Martes, 17.09.2019 - 05:20 h
Trasvase de profesionales

Bankinter arrebata al Popular el negocio de los 6.000 pilotos afiliados al Sepla

El banco se adjudica el acuerdo con el sindicato, que le abre el acceso a sus socios con servicios y prestaciones a condiciones privilegiadas

Sepla denuncia que Iberia pierde peso en Latinoamérica en favor de Air France
El Sepla abre un cauce a Bankinter para captar clientes entre los 6.000 pilotos de aerolíneas con base en España. / L. I.

Cuando una entidad financiera se expone a los focos por problemas e incertidumbres es usual que en el camino se deje clientes. Bankinter ha arrebatado al Popular el acuerdo de prestación de servicios financieros en condiciones privilegiadas que tenía con el Sepla y que en el mundo financiero viene a ser como una ventanilla excepcional para hacer negocio con colectivos profesionales. En este caso sirve de llave para acceder a más de 6.000 pilotos comerciales de todas las aerolíneas con base en España, confirman fuentes al corriente del cambio de proveedor.

El convenio abre el catálogo del banco con productos de todo tipo (para el ahorro, financiación o coberturas) en condiciones ventajosas o con propuestas diseñadas 'ad hoc' para sus necesidades específicas. Sin embargo, va más allá del acuerdo financiero al uso para empresas porque se dirige a uno de los grupos profesionales más concurridos y atrayente por el perfil económico medio alto y alto. Un nicho de clientela que se disputan las entidades por su mayor consumo y capacidad de inversión en productos generadores de los buscados ingresos por comisiones.

“La red de banca privada del Popular ha salido golpeada” con el prolongado tiempo de incertidumbre, refieren fuentes del mercado que encuentran cierto paralelismo, aunque alejado y puntual, con el trasvase de usuarios que sufrieron las antiguas cajas de ahorros o la banca andorrana cuando le salpicó el escándalo de BPA por el simple interés de la clientela en desligar su nombre de los servicios financiero del Pirineo, sobre los que se extendió una mácula a raíz de la crisis en la matriz de Banco Madrid aunque nada tuviesen que ver con ella.

A la banca personal del Popular le pasan factura los temores que durante largos meses sobrevolaron a la entidad y, según las fuentes consultadas, el fiasco inversor de clientes en títulos emitidos por la propia entidad -el banco colocó el 42,7% de los 2.500 millones de euros captados con la ampliación del verano de 2016 en la red de sucursales, es decir, entre clientes particulares y empresas y el personal en plantilla-.

La decisión de mover el acuerdo del Sepla es posterior, ya que ha tenido lugar recientemente, con las dudas sobre la entidad despejadas tras su venta al Santander. Coincide además con un cambio de dirección en el sindicato que ha podido ponderar, sobre todo, la letra pequeña de la oferta formulada por Bankinter, una entidad de alto sesgo además en banca personal y privada, apuntan fuentes consultadas. Pero resta.  

El Santander reconoció en la última presentación de resultados la pérdida de grandes cuentas en Popular como una reacción casi esperada tras sacar del escaparate los ‘superdepósitos’ con que los que el banco había estado ‘dopando’ el balance: atrayendo fondos para compensar la fuga de dinero y garantizarse la liquidez necesaria. El Popular llevaba desde finales de 2016 gestionando la problemática con extratipos y llegó a captar recursos de particulares al 4% y al 1% de institucionales -fondos, Sicav, aseguradoras, etc-. Éstos últimos acelerarán su asfixia cuando salen en desbandada en las últimas semanas. Habían acudido también en manada al Popular porque pagaba mientras que otros bancos les repercutían los costes de administrarles el dinero porque el Banco Central Europeo (BCE) cobra un 0,4% por custodiar la liquidez.

El Santander restó importancia a dicha pérdida de usuarios ante sus márgenes inexistentes o negativos por el coste de retribuir el pasivo o ‘dinero caliente’. Sin embargo, la retención del resto de clientes -particulares y pymes- es su objetivo número uno en el Popular, ya que su cartera se vio seriamente vapuleada porque muchos invirtieron en la entidad en las ampliaciones de 2012 ó 2016 o, incluso, adquirieron bonos, y han visto desaparecer su dinero con la resolución.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios