Martes, 07.04.2020 - 04:59 h
Primer barómetro desde el 10-N

Sánchez e Iglesias salvan su pacto: el CIS consolida al Gobierno y desploma a Cs

El PSOE no acusa el acuerdo de investidura con los independentistas. El pierde 8 décimas mientran UP y Vox mantienen su posición en intención de voto.

Sánchez e Iglesias salvan su pacto: el CIS consolida al Gobierno y desploma a Cs
Sánchez e Iglesias salvan su pacto: el CIS consolida al Gobierno y desploma a Cs / Nerea de Bilbao

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias salvan su pacto de coalición en el primer barómetro del CIS correspondiente al mes de enero. El sondeo del organismo que seguirá presidiendo José Félix Tezanos consolida al Gobierno conjunto entre PSOE y Unidas Podemos con un resultado similar al que consiguieron ambos partidos en las elecciones del 10 de noviembre. Así, los socialistas alcanzaría el 28,3% de los votos, tres décimas más que en las generales, mientras que los morados mantienen el 12,8%. Estos resultados evidencian que Ferraz tampoco acusa el acuerdo de investidura con ERC.

El PP, por su parte, pierde ocho décimas y pasa del 20,8% de las elecciones al 20%. Ciudadanos sí que sufre un fuerte desgaste: el partido que lidera de forma temporal Inés Arrimadas obtendría el 5,6% de los votos si se volvieran a repetir los comicios, desplomándose 1,2 puntos respecto a los celebrados hace algo más de dos meses.

Vox se consolida como tercera fuerza política con el 15,2% de los sufragios. El partido presidido por Santiago Abascal mejoraría una décima y se quedaría en el 15,2% de los votos, a menos de cinco puntos de la segunda plaza que sigue ocupando el PP.

El resto del arco parlamentario se completaría con ERC, que repetiría resultado y se instalaría en el 3,6% de los votos; Más País, que también igualaría el 2,3% de noviembre; JxCAT, 2,2%; PNV, 1,6%; y EH Bildu, 1,1%. El resto de partidos minoritarios no sufrirían alteraciones significativos de voto. Con este panorama, Sánchez tendría que volver a echar mano de partidos independentistas y minoritarios para ser investido.

En cuanto a la valoración de los lideres políticos Pedro Sánchez consigue la mejor nota con el 4,1. Le siguen Pablo Casado e Inés Arrimadas (es el primer barómetro en el que no se pregunta por Albert Rivera) con un 3,6; Pablo Iglesias con el 3,5, Alberto Garzón con el 3,4 e Íñigo Errejón con el 3,3. El peor calificado es Santiago Abascal, que consigue un 2,8.

En cuando a las preocupaciones de los españoles se recoge un dato llamativo en este CIS. Los ciudadanos están cada vez más cansados de los políticos. De hecho, este hartazgo se acerca al paro como el principal problema del país. Así, el desempleo es un problema para el 57,4% de los españoles, mientras que el cabreo con los representantes públicos llega al 49,5%. Detrás se sitúan los problemas de índole económica, considerados un inconveniente para el 30,5% de los encuestados, cinco puntos más que en el barómetro posterior a las elecciones de abril. La independencia de Cataluña es un problema para el 11,8% de los sondeados.

La preocupación por la situación económica también se ha disparado. Ahora hay un 50,9% de los españoles que la considera mala y muy mala, frente al 43,4% registrado en mayo. Asimismo, se ha incrementado el porcentaje de entrevistados que considera que la economía está peor que hace un año. Ya alcanza el 35,2%. Lo mismo que el pesimismo económico: un 36,1% cree que en un año le irá peor económicamente, datos por encima de los registrados a mitad de 2019.

El sondeo postelectoral del CIS fue realizado a través de 4.800 entrevistas. El trabajo de campo es antiguo, ya que fue entre el 29 de noviembre y el 19 de diciembre. Es decir, Sánchez e Iglesias ya habían firmado su acuerdo para conformar un Gobierno de coalición y se encontraban en plenas negociaciones para cerrar el acuerdo programático. Por otra parte, los socialistas también habían iniciado contactos con ERC, aunque no habían llegado a un pacto para sacar adelante la investidura de Sánchez.

Esta encuesta es la primera que el instituto público realiza tras las elecciones del 10 de noviembre, cuyos resultados estuvieron muy alejados de las estimaciones que realizó sobre el partido ganador, que fue el PSOE. Según su previsión, los socialistas tendrían que haber obtenido hasta 150 escaños. Un dato muy alejado de la realidad posterior, ya que el partido del presidente del Gobierno perdió cinco y cayó a los 120. El CIS tampoco supo anticipar el gran éxito de Vox, al concederle entre 17 y 21 diputados cuando luego obtuvo 52. Ciudadanos fue la otra formación que se llevó un chasco en las elecciones en comparación con lo planteado por el organismo, ya que se quedó en 10 escaños después de que el sondeo le otorgase entre 27 y 35.

Tezanos admitió los fallos que tuvo el sondeo previo al 10-N, pero descartó dimitir alegando que "no soy adivino". Para justificar las estimaciones que hizo la institución, dijo que aquel CIS "no era una previsión electoral", sino un análisis que se elaboró en un momento "previo a la exhumación de Franco y a la sentencia del procés". Dos acontecimientos que se suman a los disturbios en distintas ciudades catalanas que tuvieron "efectos letales" en las urnas, especialmente en lo referido a Cataluña.

A pesar de las polémicas por los cambios que realizó para que el centro elaborase los sondeos y por su vinculación al PSOE, José Félix Tezanos ha sido confirmado como presidente del CIS por el nuevo gobierno de coalición de Pedro Sánchez. Esto puede provocar que continúen las sospechas sobre la acción de la institución a la hora de realizar sus barómetros. Y lo que se da por descontado es que la oposición seguirá criticando todos los análisis electorales que realicen, al considerar que están contaminados por la influencia de Tezanos, que no oculta su afinidad con los socialistas. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING