Miércoles, 19.02.2020 - 18:48 h
En pleno giro de la empresa

Vodafone dispara un 60% su negocio low cost pero rebaja aún más sus márgenes

La filial que gestiona su segunda marca Lowi supera los 114 millones de euros de ingresos, mientras el mercado golpea su primera marca más 'premium'.

Antonio Coimbra ha apostado por el 'low cost'.
Antonio Coimbra ha apostado por el 'low cost'. / EFE

Vodafone pisa el acelerador en su negocio 'low cost'. El avance de este segmento en el sector de las telecos le ha permitido disparar los ingresos de su segunda marca Lowi. En el último ejercicio cerrado, su filial los elevó un 60%. Pero este avance, en plena guerra de precios, se hizo también a costa de los márgenes de ganancias netas que se vieron reducidos de nuevo hasta menos del 1%.

Enero de 2019. La teleco británica soltaba la bomba: tercer ERE de la última década, con el que finalmente salieron de la compañía más de un millar de empleados. La alta competitividad del mercado la hizo sufrir en los últimos dos años. Antonio Coimbra, su consejero delegado en España, apostó por girar y dar mucha más importancia al 'low cost' que no dejaba de avanzar en España, con mucha más oferta convergente (fibra y móvil) tras la irrupción de Másmóvil y el crecimiento silencioso de la rumana Digi.

Según las cuentas recién presentadas en el Registro Mercantil, Vodafone Enabler, la filial con la que gestiona su 'low cost', disparó hasta los 114 millones de euros sus ingresos, frente a los 71,3 millones del año anterior. Este ejercicio concluye en marzo de 2019, donde el volumen de facturación de todo el grupo cayó por encima del 6%, para posteriormente hacerlo a casi el doble de velocidad.

Hay que tener en cuenta que esta filial ha servido tradicionalmente como gestor del negocio de Operadores Móviles Virtuales (OMV) a los que Vodafone le revendía sus redes móviles. Sin embargo, este es testimonial, después de que Lebara -su cliente más destacado- fuera comprado por Másmóvil a finales de 2018 por 55 millones de euros y se incorporara, obviamente, a la red del operador dirigido por Meinrad Spenger.

Pese a ese avance significativo en el negocio de bajo coste, la guerra de precios desatada en este segmento -con bajadas y, sobre todo, la inclusión de más datos en las ofertas sin mover tarifas- pasa factura a los márgenes. Y en esta cuenta de resultados, también. El beneficio neto de esos 114 millones de euros es de apenas 1 millón. Es decir, ese margen pasó del 8,2% a menos del 1% en tan sólo un ejercicio. Esa es la clave de este mercado: mucho volumen, aunque con una rentabilidad bastante limitada.

La consecuencia de estas cifras es clara: donde realmente ha perdido pie la compañía británica es en el segmento más 'premium', con la marca principal Vodafone, donde cuenta con ingresos medios por cliente (Arpu) más alto y un nivel de fidelidad mayor. Y esa es la razón que hay detrás de que desde aquel mes de marzo de 2019 la caída del volumen de negocio se intensificara en todo el grupo hasta llegar al 10%. En el que acabó en diciembre, el descenso fue del 7%.

El low cost sigue ganando peso

El mercado del bajo coste no deja de ganar peso en el territorio español, después de años de mayor impulso a las marcas principales de los grandes grupos y una estrategia conjunta de subidas de precios continuadas por más servicios no siempre reclamados. Ante este giro, las enseñas que atacan este segmento no han dejado de crecer. El director financiero de Orange, Diego Martínez, puso cifras a esta evolución: "Un 40% de las nuevas altas en España va al 'low cost'".

En este contexto, Vodafone, a través de Lowi, va a tener mayor competencia en el resto de operadores. Principalmente con Orange, que quiere pisar el acelerador y lanzará en el próximo trimestre tarifas convergentes de fibra y móvil con las dos marcas más baratas de su portfolio: Amena y República Móvil. Por su parte, Telefónica persigue darle más protagonismo a O2, que avanza a marchas forzadas. frente a Tuenti.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING