Miércoles, 20.11.2019 - 04:08 h
Tras la paralización del Hyperloop

Virgin y Avanza ultiman otro grupo para subirse al AVE en competencia con Renfe

La compañía británica y la firma de autobuses buscan entrar en el futuro mercado liberalizado a partir de diciembre de 2020. 

Avanza y Virgin
Virgin y Avanza ultiman otro grupo para subirse al AVE en competencia con Renfe. /L.I.

Un nuevo grupo se está conformando para entrar en la liberalización ferroviaria el próximo 14 de diciembre de 2020. Virgin, la compañía británica que opera en Reino Unido ha encontrado a su aliado perfecto para competir con Renfe, la compañía de autobuses Avanza. Así lo confirman fuentes del sector ferroviario a La Información que señalan que ambos tienen la intención de formar un consorcio para presentar una solicitud de capacidad de red el próximo 31 de octubre. 

Virgin Rail, operador británico, cuenta con varias líneas activas en Reino Unido. La compañía revolucionó el sector ferroviario en el país tras la apertura a los competidores en los años 90 del siglo pasado y quiere hacer lo mismo en España. En cambio, tras la apertura del mercado y como consecuencia de problemas en algunas líneas, el número de compañías se ha ido reduciendo, por lo que la competencia es limitada.  

Avanza, la otra parte de la ecuación, es una operadora de autobuses en nuestro país, por lo que ya cuenta con la experiencia de manejo de viajeros nacionales. Este hecho supone una ventaja con respecto a otras marcas que también intentan ir de la mano -como es el caso de la SNCF con Alsa- con operadores nacionales que les aporten un conocimiento necesario del mercado en el que van a actuar. 

Sea como fuere, los contactos entre unos y otros se han intensificado en los últimos días, y continuarán haciéndolo de aquí al final del plazo antes de presentar las solicitudes de capacidad de red que les permita plantar sus trenes en las vías en diciembre de 2020. Llevar a cabo las uniones antes de esta solicitud supone un beneficio para las grandes compañías, ya que todas las partes estarían en una situación igual y ninguna sobresaldría sobre otra.

En cambio, y de esperar a ver quiénes serán los adjudicatarios de la capacidad -aquellos que podrán poner sus trenes sobre las vías-, las compañías que no sean elegidas por Adif estarán en inferioridad de condiciones con respecto a los gigantes que sí la tengan. Pese a ello, hay actores que prefieren esperar para tener asegurada, aunque pagando más por ella, una parte del pastel del ferrocarril nacional. 

La británica en manos de Richard Branson está en pleno proceso de crecimiento a nivel internacional, por lo que nuestro mercado sería un punto clave para llevar a cabo esta expansión. La compañía goza de gran pulmón financiero, un punto clave para este proceso, y además, cuenta con trenes propios. Todo ello, hace que se convierta en una opción factible para competir con Renfe. 

Virgin Rail lamentó en el momento de anunciar su intención de entrar en el mercado español de viajeros que las opciones se hayan reducido en su país como consecuencia del modo en que se llevó a cabo el proceso de apertura del mercado. "Desafortunadamente, es cada vez más difícil invertir en el Reino Unido desde la perspectiva de las franquicias ferroviarias, debido a la decisión del Gobierno británico de cargar con un riesgo inaceptable a los licitadores", afirmó.

Su Hyperloop derrapa

Virgin tiene entre manos otro gran proyecto en España que lleva meses parado. Se trata del centro de pruebas y de mantenimiento del tren 'superrápido' Hyperloop que tenía previsto implantar en Antequera (Málaga) con una inversión de 430 millones de euros, supeditada a unas ayudas públicas de 126 millones. La multinacional ha reconocido en alguna reunión con el Ayuntamiento de la ciudad malagueña que han tenido "algunas dificultades".

Desde hace meses guarda silencio y no ha movido ficha. El plan inicial pasaba por iniciar las obras de construcción a lo largo del próximo año. Un año y medio después de firmar el acuerdo que suscribió con el Ministerio de Fomento no ha habido ningún avance. En los últimos meses han sufrido, incluso, un contratiempo: las vías del llamado 'AVE fantasma' andaluz entre Marchena (Sevilla) y Bobadilla (Málaga) no estarán disponibles en su totalidad. ¿La razón? Han sido ocupadas parcialmente por la propia Adif ante los problemas por las inundaciones del pasado otoño.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING