Sábado, 15.12.2018 - 06:16 h
Prevé cerrar 800 oficinas

Caixabank y su objetivo 2021: elevar la rentabilidad al 12% y 'pay out' del 50%

La entidad financiera apuesta por el nuevo modelo de oficina 'store' y se marca abrir hasta las 600 en un plazo de tres años. 

Una sucursal de CaixaBank en imagen de archivo. EFE
Caixabank se fija elevar la rentabilidad en un 12% y un 'pay out' superior al 50%. EFE

CaixaBank quiere alcanzar una rentabilidad (ROTE) superior al 12% de aquí a 2021, período en el que además acelerará su transformación digital, apostando por el modelo de oficina "store", duplicando su número y llegando a las 600 en un plazo de tres años, aunque si bien a costa de también recortar hasta en 800 (de 4.461 en este año a 3.640 en tres años) el total de oficinas, con la consiguiente reducción de plantilla. Estos son algunos de los objetivos que contempla el nuevo plan estratégico de CaixaBank 2019-2021, que el presidente de la entidad, Jordi Gual, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, presentarán este martes a analistas e inversores en Londres.

En su nueva hoja de ruta, el grupo contempla asimismo otra serie de objetivos básicos como los de incrementar sus ingresos "core" (que pivotará sobre el crecimiento de la financiación a empresas, consumo y ahorro a medio-largo plazo, con un incremento por encima de mercado), así como reducir sus activos no estratégicos, situar la ratio de morosidad por debajo del 3% y mantener una política de dividendo atractiva para los inversores, con un objetivo de "pay out" (porcentaje del beneficio que se destina a dividendos) por encima del 50%, informa Efe.

La entidad prevé lograr todos estos objetivos en una fase más madura del ciclo económico, con una proyección del crecimiento del PIB para España y Portugal de alrededor del 2% anual en los próximos años, y con una previsible subida "muy gradual" de los tipos de interés.

Según ha explicado la entidad en una nota de prensa, su principal objetivo en el próximo trienio es "mejorar la experiencia del cliente" y por ello, el Plan "prevé seguir transformando la red de distribución para ofrecer mayor valor al cliente; intensificar el modelo de atención remota y digital, y continuar extendiendo la oferta con nuevos productos y servicios".

La nueva hoja de ruta de CaixaBank dibuja cinco grandes líneas estratégicas: ofrecer la mejor experiencia al cliente; acelerar la transformación digital; potenciar una cultura centrada en las personas; generar una rentabilidad atractiva para los accionistas, manteniendo la solidez financiera, y ser referentes en gestión responsable y compromiso con la sociedad.

En España, el nuevo plan estratégico plantea asimismo una "aceleración ambiciosa" de la transformación digital, lo que afectará a la reconfiguración de la red de distribución, con la consolidación del modelo de oficina "store", muy enfocada en la atención personalizada al cliente y con un horario de apertura más amplio. CaixaBank prevé pasar de las 285 oficinas de este tipo previstas a cierre de este ejercicio a las 600 en 2021, y apuesta también por mantener el modelo de AgroBank en el ámbito rural, con más de un millar de sucursales en poblaciones de menos de 10.000 habitantes.

De hecho, en el plan de recorte de oficinas previsto en los próximos tres ejercicios, y que continúa un ritmo similar al del anterior plan (que acabó con cerca de 900 locales menos ya), Caixabank sí pretende mantener tal y como está la oferta de su red rural, es decir, que no habrá reducciones en este sector. 

Con todo, la entidad se propone intensificar el modelo de atención remota inTouch (gestión comercial a distancia), llegando a los 2,6 millones de clientes en 2021, frente a los 600.000 actuales. Aún en el ámbito tecnológico, CaixaBank quiere apostar por el uso del "blockchain", la inteligencia artificial y la robótica, así como por nuevas metodologías de trabajo que impulsen la flexibilidad y mejoren la eficiencia.

Además, durante el próximo trienio CaixaBank se ha marcado el objetivo de potenciar el talento de su personal, dar más autonomía a las oficinas, promover proyectos transversales e impulsar la agilidad en la toma e implantación de las decisiones. En Portugal, el foco se centrará en seguir creando valor en el Banco Portugués de Inversión (BPI), consolidar el modelo comercial y mejorar la rentabilidad.

Por su parte, Jordi Gual ha subrayado que el Plan pretende "generar valor de manera sostenible para todos los stakeholders (clientes, accionistas, empleados y el conjunto de la sociedad), de acuerdo con la misión del Grupo: contribuir al bienestar financiero de nuestros clientes y al progreso de toda la sociedad".

El presidente de CaixaBank anunció las líneas estratégicas del nuevo plan, "con la satisfacción y la confianza que nos da el haber alcanzado con éxito los objetivos del plan Estratégico 2015-2018". Por ejemplo, ha destacado que en los últimos cuatro años se ha "reforzado nuestro liderazgo comercial en España en base a un modelo de banca minorista de proximidad, con la mejor oferta omnicanal y propuestas de valor especializadas e innovadoras; y también hemos completado la integración de BPI, el mejor banco de Portugal en 2018, según Euromoney".

Además, el presidente de CaixaBank recordó que "hemos situado la rentabilidad en unas cotas que ya superan el coste de capital; hemos mejorado la calidad de nuestro balance y ganado foco al desprendernos de activos no estratégicos; y hemos culminado la desconsolidación prudencial de CaixaBank del Grupo CriteriaCaixa".

Por su parte, Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, detalló que en los próximos años "queremos consolidar un Grupo financiero líder e innovador, con el mejor servicio al cliente y un referente en banca socialmente responsable".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios