El Gobierno estudia la medida

Jornada laboral de 4 días: estos son los resultados en los países que la aplican

Según dijo Pablo Iglesias: "Siempre hemos sido partidarios de la reducción de la jornada laboral. La propuesta es interesante y me consta que el ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz la está estudiando".

Jornada laboral de cuatro días paises
Jornada laboral de 4 días: estos son los resultados en los países que la aplican
Canva

Durante el día de ayer, el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias reconoció que estaban estudiando la posibilidad de adoptar la jornada laboral de cuatro días. "Siempre hemos sido partidarios de la reducción de la jornada laboral. La propuesta es interesante y me consta que el ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz la está estudiando, y en el marco del diálogo social se va a explorar porque favorecería sin duda la generación de empleo", espetó en una entrevista en TV. Palabras que volvieron a poner sobre el tapete el debate de un modelo que dentro del Congreso lleva defendido tiempo el líder de Más País, Iñigo Errejón. 

También la Organización Internacional del Trabajo (OIT) insta a jornadas más reducidas en el informe 'Trabajar para un futuro prometedor'. Un texto en el que señalaba, entre otras, que "el trabajo no es una mercancía con la que se pueda comerciar en los mercados buscando el mejor postor; los trabajadores son seres humanos con derechos, necesidades y aspiraciones". Y más: "El establecimiento de límites a jornadas de trabajo excesivamente largas reducirá los accidentes de trabajo y los riesgos psicosociales asociados a dichas jornadas".

Dar respuesta a la pregunta de si España estaría o no preparada para adoptar este tipo de modelo es una tarea complicada. Así las cosas, veamos qué países y empresas ya utilizan la jornada laboral de 4 días y cuáles son los resultados. 

Nueva Zelanda

Uno de los países que más aboga por esta medida es Nueva Zelanda. ¿Su ejemplo? Perpetual Guardian, una de las pioneras en este modelo, que probó la semana laboral de lunes a jueves y que, desde 2018 y tras su éxito, la aplica para siempre. El experimento corría sus riesgos, pero para que cada detalle se tuviese en cuenta, la compañía contactó con dos investigadores para que analizaran las consecuencias en el rendimiento de la empresa.

Los resultados fueron clarividentes: la productividad de sus empleados aumentó y estos se mostraron encantados al poder pasar más tiempo con sus familias. Además, los datos relacionaron la reducción de la jornada laboral sin reducir el sueldo con un nivel mucho menor de estrés entre los 250 empleados de la firma.

Además, el pasado mayo, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, señaló que consideraba establecer una jornada laboral de cuatro días con el objetivo de promover el turismo doméstico y como medida para estimular pa economía. 

"Es un acuerdo que deben tomar entre empleador y empleado. Pero hemos aprendido mucho durante (el tiempo de la pandemia) el Covid-19 y la flexibilidad de las personas que trabajan desde casa, la productividad que ha tenido como resultado", comenta Ardern. La presidenta pide que ambas partes piensen sobre el posible beneficio de una jornada de cuatro días y "si eso es algo que funcionaría para su lugar de trabajo, porque ciertamente ayudaría al turismo en todo el país ".

Siguiendo las palabras de Ardern, la filial neozelandesa de Unilever anunció el pasado martes que aplicaría la semana laboral de cuatro días sin bajar el sueldo a la plantilla. 

Japón 

Microsoft Japón fue la primera multinacional en aplicar la jornada laboral de cuatro días. Los resultados de las primeras semanas no pudieron ser más exitosos. Los trabajadores mejoraron la productividad y a la vez tuvieron más tiempo para conciliar. 

En datos, la productividad mejoró un 40% en los 2.300 empleados en los que se aplicó. Y aún hay más: las ventas conseguidas aumentaron un 39% en comparación con el mes anterior. Beneficios a todos los niveles que se vieron beneficiados de reuniones no más largas de 30 minutos y un aumento de las conferencias en remoto. Asimismo, la empresa redujo gastos cayendo la factura en electricidad un 23.1% y un 58,7% de páginas impresas menos. 

Estados Unidos

En el caso de Estados Unidos hay varias compañías que han adoptado este modelo con diferentes resultados. Por poner algunos ejemplos: Shake Shack, la cadena de comida rápida comenzó a experimentar con la jornada de cuatro días en algunas de sus sedes de Las Vegas en marzo del pasado año. Una de las ideas principales era atraer, retener y encontrar "empleados de alta calidad", ya que "nunca antes había sido tan difícil encontrarlos", según su CEO, Randy Garutti. 

Los resultados de Sahke Shack fueron tan prometedores que ahora alrededor de un tercio de los locales de la compañía ha adoptado la política. "Estamos escuchando realmente a nuestros empleados, entendiendo como son sus estilos de vida", dijo Garutti. 

Otra de las compañías estadounidenses que utiliza este modelo es Basecamp, una empresa de software de gestión de proyectos. Su política, eso sí, es algo diferente pues solo aplica la jornada de cuatro días durante los meses de verano. En cualquier caso, su CEO, Jason Fried sostiene que durante este periodo la productividad de sus trabajadores se incrementa de forma notable. "La gente siempre se sorprende con esto", decía a la CNBC. "Yo siempre dijo que se pueden hacer muchas tareas en 32 y 40 horas si eliminan todas las otras cosas que están ocupando su tiempo". 

Pero no todos los resultados son buenos. En el lado opuesto se encuentra, la estadounidense Treehouse, una compañía de recursos humanos de tecnología que hace años, en 2015, implementó la jornada de cuatro días. Un año más tarde, se vieron obligados a retomar la jornada de 40 horas semanales, ya que, según sostenían, no podían mantenerse al día con la competencia. "Fue algo terrible", llegó a decir el director ejecutivo de la empresa, Ryan Carson. 

Islandia 

En 2016, el gobierno de la ciudad de Reykjavik relevó los datos de un estudio de un año de duración en el que optó por reducir la jornada laboral de los empleados que trabajaban a tiempo completo en algunas oficinas municipales. El experimento detalló que tanto los costes como la productividad, permanecieron iguales, a pesar de que pasaban menos tiempo en la oficina. 

Suecia

Suecia hizo algo similar a Islandia. Experimentó, con algunos trabajadores de residencias de ancianos, durante dos años con jornadas diarias de 6 horas sin reducción de salario. Cuando volvieron a las 8 horas, Emilie Telander, una auxiliar de enfermería de 29 años, dijo sentirse "mucho más cansada" que antes. Además, reveló que "durante la prueba, todo el personal estaba mucho más feliz y con más energía". 

Durante los primeros 18 meses del ensayo, las enfermeras que trabajaban menos horas registraron menos bajas por enfermedad y aumentaron su productividad al organizar un 85% más de actividades para sus pacientes. 

El proyecto también tuvo fuertes detractores que sostenían que los costes estaban superando a los beneficios. Los opositores, que según la BBC eran en su mayoría de centroderecha, presentaron una moción al Ayuntamiento de la ciudad sueca de Gotemburgo, para que concluyera la jornada reducida. Argumentaban que era injusto seguir invirtiendo el dinero de los contribuyentes en una prueba piloto que "no era económicamente sostenible". 

Mostrar comentarios