Sábado, 23.06.2018 - 09:54 h
La corrupción provocó su agonía política

¿Fin de ciclo? Similitudes y diferencias del ocaso de Felipe González y de Rajoy

Aznar hizo célebre la frase "Váyase, señor González", mientras que ahora Rajoy se enfrenta a la segunda moción de censura de su etapa presidencial.

¿Fin de ciclo? Rajoy ante el espejo de González
¿Fin de ciclo? Rajoy ante el espejo de González./FOTO: José González.

La última legislatura de Felipe González estuvo marcada por una sentencia: "Váyase, señor González". Rajoy corre el riesgo de sufrir la misma suerte si la moción de censura de Sánchez no prospera. De hecho, la agonía de Mariano y del PSOE de Felipe presenta similitudes, aunque también diferencias. Rajoy llegó al poder con la amenaza del rescate sobre su cabeza. Logró evitarlo. Solbes como ministro de Economía hizo frente a la crisis de 1993. En sus días de gloria hasta Rato reconocía que el socialista puso las bases de la recuperación económica. Con el tiempo se valora a Solbes en esa etapa como uno de los principales artífices de la implantación del euro y la estabilidad presupuestaria. ¿Qué pasó entonces? La corrupción.

La legislatura fue una cascada de dimisiones en cadena. Roldán era detenido en noviembre de 1993 acusado de cobrar comisiones y de coger dinero de fondos reservados. En abril se fugaba y provocaba la dimisión de Antonio Asunción, ministro de Interior. Barrionuevo, Corcuera y Solchaga dejaban sus escaños. También Vicente Albero, ministro de Agricultura, se vio obligado a dejar su cargo tras conocerse que no había declarado a Hacienda 20 millones de pesetas. Los resultados electorales golpean al PSOE en las europeas y autonómicas. En junio de 1995, los socialistas contempla cómo las escuchas del Cesid acaban con las dimisiones de Narcís Serra y Julián García Vargas. El suma y sigue era continuo.

El PP saca ahora pecho del crecimiento del 3% y del descenso del paro, de la confianza en su gobierno y de unos presupuestos aprobados con acuerdos. Pero el caso Gürtel le ha puesto contra las cuerdas. Ese, y ver cómo figuras relevantes de su partidos eran imputadas o acababan directamente en la cárcel. Matas, Rato, Granados, Ignacio González... el caso Cifuentes. Y de golpe, Zaplana entraba en prisión y otro tesorero del PP era condenado: Bárcenas, el hombre del SMS.

La financiación irregular, aquí tenemos otro punto en común, también fue el talón de Aquiles del PSOE de González. El caso Filesa provocó que Felipe fuera recibido en marzo de 1993 en la Autónoma con gritos de "golfo y ladrón". En junio, pese a todo, ganó pero nada fue lo mismo, aunque Felipe dijo aquello de "he entendido el mensaje".

"El referéndum de la OTAN, todo un engaño, puso las bases de esa financiación irregular. Costó mucho dinero. Y el PP ha copiado el modelo. El origen de muchas cosas del presente debe verse en el pasado", destaca Enrique González Duro, historiador y psiquiatra, autor entre otros, de 'Biografía psicológica de Felipe González', que cree que la única ideología de los políticos es el poder. "Rajoy hará como González, no se irá hasta que le echen. Felipe se apoyó en Convergencia y ahora Mariano en el PNV. El único que se marchó fue Suárez y porque le obligó el Rey. ¿Sabe lo que más le irritó a González de Guerra? Esa frase de "yo cocino los platos y él es el camarero". Mantenerse en el poder es la consigna, y con los nuevos partidos poco cambiará", señala, no sin antes destacar que "González es más inteligente y canalla que Rajoy. Eso sí, hablaba de más, Mariano es gallego, calla. De hecho, Felipe ante la corrupción decía como Rajoy, ya escampará".

La corrupción copaba las portadas del último gobierno de González

"El clima de crispación ante la corrupción, el hastío es el mismo que se respiraba entonces", confiesa Justino Sinova, periodista y ensayista, autor entre otros de 'La Década Socialista: El ocaso de Felipe González' que considera "los casos son clamorosos", aunque especifica que "en aquella época tocaban de forma directa al Gobierno mientras que esta vez no, porque los casos de hoy pertenecen a épocas anteriores". No obstante, tiene claro que "si bien González cayó por la corrupción, ahora Rajoy está cercado por ella, de hecho su caída en las encuestas se debe a ella".

El sociólogo Amando de Miguel, autor de 'La ambición del César' junto a José Luis Gutiérrez, centrado en la figura de González, recuerda que los ciclos de 40 años son típicos en la historia de España. "Pasó con Cánovas y Sagasta, luego con la Transición y ahora con el bipartidismo, que se ha acabado. En los casos de González y Rajoy está claro que coinciden en el hecho de que ambos estaban en un fin de ciclo". Respecto a la corrupción no es optimista, "si deciden la mitad del PIB, siempre habrá. Los contactos y la información  siempre valen dinero, por eso no se quiere ir nadie, porque se hacen millonarios. Y por eso vivimos en un régimen de partidos y el talento está en la empresa privada". 

La última legislatura de González estuvo repleta de escándalos

Juan Rodríguez Teruel, profesor de Ciencia Política y analista de Agenda Pública, escribió 'Los ministros en la España democrática (1976-2005)' una tesis reconocida con el Premio Juan Linz (2006/2007) y el Premio de la Asociación Española de Ciencia Política. "Felipe tuvo más problemas internos que Rajoy. Y en 1991 tuvo dificultades con el grupo socialista en el Congreso en una batalla entre guerristas y renovadores. Si Felipe se enfrentó a la crisis y el terrorismo, Rajoy lo ha hecho con el 'crack' y con el procés. Y ambos han sufrido la corrupción". No obstante, Teruel ve diferencias, "primero el tiempo de Gobierno, y después que González tuvo la oposición del PP que luchaba por el voto de centro, ahora todo es mas complejo y la oposición está más dividida". 

Respecto a Rajoy cree que "tiene una mala salud de hierro", y mantiene la tradición de todos los presidentes en su segundo mandato. "Recurrir a ministros de fuera del partido, de perfil técnico, aunque entre Rajoy y Felipe hay una diferencia notable. Mariano usa el Gobierno para cohesionar el partido, ahí tiene a Cospedal y Soraya: Felipe apostaba por evitar que la crisis de su partido llegara al Gobierno. Por otro lado, el líder del PP es "poco proactivo, se le van los ministros, no los echa, no usa el Ejecutivo para dar un golpe de mano y revitalizar el Gobierno. Es tan burócrata como tecnócrata. González usó su poder ejecutivo, y mucho, para alterar el curso político".

Pese a la realidad actual, Teruel considera que González estaba más desahuciado que el líder del PP hoy. "Rajoy tiene un partido muy sólido y rivales aún débiles. Va contra su estilo pero puede remodelar gobierno, nombrar sucesor, marcar los tiempos, no presentarse... Sí, tiene la corrupción, pero el tema de la financiación es generalizado en los partidos y le pasa factura electoral, pero se suele recuperar".  Si mantiene su política de no hacer nada, entonces el PP puede correr peligro. No obstante, hay que recordar que Felipe estuvo a menos de 300.000 votos de ganar las elecciones del 96, lo que se llamó la 'dulce derrota'. Si la moción de censura no acaba con Rajoy... veremos si esta agonía entrona o no a su sucesor natural: Rivera.

Ahora en portada

Comentarios