Ante unos tipos en mínimos

Draghi estudia bajar la penalización a los depósitos en el BCE y dispara a la banca

La medida aliviaría algo la presión sobre el balance de las entidades que están ejerciendo unos tipos en niveles históricamente bajos

Mario Draghi y Luis de Guindos, BCE
Mario Draghi y Luis de Guindos, BCE / EFE

El Banco Central Europeo está estudiando la posibilidad de mejorar la conocida como facilidad de depósito, es decir, la tasa que actualmente cobra a las entidades por dejar aparcado su dinero en el organismo, y que se sitúa en el -0,4%. Sería una opción con la que compensar a las entidades de la zona euro por haber pospuesto la subida de tipos en el área del euro hasta que escampe la actual incertidumbre. Los bancos se están viendo muy penalizados por un precio del dinero que permanece en niveles históricamente bajos y esta posibilidad ha dado alas al sector en bolsa. Como avanzaba 'La Información', la banca española es una de las más penalizadas y el BCE les cobra 400 millones por este motivo.

Dentro del Ibex 35 la más alcista ha sido CaixaBank, con un repunte del 1,82% hasta 2,975 euros. Santander se anota un 1,57% y Sabadell un 1,03%. Al mismo tiempo, Bankia se revaloriza un 0,95% y Bankinter un 0,77%. Solo BBVA ha cedido terreno al caer un 0,52%. Esto permite al selectivo español subir un 0,51% y recuperar los 9.200 puntos. 

Al igual que sucedió el año pasado, cuando la banca fue el sector más penalizado, tres entidades se sitúan en lo que va de ejercicio entre los peores valores del selectivo: Caixabank retrocede más del 10% y un 9% se dejan los títulos de Sabadell, mientras que Bankia pierde más del 6,5% en lo que va de ejercicio. 

Durante una conferencia en Frankfurt, el presidente del organismo, Mario Draghi, ha incidido en que están dispuestos a retrasar aún más una subida de los tipos de interés si fuera necesario y en que pueden considerar además medidas para suavizar los efectos secundarios de esas tasas negativas sobre la economía.

"Si es necesario, debemos reflexionar sobre las posibles medidas que pueden preservar las consecuencias favorables de las tasas negativas para la economía, al mismo tiempo que mitigan los efectos secundarios, si los hay", dijo Draghi. "Dicho esto, la baja rentabilidad bancaria no es una consecuencia inevitable de las tasas negativas", ha señalado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios