Martes, 18.09.2018 - 20:05 h
Según el último informe de la Agencia Tributaria

La brecha entre sueldos de funcionarios y sector privado roza los 1.000 euros al mes

La crisis ha incrementado la diferencia salarial entre ambos sectores hasta el punto de colocarla por encima del 50%.

Sindicatos subidas manifestación
Manifestación de los sindicatos reclamando una subida salarial / EFE

Un funcionario cobra un 50,7% más que lo que percibe un trabajador del sector privado en términos de salario medio. Los datos recogidos en el último informe de tributación de la Agencia Tributaria correspondiente a 2017 no engañan: la brecha salarial entre los empleados públicos y los asalariados en la empresa se ha ido incrementando durante los años de la crisis hasta una diferencia de casi 1.000 euros brutos mensuales. En concreto, el sueldo de un empleado de una compañía no llegaba a alcanzar los 23.000 euros a cierre del año pasado, mientras que en la función pública ese salario se eleva a más de 34.500 euros brutos. La culpa de esta brecha salarial la tiene esa ansiada subida salarial que está firmada (y que contempla una mejora del 2% y un 1% vinculado a productividad) pero que no termina de hacerse realidad.

La diferencia salarial entre los trabajadores públicos y del sector privado siempre ha existido. En el funcionariado siempre se ha cobrado mejor de media a pesar de los topes que existen. A cambio se ofrece estabilidad. En la empresa privada, en cambio, no existen límites, pero la media salarial ha sido históricamente más reducida. Lo que ha provocado la crisis ha sido agrandar esa diferencia entre unos asalariados y otros.

Los trabajadores del sector privado, por tanto, han sido los grandes perjudicados por la crisis económica. Su poder adquisitivo a día de hoy todavía no ha alcanzado el que tenían en 2008. Así, hace diez años la media salarial de los empleados en nómina de compañías privadas se situaba en 23.088 euros anuales y en el ejercicio pasado la renta media de estos empleados fue de 22.933 euros. En el sector público, en cambio, ya se han recuperado los niveles salariales de ese 2008: hace una década el sueldo medio era de 33.528 y en 2017 llegó los 34.567 euros anuales.

Evolución de los salarios en el sector público y privado
Evolución de los salarios en el sector público y privado / La Información

Las cifras recogidas en el informe de la Agencia Tributaria sobre sueldos medios ofrecen, asimismo, el siguiente recorrido histórico: mientras las nóminas de los trabajadores del sector público y privado crecieron durante los años previos a la recesión de manera equitativa (la diferencia entre ambos tipos de empleados era entonces de entre 9.000 y 10.000 euros al año), en 2008 se rompió la tendencia y la brecha se agrandó hasta alcanzar los 11.634 euros anuales de diferencia del año pasado, que se corresponden con 969,5 euros mensuales en doce pagas, a favor de los funcionarios. En el gráfico se puede ver cómo en 2012 la evolución de los salarios públicos sufrió un parón por la eliminación de la paga extra de diciembre, una nómina que se recuperó en 2016.

En España se encuentran registrados a cierre de 2017 un total de 15,715 millones de asalariados de los cuales 12,686 millones pertenecen al sector privado y 3,028 millones al público. Así, el peso de los trabajadores privados provoca que el salario medio total (con funcionarios y sector público) en España alcance en 2017 los 25.038 euros al año, superando ligeramente los 24.903 de media de 2008. 

Todos estos datos indican que los españoles, tanto si trabajan en el sector público como, especialmente, en el privado, han perdido poder adquisitivo de forma notable. Y es que desde 2008 el coste de la vida -que se mide a partir de la evolución del IPC- se ha incrementado en un 12,7%, mientras que los salarios no han alcanzado los niveles de hace una década o, en el caso de los funcionarios, los han superado por 1.000 euros anuales. 

Hay que recordar que los algo más de 3 millones de funcionarios percibirán en su nómina del próximo mes de septiembre una subida salarial que fue firmada en marzo por el Gobierno del PP y que terminará aplicando el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Lo mismo ocurrirá con policías y guardias civiles, cuya equiparación salarial con los cuerpos autonómicos está pendiente para la vuelta del verano, pero que tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero pasado. Es decir, los trabajadores públicos verán mejorados sus sueldos este año con total seguridad.

En el sector privado, en cambio, la situación es algo diferente. CEOE y sindicatos cerraron el pasado mes de junio la ansiada subida salarial de hasta el 3%, pero ese acuerdo solo está plasmado en un papel y tiene que hacerse efectivo. Los empresarios ya han dicho que si el Gobierno de Sánchez pretende subir el Impuesto de Sociedades esa mejora de las nóminas estará en peligro. Habrá que ver, por tanto, en qué queda. Un detalle que llama a la esperanza para los empleados en nómina de una compañía privada es que en 2017 vieron cómo sus salarios aumentaron un 1,2% respecto a lo que ganaron en 2016 (24.901 euros al año de media), pero la diferencia con los funcionarios aún sigue siendo abultada.

En la encuesta 'Henneo/Metroscopia' publicada a finales del pasado mes de julio se reflejaba esta preocupación de los españoles por la pérdida de poder adquisitivo que han ido acumulando los asalariados en los últimos años. El 93% de los encuestados consideraba que los salarios que ofrecen las empresas son "insuficientes para vivir".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios