Martes, 11.12.2018 - 20:07 h
Las cifras de las últimas semanas

Las telecos se dan una tregua en la dura guerra de descuentos pese al Black Friday

Vodafone y Orange mantienen algunas rebajas del 50% en varios paquetes, pero sin la agresividad del verano donde se desató la batalla por el fútbol.

Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España
Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España / L.I.

Competencia, pero con unos niveles mucho menos agresivos que en el último trimestre. Las grandes operadoras de telecomunicaciones se han dado una cierta tregua. La tensión comercial se ha ido rebajando desde que tocara máximos durante el verano, en plena contratación del fútbol. Pese a todo, Vodafone y Orange mantienen descuentos del 50% aunque con periodos mucho menos amplios y Telefónica mantienen algunos recortes menores en productos no convergentes.

Todas las compañías llegan exhaustas. En un mercado ya caliente, las cifras de portabilidad móvil, uno de los mejores termómetros de una batalla comercial en toda regla, siguieron en máximos durante la primera parte del verano. Es decir, por encima de la barrera psicológica de los 600.000 cambios de operador. Los recortes a la mitad en los precios durante periodos de hasta dos años ha disparado esos cambios y los costes para muchos de los operadores.

Descuentos más asumibles

Vodafone es una de las más golpeada por esa guerra de precios. Y es la que mantiene una cierta tendencia a la baja, pero muy lejos de la que imprimió a sus ofertas en el verano para evitar la hemorragia de clientes que buscaban un paquete con todo el fútbol (decidieron no comprar ni la Champions League ni el Partidazo). Mantiene ofertas privadas enviadas a clientes de otras operadoras del 50% de descuento de sus paquetes One (Fibra, móvil y televisión) durante seis meses, que se acortan a tres meses en las propuestas públicas.

El resto de competidores mantienen descuentos, pero con periodos más prudenciales. Es el caso de Orange, recorta el 50% del precio de sus paquetes que, al menos, lo mantendrá durante la semana del llamado Black Friday. Y en Másmóvil ofrecen recortes de entre el 15% y el 25% en las tarifas de sus principales productos convergentes.

Telefónica ya anunció a finales del mes de septiembre la eliminación de la promoción del descuento del 50% durante un año. Quince días después reconfiguró su oferta de Fusión, lo cual implicaba subidas de precio en los paquetes de más valor. A esto hay que sumar el incremento en algunas tarifas de internet y móviles a partir del mes de enero. Destaca la que afecta a Fusión 0, con un aumento del 33% en el coste del establecimiento de llamadas móviles de Fusión 0.

La mayoría de las empresas coincide en que los recortes de estos días corresponden con medidas puntuales, más vinculadas del Black Friday. Durante las últimas semanas, los primeros espadas de los grandes operadores han defendido la necesidad, para sus intereses, del fin de esta agresividad comercial, desatada por dos factores clave: la decisión de Vodafone de no renovar el fútbol y la presencia de Másmóvil como cuarto operador y principal agitador del mercado.

Una guerra con golpe en las cifras

Los antecedentes hablan por sí solos. Todas las operadoras vieron lastrados sus resultados en el último trimestre, precisamente por esta guerra comercial. Vodafone es la más señalada: 66.000 clientes de televisión menos y una caída de un 4,8% de los ingresos totales. Y las previsiones no son muy halagüeñas: “Esperamos que en los próximos trimestres los ingresos caigan en la línea del último trimestre; los costes se mantendrán ahí”

Orange frenó de manera significativa su crecimiento en ingresos hasta dejarlos casi planos (+0,5%). Másmóvil pasó de elevar un 24% su volumen de negocio en el tercer trimestre del año pasado a hacerlo al 15%, según sus últimos resultados presentados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). ¿Y Telefónica? Consiguió uno de los mejores desempeños comerciales de los últimos años, pero sus ingresos apenas crecieron un 0,1% en España.

En este contexto, el consejero delegado de Orange en España, Laurent Paillassot, apuntó este martes durante la celebración del 20º aniversario de la compañía que se debe dar “la misma importancia a la competencia que a la inversión” por parte del regulador europeo, poco proclive a la consolidación del sector. Una consolidación que, al menos sobre el papel, reduciría esta agresividad comercial.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios