La 'Operación Verónica' a la inversa

Telefónica planea sacar a bolsa un 40% de su filial en Argentina antes de junio

La mayor competencia y la presión de Macri le obliga a acelerar la operación. Ingresaría 1.800 millones con una valoración total de 4.700 millones.

Imagen de José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Es el momento. Telefónica espera sacar a bolsa entre un 35% y un 40% de su filial argentina antes del próximo mes de junio, según explican fuentes conocedoras de la operación en marcha. Para ello, ya ha comunicado al regulador del país la convocatoria de una asamblea general ordinaria y extraordinaria en la que le solicitará permiso a sus accionistas. La 'teleco' quiere acelerar el proceso ante el incremento potencial de la competencia y las complicadas relaciones que mantiene con el presidente del país, Mauricio Macri.

Tal y como adelantó La Información, el presidente de la compañía, José María Álvarez-Pallete, tiene sobre la mesa la salida a bolsa de parte de sus filiales latinoamericanas con el objetivo de reducir la deuda, que a cierre del ejercicio pasado se situó en los 44.200 millones de euros.

Argentina sería, por tanto, la primera filial en la que se arrancará este proceso con el que revertiría la llamada 'Operación Verónica', capitaneada en su día por el propio Pallete y con la que a principios del año 2000 inició la adquisición de las acciones para lograr el control total de la filial argentina y de otras como la peruana o la brasileña.

Entre el 35 y el 40%

Según confirman las citadas fuentes, Telefónica pretende mantener el control de la filial y colocar un porcentaje que se situaría en una horquilla entre el 35% y el 40% de su negocio en el país latinoamericano. Un negocio que, según Barclays, tiene un valor total de mercado de 4.670 millones de euros. Ya ha hecho la comunicación oficial al regulador, tal y como adelantó este lunes la agencia de noticias Reuters, para cumplir con los plazos establecidos.

Con estas cifras, la compañía podría ingresar más de 1.800 millones de euros, que irían destinados, como ya ocurriera con Telxius, a la reducción del pasivo. Por Telxius, que representó la última gran venta de activos de Telefónica, ingresó 1.275 millones de euros tras la colocar el 40% al fondo KKR.

"Exploraremos la forma de poner en valor activos que puedan estar infravalorados; se trata de cualquier operación que, sin que introduzca un elemento diferencial al cliente, permita bajar la intensidad del uso de capital", apuntó Álvarez-Pallete en la presentación de resultados del año 2017, el pasado mes de febrero.

Por qué ahora o nunca

Las mismas fuentes confirman que el momento elegido es este primer semestre, por el momento de mercado, con una creciente competencia frente al grupo Clarín -que fusionó su empresa Cablevisión con Telecom el pasado año- y a Claro, del grupo América Móvil del magnate mexicano Carlos Slim.

Uno de los analistas que más siguen a la compañía de telecomunicaciones coincide con esa posición. Asegura que la filial es una de las que mejor salen en la fotografía financiera global de la compañía con un crecimiento de ingresos (en moneda local) superior al 28% en el último trimestre (890 millones de euros) y del 32,5% en todo el ejercicio (3.495 millones). "Es el mejor momento para Argentina, cuando en México, Chile o Perú la situación es más complicada", apunta. Y añade la situación de la competencia, que se va a intensificar con un Gobierno local que se ha decantado por el grupo Clarín, "permitiéndole adquirir frecuencias más baratas y lanzando productos convergentes antes que Telefónica".

Este movimiento llega después de que el presidente propusiera el nombramiento de Antonio Alonso Ureba, quien ocupó el puesto de director jurídico del grupo, como consejero de la filial argentina. Se trata de uno de los hombres de confianza de Pallete.

Telxius y O2, como antecedentes

Del mismo modo, la operación se produce después de que la salida a bolsa de Telxius, la filial de infraestructuras, se le atrangantara a la 'teleco'. Dos cancelaciones 'in extremis' desembocaron en una venta del 40% al fondo de capital riesgo KKR, con la que logró ingresar 1.275 millones de euros. Es decir, valoró a la compañía en 3.100 millones, en el rango bajo fijado para su salida a bolsa en septiembre de 2016.

En paralelo, la compañía sigue esperando a un mejor momento de mercado para la salida a bolsa de O2. "Lo haremos cuando se dé la oportunidad, pero no tenemos urgencia", apuntó el máximo directivo el pasado mes de febrero.

Uno de los problemas vividos en esa salida a bolsa tuvo que ver con la percepción entre los inversores de la necesidad de venta por parte de Telefónica. Es lo que empujó a la baja el precio y obligó a la compañía a descartar la operación. Ese riesgo, según los analistas consultados, persiste en esta salida a bolsa de la filial argentina.

Ahora arranca la cuenta atrás para una operación que representará un buen termómetro para continuar con esta 'Operación Verónica' a la inversa.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios