significativa de su ratio de CET1", reza el documento publicado por el supervisor.

Fuentes de la Dirección General de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España niegan que esto suponga una advertencia específica al respecto de la política de dividendos de las entidades, sino que explican que se trata de una simple apreciación. "Lo que estamos haciendo es un ejercicio en el que ponemos una serie de puntos y dejamos que sean los bancos quienes los unan, no hay ninguna recomendación", apuntan estas fuentes.

Tanto CaixaBank como Banco Santander han anunciado recientemente que elevarán su dividendo en 2019. La entidad catalana está dispuesta a repartir hasta el 60% de sus ganancias entre los accionistas, mientras la cántabra prevé elevar su franja de 'pay-out' hasta el 40-50%, desde el 30-40% actual. El grupo que preside Ana Botín, no obstante, echó marcha atrás en su intención de volver este año al dividendo solo en efectivo y seguirá ofreciendo la posibilidad de recibirlo en acciones, lo que contribuye a mejorar su solvencia.

​Caso aparte merece Bankia, que aspira a repartir 1.000 millones de euros el próximo ejercicio entre sus accionistas, aunque gran parte de este 'megadividendo' se corresponde con el reparto de su exceso de capital. BBVA prevé mantener el 'pay-out' entre el 35-40% y Bankinter en el 50%, mientras que Banco Sabadell quiere mejorar su ratio CET1 hasta niveles cercanos al 12% con la distribución de la mitad de los casi 900 millones en beneficios que prevé conseguir en el año.

Cuestiona la capacidad para afrontar otra crisis

Sea como fuere, la insistencia del Banco de España en que el sector bancario mejore su nivel de solvencia, además de porque se encuentra a la cola de Europa, se debe a la "elevada sensibilidad" de la ratio de capital de las entidades ante algunos riesgos de carácter macroeconómico, como un descenso de la actividad, una reducción de la confianza de consumidores y empresas, la reversión de las cotizaciones en bolsa o una reducción de los precios de la vivienda.

Cualquiera de estos fenómenos, por sí solo, rebajaría en dos puntos porcentuales de media la ratio de solvencia de las entidades en un horizonte de tres años, un impacto asumible asumible para el sector. "Sin embargo, no debe olvidarse que, en un escenario económico adverso, es posible la materialización simultánea de varios de estos riesgos", advierte la institución.

El Banco de España, además, contesta a las críticas vertidas desde el lobby de la banca respecto a la contradicción de reforzar capital al tiempo que se está pidiendo a las entidades un incremento de su rentabilidad. "Cuanto más capital, mayor posibilidad de aumentar el crédito", señalan las fuentes consultadas, que creen que no es "evidente" que una mejora de la solvencia implique una caída de la rentabilidad en el medio plazo. "No tengo preocupación por dejar de ser el primero de Europa en rentabilidad, lo que no me gusta es ser el último en términos de capital", zanja una de estas fuentes.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios