Sábado, 17.08.2019 - 22:46 h
Las cifras de su filial

Tiembla Huawei: su rival chino ZTE se hunde en España por el veto de Trump

La compañía sufrió un parón en la facturación durante el segundo y tercer trimestre de 2018 y se desplomó un 40% hasta los 37 millones de euros.

ZTE Ventas
ZTE alcanza la segunda posición mundial en el mercado de redes ópticas en el primer trimestre. / L.I.

Es el gran rival chino de Huawei, fabrica móviles y provee de tecnología a las grandes operadoras de telecomunicaciones. Y también ZTE ha encajado el golpe de la administración de Donald Trump en Estados Unidos con un veto comercial. La consecuencia: la compañía ha sufrido un nuevo desplome de las ventas durante el año 2018, lo que deja su negocio en unos niveles testimoniales para lo logrado años atrás. Es un aviso a navegantes en toda regla.

ZTE Corporation nació justo dos años antes que Huawei en China, a principios de los 80. En España se convirtió en uno de los principales proveedores de las grandes telecos como Telefónica o Vodafone para el despliegue de redes móviles y fibra. Pero los últimos años se han saldado con durísimas caídas en su negocio. El golpe de gracia lo recibió en abril del año pasado: el Gobierno de Trump vetó a la empresa y prohibió a las compañías estadounidenses aportar chips y tecnología a la china durante siete años. La razón: no reprendió adecuadamente a los empleados involucrados en la exportación ilegal de tecnología estadounidense a Irán  y Corea del Norte.

Ese veto duró casi cinco meses y golpeó de lleno al negocio en todo el mundo... y también en España. Durante todo el ejercicio, ZTE España recortó otro 42% sus ingresos hasta situarlos en algo menos de 38 millones de euros (con el tercer año consecutivo de pérdidas, que sumaron 1,7 millones). Es sólo uno más de los tropiezos vividos en los últimos años. Hoy, ese negocio es casi diez veces inferior al que amasó en 2014. Para contextualizar, Huawei generó unas ventas de más de 1.000 millones de euros ese mismo ejercicio.

¿A qué lo achaca? Señala varios factores. Por un lado, el efecto -ya menor- de la finalización en 2016 del acuerdo por el que ofrecía todo el equipamiento de red a Jazztel. A esto suma la coyuntura actual: se está cambiando la tecnología 4G a la 5G, "que implica un momento de mayor inversión y una ralentización de las ventas". Pero lo que ha hecho más daño ha sido el bloqueo de las operaciones durante los meses del veto comercial estadounidense.

"Obligó a un parón en la facturación durante gran parte del segundo y el tercer trimestre del ejercicio", asegura la compañía en la memoria anual de la filial española de ZTE recién presentada en el Registro Mercantil. Reconoce que fue un "periodo difícil" ante el que temían que el resto de compañías le hicieran el vacío. Sin embargo, según explica, sus clientes han mantenido la confianza en cierta manera en la compañía, pese a la caída en ingresos.

¿Qué pasa con Huawei?

Su máximo rival y uno de los que le ha empujado hacia el abismo tras ganar muchos de los contratos con las grandes 'telecos' en los principales mercados -como España- mira de reojo su trayectoria. Hoy Huawei vive en un 'impasse' marcado por la tregua de 90 días firmada por el Gobierno de Trump que acaba a mediados del mes de agosto y por el acuerdo para que las empresas estadounidenses retomen las ventas a Huawei en varias semanas.

Es difícil conocer cómo será la afección sobre las cuentas en España, especialmente en los dispositivos móviles. La compañía ha confirmado el resentimiento de las ventas de smartphones en el mercado español, donde es uno de los principales fabricantes junto a Samsung y Xiaomi. Las únicas cifras que se han conocido tienen que ver con sus ventas en Europa. Según la consultora Kantar, el gigante ha visto caer su cuota de mercado en dispositivos móviles en más de ocho puntos al 13,5% durante el mes de junio, pese al recorte en los precios en plataformas como la de Amazon.

ZTE
ZTE vive una caída continua de ventas en España. / EFE

Augura más concentración en el mercado español

Al margen de la caída de negocio, ZTE alerta sobre la necesidad de centrarse en proyectos más rentables y donde ellos están especializados, como los vinculados al desarrollo de fibra. Y advierte de que tiene por delante un gran reto en el mercado español, donde continúa "la concentración de empresas que provoca que el sector sea cada vez más reducido".

Esa concentración le pasó mucha factura, especialmente, cuando Orange decidió cancelar el contrato millonario que mantenía con Jazztel tras comprarla en 2016. En los últimos cuatro años ha pasado de once operadores (Telefónica, Orange, Jazztel, Vodafone, ONO, Másmóvil, Yoigo, Pepephone, Euskaltel, R Cable, Telecable) a cinco. Y el número de competidores entre los proveedores de tecnología para estas compañías no ha habido grandes cambios: Huawei, Nokia, Ericsson o la propia ZTE.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios