Jueves, 27.02.2020 - 07:36 h
Apunta a una manipulación de los archivos

Villarejo, el CNI y la eterna lucha por la validez del material sobre sus espionajes

El comisario insiste en que no se ha respetado la cadena de custodia en el proceso de copia de todos los documentos en poder de los investigadores. 

El juez estudia la puesta en libertad de Villarejo con arresto domiciliario o pulsera telemática/ EP
El magistrado prorrogó dos años más la prisión provisional de Villarejo el pasado año. / L.I. 

La complejidad que envuelve el procedimiento penal sobre los trabajos parapoliciales de José Manuel Villarejo ha llevado a los investigadores a tener que realizar nuevas copias de seguridad del material del comisario jubilado que obra en su poder tras detectar errores que podrían tener efecto directo en la continuidad de las pesquisas. Tal es el caso de la diligencia acordada por el magistrado Alejandro Abascal en la pieza relativa al presunto espionaje a Pablo Iglesias, en la que ha autorizado un nuevo clonado de los documentos custodiados en la Audiencia Nacional.

El objetivo es evitar que estos fallos detectados el pasado mes de octubre afecten al avance de la causa ya que, de lo contrario, se podría pedir por algunas de las partes implicadas la nulidad de las actuaciones. Consciente de ello, Villarejo ha apuntado casi desde el mismo estallido del caso Tándem en noviembre de 2017 que todos los documentos y grabaciones que obran en el sumario de la causa no se corresponden íntegramente con los incautados en sus domicilios de Madrid y Málaga; dicho de otro modo: que en este tiempo se ha manipulado el origen de los mismos. 

Tanto es así que en su último comunicado a la prensa difundido el pasado mes de diciembre volvió a apuntar en esta dirección señalando como responsable de ello al CNI que en el momento de los hechos controló el general Félix Sanz Roldán. "Tengo el pleno convencimiento de que de las copias el CNI y Asuntos Internos están borrando datos y carpetas de absoluta relevancia: contactos que mantuve con 'la casa' (en referencia a la Casa Real), identidades de colaboradores y encargos muy precisos, en especial los que pudieran tocar de una manera u otra al gobierno del PSOE y a socialistas de primera fila", dijo entonces.

El desencriptado de los archivos

A todo ello hay que sumarle que desde el arranque del procedimiento en el que figura como principal acusado, Villarejo ha insistido acerca de que gran parte de los documentos intervenidos no debería ver la luz en tanto se trata de contenido sensible para la seguridad nacional. Su postura ha provocado la reacción tanto del primer instructor de la causa, Diego de Egea, como de su sucesor, Manuel García Castellón. Tanto es así que ya en septiembre de 2018 el Juzgado Central de Instrucción número 6 le reprendió por no colaborar con las pesquisas y limitarse únicamente a insinuar la existencia de un riesgo real en caso de acceder a toda la información almacenada en discos duros de su ordenador, 'pendrives', microcintas y otros soportes.

Es más, el magistrado García Castellón, ha insistido en varias ocasiones pidiéndole que aporte las claves que permitirían desencriptar todo el material a cuyo contenido no se ha podido acceder a día de hoy. En respuesta, Villarejo intentó sin éxito apartarle de la causa y dijo que si el interés era reabrir estos dispositivos de almacenamiento externo, debería contactar con la dirección del CNI e identificar, según dijo, a los agentes que los encriptaron, negando de esta manera que él estuviera detrás de la asignación de estos códigos que convierte a todo el material en inteligible. 

Las copias de seguridad

En lo que respecta al clonado del material obrante en la causa sobre la el robo de una colaboradora de Pablo Iglesias en el año 2015 para utilizarlo, presuntamente, en contra de Podemos, el magistrado Alejandro Abascal asegura en el auto al que ha tenido acceso La Información que se trata de una diligencia "del todo coherente" con la finalidad de la misma, que no es otra que "asegurar de la forma más fidedigna posible la cadena de custodia de los efectos intervenidos". En aras a evitar dudas sobre esta actuación policial, el magistrado expuso que la copia tras detectar errores en la determinación del valor 'hash' se llevaría a cabo "con las condiciones y garantías establecidas en los protocolos forenses generalmente admitidos para la realización de este tipo de pericias". 

Al respecto, en opinión de Miguel Gallardo, perito criptólogo forense y presidente de Apedanica, dicho auto evidencia que existen "inconsistencias muy sospechosas" en el sistema garante de la autenticidad e integridad de lo incautado a Villarejo porque si el 'hash' no coincide, sea por error o acción dolosa, puede cuestionarse la cadena de custodia judicial y policial, incluso dando lugar a nulidad de actuaciones. En declaraciones a este medio, el también ingeniero y doctor explica que el clonado de soportes informáticos debe garantizar mediante la función 'hash' que no hay diferencia alguna entre original y copia duplicada ya que, si la hubiera, "todo es posible y nada es seguro".

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING