Ante las restricciones que impone el Gobierno

La banca riega de crédito a empresas más allá del ICO: 40.000 millones sin avales

  • Las entidades dedican las garantías públicas a las compañías o autónomos que son clientes y dan otro tipo de préstamos al resto de solicitantes.
Fotografía de un cajero de un banco con billetes de euro. No todos los ahorros en un banco están seguros en una crisis económica.
Fotografía de un cajero de un banco con billetes de euro. No todos los ahorros en un banco están seguros en una crisis económica.
Canva.

Las entidades bancarias llevan más de un mes trabajando a pleno rendimiento para conceder préstamos a pymes, autónomos y grandes empresas que se han visto perjudicadas por la situación sobrevenida del coronavirus. Una de las medidas estrella del Ejecutivo de Pedro Sánchez fue la puesta en marcha de una línea de avales públicos de hasta el 80% del préstamo para facilitar la concesión de esta liquidez para los que más la necesitaban. De ella se han habilitado hasta 64.500 millones de euros en diferentes tramos de los que se han concedido poco más de la mitad, según los últimos datos oficiales del Ministerio de Asuntos Económicos. 

Gracias a estas garantías del Estado, la banca ha movilizado, de acuerdo con la misma fuente, 47.751 millones de euros hasta el pasado miércoles, cifra que seguirá creciendo en los próximos días. En cambio, la estrictas medidas que se tienen que cumplir para que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) avale los préstamos hace que muchos no puedan acceder a ellas. En esos casos, la banca está haciendo llegar la liquidez cargando el riesgo contra sus propios balances. "En estos meses ya hemos dado más de 40.000 millones de euros así", confirman fuentes del sector bancario en referencia a las cantidades de las grandes entidades. 

"Solo se dan créditos avalados a clientes del banco", señalan desde una de las cotizadas del Ibex. Esta, según confirman a La Información varios de los implicados, es la principal norma que marca si cuando una empresa pide un préstamo, este será garantizado por el Estado o no. En el caso de que no sean clientes, pero cuenten con un perfil de riesgo que entre dentro de los estándares de la entidad, lo que hace la banca es aprobar la liquidez con cargo a sus propios balances. "Un préstamo de los de toda la vida", señalan. 

Cabe recordar que el reparto de los avales por entidades se llevó a cabo en función de la cuota de mercado de cada uno de los bancos. Por ello, apuntan fuentes financieras, aumentar este indicador "siempre es positivo" de cara a futuros repartos. Este operaciones sin garantías públicas también han aumentado exponencialmente en las últimas semanas como consecuencia del coronavirus. Los casi dos meses con negocios cerrados o a medio gas han llevado a muchos autónomos a solicitar liquidez para poder salir adelante. 

Así por ejemplo, Banco Santander llevaba 9.600 millones de euros concedidos a través de las líneas ICO en unas 60.000 operaciones, y más de 12.000 millones al margen de las garantías públicas, con unas 176.000 operaciones. Situación similar era la que marcaba Caixabank a finales de abril, últimos datos disponibles, con 14.000 millones en financiación empresarial gestionada desde el inicio del confinamiento más allá del sistema de avales del ICO, con el que contaba con solicitudes por valor de otros 11.000 millones. 

Al margen de la financiación quedan las empresas que ya tenían dificultades antes de la crisis del coronavirus y que han visto como la llegada de la pandemia complicaba aún más la posibilidad de conseguir liquidez. Las normas del ICO son claras en este sentido, los avales solo pueden otorgarse a aquellas compañías que no estuviesen en morosidad antes de esta situación, algo que ha dejado en la estacada a muchos de los potenciales solicitantes. 

Sea como fuere, muchos sectores económicos apuntan ya a que los 100.000 millones propuestos por el Gobierno como garantías se quedarán cortos. En este sentido, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (Cepyme) ha advertido de que el mantenimiento del tejido empresarial tras el coronavirus dependerá de la liquidez de las empresas y ha estimado que las compañías españolas necesitan financiación adicional por un valor estimado de 200.000 millones de euros en el corto plazo.

En este sentido también se manifestaban algunas de las entidades. Gonzalo Gortázar, consejero delegado de Caixabank, señalaba en la presentación de resultados del primer trimestre del año que la entidad superaba con creces las solicitudes de préstamos con respecto al número de avales que le correspondía por cuota de mercado. Aún así, en la banca tienen claro que en este momento tienen que arrimar el hombro y el propio Gortázar señalaba que "los ICO no son un negocio para la banca, es algo que tenemos y debemos hacer".

Mostrar comentarios