Domingo, 19.08.2018 - 23:44 h
Shein, Zaful, Romwe...

A la zaga de Inditex: las webs de moda China, el nuevo fenómeno de consumo

Un buen puñado de páginas procedentes del gigante asiático se están apropiando de parte del mercado tirando precios y copiando a grandes marcas.

China
Las webs de moda china han irrumpido con fuerza gracias a las redes sociales / Pixabay

Dicen que si no puedes hacerlo por ti mismo, puedes copiarlo. Y en eso China es experto, pues el gigante asiático es bien conocido por sus copias de productos de lujo o aparatos tecnológicos. Una vez que se han especializado en esto, han pasado a 'inspirarse' en el modelo de consumo textil masivo que triunfa en Occidente gracias a las firmas de moda democrática o 'low cost ', a las que han decidido hacer la competencia vía Internet. Y no lo están haciendo nada mal a tenor de su crecimiento en muy pocos años.

Nombres como Shein -antes She Inside-, Romwe o Zaful han ido ganando peso en los últimos años en vídeos de YouTube, publicaciones de Instagram y conversaciones entre amigos. Son algunos de los principales exponentes de la nueva hornada de firmas de moda chinas que han recurrido a la misma estrategia que Mulaya para hacerse con el favor del público. Copian las tendencias que podemos ver en tiendas de Inditex o H&M y las venden a precios más bajos. Y con una calidad de sus prendas que va 'in crescendo'. 

El modelo lo empezó Mulaya, una marca nacida en España pero de capital chino, pues su fundadora, Lisa Bao, es de esta nacionalidad. Esta emprendedora es una de esas ciudadanas del gigante asiático que llegó a España hace años para montar su propio negocio, pero no el modelo del tradicional bazar chino que puebla las calles españolas. Bao es una apasionada de la moda que decidió hacer la competencia a Inditex a pie de calle con propuestas muy similares a precios todavía más bajos. Su cuartel general está en el polígono industrial de Cobo Calleja, en Fuelabrada, lugar habitual de muchas empresas chinas. Pero su treintena de tiendas están en las principales ciudades españolas, sobre todo en Madrid, en calles tan céntricas como Alcalá o Princesa. Valencia, Zaragoza o Barcelona son otros de los destinos Mulaya. Además también venden online.

Así, la empresa constituida por esta emprendedora, cuya discreción y alergia a los medios le asemeja a Amancio Ortega, logró en 2016 -últimas cuentas disponibles- unas ventas de tres millones de euros y un beneficio de 190.000 euros. Unos números que demuestran que el modelo funciona, y como no podía ser de otra manera, ya se lo han copiado. Pero reduciendo la experiencia de compra al entorno digital. Además, han utilizado las redes sociales para darse a conocer, asegurándose así aumentar su visibilidad a pasos agigantados.

Las youtubers, sus principales embajadoras

El término 'haul de moda' es de los más buscados en YouTube. Muchos canales femeninos de moda y belleza ofrecen este tipo de contenido, que no consiste en más que enseñar las últimas compras de ropa que se han hecho y probarse a la vez las prendas. Los usuarios se han enganchado a este tipo de vídeos, que les permiten conocer firmas nuevas o darles ideas de looks y, a la vez, fomentan el modelo de consumo constante en el que hoy en día estamos inmersos.

A estos 'hauls' se han apuntado webs chinas como Shein, Rowne o Zaful, firmas que colaboran con youtubers de rango medio (entre 50.000 y 100.000 suscriptores), a las que regalan ropa para que la incluyan en estos vídeos, dejando los perceptivos enlaces para que los usuarios puedan ir directos a comprar las webs. Shein es la más famosa, pues ha logrado incluso asociarse con Dulceida, la principal influencer española. Esta compañía nació en 2008 y a día de hoy ya vende en Europa, Estados Unidos y, por supuesto, China.  Sus precios van desde los 9 euros que puede costar un bikini a los 30 euros de un abrigo. Los envíos es, quizá, la peor parte de su negocio, pues tardan en llegar un mínimo de dos semanas. 

Muy similar es Romwe. Tanto que hay prendas que tienen en ambas webs exactamente iguales. En su caso, nació en 2010 y también vende a los mismos mercados que Shein. A España llegaron en 2014 y ya se han metido en numerosos armarios, sobre todo de las adolescentes y las más jóvenes. Este año han ampliado el negocio incluyendo artículos del hogar y tallas grandes, algo de lo que también dispone Shein. 

Por su parte, Zaful presenta algunas diferencias respecto a las anteriores. En su caso, los precios son algo más elevados y la calidad de las prendas, también. Sus bikinis no bajan de 15 euros y los vestidos, de 20 euros. Todo con un aire más elegante que en Shein o Romwe. Esta empresa es propiedad del holding Hong Kong Information Technology, especializado en el comercio de productos tecnológicos. La firma, ubicada en la ciudad del mismo nombre, está comenzando a crecer en España también gracias a YouTube, pues sus vestidos y conjuntos se han convertido en los más demandados del verano gracias a la plataforma.

De este modo, las webs chinas se han propuesto acechar a Inditex y a las firmas 'low cost' con un modelo bien similar al suyo, pero en vez de copiar a las firmas de lujo, les copian a ellos. El hecho de producir en China les permite tirar los precios, ofreciendo tendencias y moda rápida a golpe de click. Su éxito además está apoyado por las redes sociales y el fenómeno influencer. Y hoy en día es el arma de marketing más poderoso.

A la zaga de Inditex: las webs de moda China, el nuevo fenómeno de consumo

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios