Sábado, 30.05.2020 - 08:49 h
Unos pagarán y otros no

El confinamiento de dividendos del BCE abre grietas en la estrategia de la banca

Las autoridades de Francfort instaron a las entidades a la cancelación de las retribuciones a los accionistas con cargo a los ejercicios 2019 y 2020. 

Christine Lagarde
Christine Lagarde, presidenta del BCE. / EP

El Banco Central Europeo sigue tomando medidas para tratar de paliar las consecuencias económicas del coronavirus. La última llegó el pasado viernes en forma de carta a las diferentes entidades financieras. En ella, la autoridad comunitaria les instaba a evitar el pago de dividendos hasta, al menos, octubre de 2020. En cambio, la forma de hacerlo creaba una brecha en la tradicional estrategia de la banca al marcar la diferencia entre los que retribuirán a sus accionistas y los que no podrán hacerlo, al menos, hasta que se conozcan las consecuencias de esta crisis sanitaria a final de año. 

El Banco Central Europeo señalaba que esta nueva recomendación no anula retroactivamente los dividendos ya pagados por algunos bancos para el año financiero 2019. Sin embargo, aquellos que han pedido a sus accionistas que voten la distribución de un dividendo en su próxima junta "se espera que enmienden dichas propuestas en consonancia con la recomendación actualizada", señalan. De acuerdo con esta información, y debido al momento del año en que nos encontramos, en plena temporada de juntas de accionistas, algunos tendrán la posibilidad de pagar y otros no deberían hacerlo. 

La banca es uno de los sectores que habitualmente ha ido de la mano en la mayoría de los aspectos, también en el pago de dividendos. De hecho, el sector financiero ha compensado tradicionalmente el valor en bolsa de sus títulos a través de las entregas a cuenta a los propietarios de estos. Por ello, que ahora unas entidades puedan hacer efectivo este derecho y otras se vean afectadas por la recomendación del BCE y por tanto tengan que anularlo abre una brecha nunca vista en la historia del sector financiero en nuestro país.

Bankia, Sabadell, Bankinter y BBVA son las entidades del Ibex 35 que ya han votado sus dividendos con cargo al ejercicio 2019, pero solo una de ellas, la capitaneada por María Dolores Dancausa, ha hecho efectivo el pago -0,097 euros que se abonaron el pasado día 26 de marzo-. La entidad heredera de la antigua Caja Madrid aprobó en su reunión anual el pasado viernes la entrega a cuenta de su dividendo ordinario por valor de 0,11 céntimos y lo pagará este miércoles, sin cambios.

En una situación similar se encuentran Sabadell y BBVA. El banco con sede en Alicante aprobó el jueves un dividendo de 0,02 euros a pagar el próximo día tres de abril, mientras que la marca que capitanea Carlos Torres hizo lo propio con un reparto de 0,16 euros que se hará efectivo el próximo día nueve. Lo aprobado, aprobado está y las entidades podrán pagar a sus accionistas tal y como tenían previsto, o, al menos, esa es la intención manifestada desde fuentes del propio sector.

En cambio, hay otras entidades que se verán potencialmente afectadas por esta nueva 'recomendación' del BCE. Es el caso de Caixabank que hace unos días anunció una rebaja de su dividendo con cargo a las cuentas de 2019 que hacía que pasase de los 0,15 euros inicialmente anunciados hasta los 0,07 euros. Este movimiento se llevaba a cabo al mismo tiempo en que se desconvocaba 'sine die' la junta prevista para esta semana. El cobro de este dividendo estaba marcado para el día 15 de abril, pero estas recomendaciones podrían alterarla. 

El otro gran banco del Ibex y el más importante de España, Santander, tomó cartas en el asunto antes de que el BCE hablase y decidió hace unos días postergar el pago del dividendo a sus accionistas que tradicionalmente lleva a cabo en noviembre hasta la junta del próximo 2021, por lo que cumpliría con las recomendaciones del BCE. La entidad que preside Ana Botín mantiene, pese al cambio de localización como consecuencia del Covid-19, la junta para esta semana.  El dividendo con cargo al pasado ejercicio ya fue distribuido a los accionistas a primeros de noviembre.

Cabe recordar que la pasada semana la Comisión Nacional del Mercado de Valores de forma conjunta con el Colegio de Registradores atendieron las peticiones de varias compañías españolas y permitieron realizar modificaciones en la aplicación de resultados -y como consecuencia en el reparto de dividendos- con respecto a sus planes iniciales en las diferentes cotizadas, permitiendo incluso diferirlos. Este camino fue el que tomó Santander y otras compañías más allá del sector financiero.

Ahora, la 'recomendación' del BCE insta directamente a llevar a cabo esta medida en pro de reforzar los niveles de capital de la banca. "El capital conservado por abstenerse, tanto de la distribución de dividendos como de la recompra de acciones ,también puede utilizarse para apoyar a los hogares, los pequeños empresas y sociedades prestatarias y/o absorber las pérdidas por las exposiciones existentes a dichos prestatarios", terminaba la comunicación del Banco Central Europeo. En definitiva, no es momento de repartir con los accionistas, es momento de guardar y poder prestar a quien lo necesite.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING