Domingo, 18.08.2019 - 03:44 h
Resolverá en el arranque de la vista

Botín y el fiscal piden suspender el juicio del lunes por contrabando de su 'picasso'

El expresidente de Bankinter afronta una petición de cuatro años de cárcel y multa de 100 millones por sacar el cuadro de España sin autorización.

Fotografía de Jaime Botín
Botín intentó vender la obra en una subasta de Londres en 2013. / Archivo. 

El banquero Jaime Botín afronta desde este lunes el juicio por presunto contrabando de su 'picasso' de 1906 pese a que tanto su defensa como la Fiscalía han pedido el aplazamiento del mismo, según informan fuentes jurídicas. Estas solicitudes, que se volverán a formular al arranque de la sesión, podrían derivar en una suspensión de la vista que acoge el juzgado de lo penal número 27 de Madrid y en la que Botín afronta cuatro años de prisión y multa de 100 millones de euros.

De acuerdo con el relato del fiscal, el hermano del fallecido expresidente del Banco Santander, Emilio Botín, contactó con la empresa Christies especializada en la subasta de obras de arte para vender su cuadro 'Cabeza de mujer joven' en febrero de 2013 en Londres. Desde esta empresa le comunicaron que, dada la antigüedad de la obra, debía pedir permiso al Ministerio de Cultura para que le diera luz verde a exportarlo en tanto se trata de un bien perteneciente al patrimonio histórico español.

Ello llevó a Botín a a autorizar de su puño y letra a esta empresa de subastas para presentar y gestionar licencia de exportación con posibilidad de venta, como dueño de pleno dominio de la obra, ante el Ministerio de Cultura. Acto seguido, la citada empresa solicitó formalmente a Cultura la exportación definitiva del cuadro, valorado en 26 millones de euros. La Junta de Calificación, organismo consultivo de este Ministerio, se reunió a finales de 2012 para tratar este asunto y resolvió por unanimidad denegar la exportación de la obra. 

Los argumentos que esgrimieron entonces los miembros de la Junta para declarar su inexportabilidad fueron que no existía obra semejante en el territorio español y que, de hecho, es una de las pocas del artista malagueño en el período 'Gósol', etapa en la que se ve influenciado por la plástica del arte ibérico, con influencia decisiva en el cubismo. La prohibición fue tal que Cultura emitió una orden ministerial declarando la imposibilidad de que Botín trasladara el cuadro a Reino Unido como medida cautelar hasta la pertinente declaración Bien de Interés Cultural.

"Pese a ser plenamente consciente de la total y patente prohibición administrativa expresa, en vigor desde entonces, el acusado traslado el cuadro al yate de su propiedad real, cuando en el mes de junio estaba atracado en el puerto de Valencia con la finalidad de sacarlo ilícitamente del país dando instrucciones a su capitán para que ocultara a las autoridades la presencia de la obra en el barco", reza el escrito del Ministerio Público.

Incautado en Córcega

Dos años después, ya en junio de 2015 la Guardia Civil realizó una inspección en el buque y requirió al capitán que declarara todos los bienes que iban a bordo. Éste, siguiendo las instrucciones del banquero, obvió incluir en la lista la obra de arte, motivo que le permitió seguir su rumbo hasta atracar en Córcega (Francia) en julio de ese año. Fue en ese momento cuando los servicios aduaneros franceses, conscientes de que había comprado un vuelo a Ginebra para trasladar hasta allí el 'picasso', ordenaron la inspección del yate y encontraron la obra en su interior.

El juzgado instructor acordó en agosto de ese año el aseguramiento del cuadro como medida cautelar y su traslado a España. Tras autorizarse su entrega a los agentes comisionados de la Guardia Civil, la obra de arte fue trasladada al Museo Reina Sofía, quedando a disposición judicial. Al respecto y como responsabilidad civil, el Ministerio Público pide además que se declare este cuadro de Picasso como obra de dominio público español.  

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios